Diari de campanya · 24 de Desembre de 2017. 09:41h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

¿Madera de héroe?

 

Puigdemont no lo sabe pero el tiempo corre en contra suya. Porque el lema de campaña era “Perquè torni el president s’ha de votar el president” ("Para que vuelva el presidente hay que votar al presidente"). Gracias a ello ha conseguido el apoyo de 900.000 catalanes. Independentistas de buena fe que se dice en estos casos.

Bueno, ¿pues ahora qué? Porque ha empezado a enfriar las expectativas. Ahora ya dice que sólo volverá si se “respetan las reglas de juego de la democracia". O sea, que no vuelve. Visto lo que ha pasado no hay ninguna duda sobre su futuro judicial inmediato.

Siempre he pensado que Carles Puigdemont i Casamajó -al fin y al cabo es un digno representante de la clase media- no tiene madera de héroe. Si la hubiera tenido habría permanecido en Palau como Companys en 1934. O en Girona en vez de huir escondido en la parte trasera del vehículo. Ni siquiera ordenó arriar la bandera española tras la proclamación de la República.

Ya lo demostró también yendo a votar a Cornellà de Terri en vez de Sant Julià de Ramis el día del referéndum. Si hubiera votado al lado de casa -y hubiera recibido un par de ostias de la Guardia Civil- quizá ahora los catalanes seríamos independientes. La foto de la cara ensangrentada habría dado la vuelta al mundo.

Tampoco volvió durante la campaña. El pasado 12 de diciembre, en una rueda de prensa por videconferencia con la ACN -la agencia de noticias de la Generalitat-, todavía decía que estaba dispuesto a "correr el riesgo" de volver para ser investido presidente y confiaba que pesarían más "los votos que las esposas".

Quizá de haberlo hecho el día de la jornada de reflexión habrían sido 200.000 votos más. Los que necesitaba JxCat para quedar primera fuerza política. Eso sí que habría sido un revolcón al 155. Al fin y al cabo Arrimadas ha superado con creces el listón del millón de votos y les ha sacado 160.000 sufragios: 1,1 a 940.000. Un partido, todo hay que decirlo, que en el 2006 apenas obtuvo 90.000.

Por eso todo lo que ha dicho Puigdemont tras el 21-D es foc d’encenalls -fuegos de artificio-: negociar directamente con Rajoy o pedir al Rey una rectificación en su discurso de Navidad. El presidente del Gobierno español no negociará con alguien que técnicamente es un prófugo de la justicia. Incluso a pesar del batacazo del PP en Catalunya. De hacerlo quizá hasta podría ser acusado de algún delito Código Penal en la mano.

Lo he dicho siempre: uno de los errores del soberansimo ha sido subestimar al Estado de derecho. Probablemente porque nunca antes se le había sometido a una prueba de estrés semejante a la de tener que aplicar el 155.

Pero este es un Estado que ha vencido hasta a ETA. Y estuvieron pegando tiros durante cuarenta años. Al final no hubo ceremonias ni fotos. Ahora andan a ver si, con suerte, pueden trasladar los presos a cárceles vascas.

Por eso la agenda judicial de Puigdemont va al margen de la agenda política. El expresidente -en TV3 vuelven a llamarlo president, como en los viejos tiempos- no controla algo tan importante en política como es el tempo.  Quizá lo más importante tras el liderazgo y la iniciativa.

¿Si Puigdemont no toma posesión quién lo hará? ¿Esquerra aceptará que sea Elsa Artadi o Eduard Pujol? Por trayectoria política y autoridad moral le toca a Oriol Junqueras. Y previsiblemente cuando se celebre el pleno correspondiente el exvicepresidente estará en la calle. Aunque sea bajo libertad condicional.

Tampoco está claro que los de la CUP ofrezcan su apoyo incondicional. Han perdido seis escaños. Y su voto a Puigdemont no será automático. De hecho ya han anunciado que “unilateralidad” o nada. Gobernar con ellos será un suplicio superior a la anterior legislatura. Que ya es decir.

23 Comentaris

Publicitat
#10 Albert nomas, Girona, 26/12/2017 - 10:58

Hay una diferencia con la anterior legislatura, Ciudadanos ha ganado en votos y en escaños y ha penetrado con fuerza en la Cataluña más rural. Y lo ha hecho con un mensaje muy claro contra el separatismo y todo lo que representa. La única forma que tiene el separatismo de crecer es mediante la eliminación física del discrepante.

#9 Thunder Captain, Barcelonistan, 26/12/2017 - 00:11

Héroe?... no.
De madera como la nariz de Pinocho.

#8 M, Sabadell, 24/12/2017 - 20:43

Este hombre de heroe no tiene nada de nada, es la antítesis, huye,se esconde, amenaza desde la distancia, no afronta sus decisiones, por lo que no va a pisar tierra española en su vida, temeroso de pasar una temporada entre rejas.

#7 Davist, Alacant, 24/12/2017 - 18:24

Para el interés de Catalunya, es preferible que el President sea Junqueras, ya que al menos se somete al imperio de la ley y los jueces. El forajido es un "cancer" para la seguridad jurídica. Además, al huir a Bruselas fue muy desleal y falso con sus compañeros de JxSi.

#6 Galba, Manresa, 24/12/2017 - 17:51

Si, com veu insinua el Sr Rius, treuen a Junqueras de la pressò el joc de bofetades entre ell i Puigdemont i dins del independentisme serà espectacular.