La Punteta · 27 de Novembre de 2017. 12:50h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Barcelona en declive

Tras ganar, en 1979, las primeras elecciones municipales de la democracia reinstaurada en España, Narcís Serra se convirtió en el alcalde de Barcelona. Llegó al Ayuntamiento acompañado entre otros de Oriol Bohigas, quien a la postre sería uno de los artífices de lo que después se denominó el modelo Barcelona. Un modelo que, por cierto, más tarde han seguido diversas ciudades del planeta.

Al entrar en el consistorio, lo primero que encontraron los nuevos mandatarios fue la caja vacía y, a continuación, un enorme déficit en todas las prestaciones que debía dar el ayuntamiento.

De todos modos, la carencia más acusada y la de mayor envergadura eran las infraestructuras. En ese contexto, se decidió tirar adelante a partir de tres ejes vertebradores, que fueron: la iniciativa pública, la cooperación con el sector privado y la movilización ciudadana.

Después, en la década de los ochenta y con Pasqual Maragall al frente, se diseñaron y se materializaron casi un centenar de espacios públicos repartidos por los distritos de la ciudad. Con esas acciones se lograba una cierta redistribución de recursos y una relativa equidad territorial. Además, se empezaron a configurar las áreas olímpicas y, sobre todo, se diseñó la obertura al mar.

En esa época llegó la nominación de Barcelona como sede de los Juegos Olímpicos del 92. Entonces, a la ciudad se le rompieron las costuras. “la cita servirá para acabar todo aquello que las grandes exposiciones de 1988 y 1929 habían dejado a medio hacer, como Poblenou o Montjuic.” Dejó por escrito en 1990, el alcalde Maragall. Pocas veces se ha visto tanta sintonía entre una sociedad y un proyecto institucional como se vio en la organización y realización de las olimpiadas del 92 en Barcelona. Fue un tiempo en el que se sentía un sano orgullo de ser barcelonés.

Tras los juegos, la ciudad no dejó de crecer se colocó internacionalmente y se convirtió en un polo de atracción de primera magnitud. Después, hubo vaivenes y llegó la crisis; sin embargo, Barcelona aguantó mucho mejor que otras ciudades, basta con echar un vistazo a los números y al endeudamiento de otras metrópolis para corroborar esta afirmación.

No obstante, la ciudadanía en 2011 decidió que más de 30 años gobernando siempre los mismos era demasiado y cambiaron de enseña. Así llegó Xavier Trias a ser alcalde. Y así llevó a cabo un mandato light (sin chicha ni limoná que diría un castizo), por eso a los cuatro años los ciudadanos optaron por la nueva promesa: Ada Colau, que, en los poco más de dos años que lleva al frente del ayuntamiento, ha puesto de manifiesto de forma reiterada sus escasas capacidades para desempeñar las tareas que le son propias.

De hecho, los problemas con el turismo y la vivienda fueron dos factores determinantes que catapultaron a Colau a la alcaldía. En efecto, tan sólo 17.000 votos separaron a Barcelona en Comú, partido de la alcaldesa, de CiU, pero los suficientes para obtener 11 concejales de un total de 41 y lanzarse a la aventura de gobernar en minoría. Sin embargo, y ante lo precario de la situación, transcurrido un año optaron por llegar a un acuerdo con el PSC, para codirigir la ciudad.

Ciertamente, y pese a ser un matrimonio de conveniencia (cosa muy habitual en política), el pacto dio buenos resultados puesto que proporcionó estabilidad al gobierno municipal, descargó de trabajo al equipo de la alcaldesa y produjo una aproximación muy necesaria tanto al mundo económico como al de la cultura. Pero el apoyo de los socialistas al artículo 155 de la Constitución para intervenir al Generalitat ha hecho que éstos sean expulsados del gobierno municipal.

No en vano, semanas atrás Josep Borrel llamó a la alcaldesa “la reina de la ambigüedad” y no le faltaba razón al exministro porque Colau había dicho que estaba en contra de la DUI, pero también del 155. De la misma manera que dijo que fue a votar el 1 de octubre y votó en blanco. Sin comentarios.

Sea como sea, el caso es que Colau vuelve a gobernar en solitario, con lo que eso significa, y los temas estrella: turismo y vivienda siguen encima de la mesa, y todo pinta que sin solución. Tanto es así, que incluso la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, asociación que creo la propia Ada Colau y que es donde ella se ha forjado políticamente, ha criticado abiertamente la gestión que desde el ayuntamiento se hace con toda la problemática de los alquileres de las viviendas.

Por si todo esto fuera poco, sólo ha faltado que, la codiciada Agencia Europea del Medicamento, se haya decidido finalmente establecer en Ámsterdam. Se esfuman, de ese modo, más de 900 altos funcionarios y un negocio redondo a su alrededor.

Sin duda alguna, la inestabilidad política, la inseguridad jurídica, sumadas a la errática e ineficaz política municipal han jugado un papel determinante a la hora de decidir la ubicación de la sede de la mencionada Agencia.

Seamos sinceros, Barcelona, inducida por la ineficacia de la gestión y la incapacidad política, ha iniciado un declive tan difícil de parar como de cuantificar, pero a la vez incuestionable. Dependerá, y mucho, de la evolución de los acontecimientos en los próximos tiempos, la valoración de la ciudad en el mundo.

Una cosa más que podemos colgar en el haber de los independentistas y su maldito porcés. Luego dirán que somos unos desagradecidos, pero por favor: dejen de dar la matraca y vuelvan a la realidad. Sus desvaríos nos perjudican a todos.

 

Bernardo Fernández

2 Comentaris

Publicitat
#2 Pere, Barna, 01/12/2017 - 18:53

Hay gente que tiene una vista privilegiada: La obertura al mar. las rondas, la zona Fórum, la anilla olímpica, etc. se hubieran hecho sin los JJOO. Mira que el PP lo intentó, pero no encontró ni un agujero. Es verdad las más caras de España.

#1 pepe.----, andorra, 01/12/2017 - 14:11

mucho mito y poco mas, pero de los 25.000 millones q se gastaron en las olimpiadas, las mas caras de la historia hasta ese momento, nadie dijo nunca nada, esas olimpiadas para mi, fueron un acto en el q todos los partidos en comandita se llevaron todo lo q pudieron del presupuesto, ademas de destrozar Barcelona, q es lo unico q han hecho desde 1979