La Punteta · 9 d'Agost de 2016. 16:45h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Cómo seducir a una mujer

El otro día, al director del Diario de Tarragona se le ocurrió publicar un artículo como éste:

"Hi ha una màxima del donjoanisme que afirma que si una senyora diu que no, és que potser sí; si diu que potser sí, és que sí; i si diu que sí, no és una senyora. Ara, una campanya de l’Ajuntament de Tarragona vol desmentir aquest principi i ha llançat l’eslògan: 'Només el sí és sí'. Un estudi entre el jovent tarragoní ha determinat que tres de cada deu joves enquestats confessa haver presenciat situacions en les quals un noi prova d’encalçar una noia. La campanya vol que el civisme i el respecte imperin en l’oci nocturn. El problema rau notablement en el fet que l’oci nocturn sol estar ben regat d’alcohol, un desinhibidor capaç de fer moltes maleses. D’altra banda, la perícia de la conquesta amorosa requesta molta perseverança. Si donem per bona la sentència que «només el sí és sí» posarem en perill el futur de la raça humana. En l’amor, com en el màrqueting, la venda comença quan et diuen no. Sempre amb senyoriu. Això sí'.

Yo, como andaba enfrascado en las aventuras y desventuras del Partit Demòcrata Català -se acababan de quedar sin grupo en el Congreso- no presté atención a la polémica. Por eso, cuando alcancé a leerlo me pareció que no había para tanto.

Tant se val, fue objeto de un juicio público. La consellera de Presidència, Neus Munté, replicó enseguida en twitter y hasta etiquetó al autor, para que se diése por enterado: “No és no. I punt. Cap matís, mai. I cap relació és una venda, senyor @jrcorreal”.

Y Anna Gabriel, de la CUP, se añadió a la operación de acoso y derribo: “Ja som moltes a les que, un article així, no només ens repugna, sinó que ens reafirma. El masclisme és masclisme”. 

El susodicho tuvo que defenderse en el Versió Original Rac1: “Amb les dones s’ha de perseverar. I quan perds la batalla, retirar-te. Però si ens quedem amb el no, no ens haguéssim menjat una rosca”.

Yo, en efecto, era de los de la rosca. En mi época -que por la foto del perfil de twitter deber ser la del señor Correal año más año menos- a las mujeres se les conquistaba. Ahora este puro lenguaje militar está mal visto. Había cuatro maneras de hacerlo:

- El ataque frontal pese a que a mí -que siempre fui un cobarde, incluso en la mili- me faltaba confianza en mis propias posibilidades y por supuesto desparpajo. Los ataques frontales, en cuanto a resultados, me recuerdan aquellas carnicerías inglesas del Somme o de Chemin des Dames durante la Primera Guerra Mundial. Corrías al riesgo de parecer un pesado.

- El ataque por sorpresa, una variante táctica del anterior. Aunque en este caso andaba lento de reflejos. Lo más difícil era romper el hielo, pero una vez roto -cosa a la que quizás atinaba- había que mantener la conversación a toda costa. Además, en mi época, no había wathsapp ni twitter ni facebook. Ni siquiera móviles. Y con frecuencia respondía el padre. El objetivo últmo era averiguar el télefono -cosa harto difícil a veces- o fiarlo todo a la providencia: un reencuentro que nunca llegaba.

- Luego estaba el ataque por los flancos. Penetrar en el “petit noyau” que diría Proust a través de un amigo o amiga común y, poco a poco, redefinir la estrategia. El secreto era no mostrar interés por el objetivo final.

- Finalmente, una larga operación de asedio, que es la que yo empleé para casarme, no sin altibajos. Para estas cosas siempre me faltó perseverancia, constancia y fuerza de voluntad. Conservo en la memoria la escena de una película -creo que en La vida es bella- en la que el protagonista aguarda imperturbable el sí de su amada durante noches de lluvia. Yo habría sido incapaz de hacerlo.

En La Regenta, por ejemple -al menos mi ejemplar de la editorial latinoamericana Edaf- la declaración de amor no se produce hasta la página 949 cosa impensable en estos tiempos: “oía por la primera primera vez en su vida una declaración de amor apasionada pero respetuosa”.

Claro que en las memorias de Stefan Zweig no sale su mujer hasta la página 393. Y eso que era su segunda esposa. El pillín se casó con su secretaria, a la que le doblaba la edad. Ahora lo tratarían de pederasta.

Como Vladimir Nabokov, que nunca podría haber escrito Lolita. Es que ni el comienzo, uno de los mejores de la literatura universal: “Lolita, light of my life, fire of my loins. My sin, my soul. Lo-lee-ta: the tip of the tongue taking a trip of three steps down the palate to tap, at three, on the teeth. Lo. Lee. Ta”.

Y a Marcel Proust, el mismísimo Proust. ¿Qué le hubiesen dicho?: "Quelquefois, comme Ève naquit d'une côte d'Adam, une femme naissait pendant mon sommeil d'una fausse position de ma cuisse" en la página 4 de la Recherche editada por la Pléiade que me acaba de regalar Richard, un amigo de los que ya no quedan: es un lletraferit como yo.

El filósofo danés Soren Kierkegaard, que se pasó unos años persiguiendo a la adolescente Regina Olsen, afirma también en su Diario de un seductor (Destino, 1988) que “una cierta resistencia puede proporcionar mucho bien. Se lucha con entusiasmo para alcanzar lo que se ama. Y siempre se llega a conseguir aquello por lo se combate” (Pàg. 122).

Aunque en el amor, como en la política, una cosa es la teoría y la otra la práctica. Yo he leído mucho sobre el tema pero me ha servido de poco. En la disco era un auténtico desastre. Me quedaba en la pista aguantando el baffle. Y en la barra nunca alcanzaba a llamar la atención siquiera del camarero.

Luego, claro, están los amores de Kafka. El mejor Kafka es el de sus diarios y su correspondencia. Ahora una editorial barcelona de nombre kafkiano -Ediciones del Subuselo- acaba de publicar un resumen de su vida sentimental: Felice, Julie, Milena, Dora y otras a las que no tenía fichadas. Yo lo hallé por azar en la Documenta haciendo lo que me gusta: pasear entre libros.

En la biografía que yo guardo de Nicholas Murray (El Ateneo, Buenos Aires 2006) cuenta que tras romper su noviazgo por segunda vez con Felice Bauer regresó a su hotel “caliente, ruidoso ‘como una fábrica de calderas’, con olores desagradables y hasta un chinche”. Le estuvo dando vueltas al asunto -no a la exnovia, sino al chinche- durante toda la noche y llego a la conclusión que “aplastarla es una decisión difícil” (pàg 229). Como se enteren las de la CUP prohíben a Kafka cuando gobiernen.

Por eso mi héroe en este caso, y sin que sirva de precedente, es Gabriel Rufián. En una entrevista leí que el diputado de ERC por Madrid conoció a su mujer en el Metro. Un día se atrevió a abordarla. Así, en frío. En resumen: un valiente. Aunque quizás esa seguridad con las mujeres -o al menos con la que se convirtió en su esposa- le ha dado luego ese punto de chulería parlamentaria que me desagrada.

En fin, espero que dure la cosa. No es lo mismo ser un mileurista que cobrar 6.000 euros al mes -¿son 6.000?- como diputado en el Congreso. La política acaba pasando factura a la vida matrimonial. Conozco más de un caso. Incluso reciente. Y creo que a Albert Rivera, Meritxell Batet y Carmen Chacón la intensa actividad pública les ha pasado factura.

La mayoría de dirigentes del PSOE -desde Felipe o Guerra- abandonaron a sus respectivas esposas en cuanto tocaron la miel del poder y del dinero. Y eso que muchas habían sido compañeras del partido en la oposición e incluso en la dictadura. El mismísimo Luis Roldán se fue con una pija de Madrid en cuanto pudo desvalijar las cuentas de la Guardia Civil.

Por todo eso el otro día coincidí en la barra del Parlament a la hora de los cafés, durante el último pleno de la temporada, con la diputada de la CUP Eulàlia Reguant y le dijé que le cedía gustosamente el turno si no me llamaba machista. Vano intento por mi parte porque el camarero, al final, me sirvió primero.

Aunque desde luego, por si acaso, un no es no.


8 Comentaris

Publicitat
#12 Oriol2, BCN, 10/08/2016 - 14:50

I el cas contrari, què? En la meva época a estudiant, durant una estada a Alemanya, una cinqüentona del país a qui havia conegut em va portar a un bar i em va començar a morrejar per sorpresa. La cosa va acabar en un dels millors ** que recordo, però el cert´és que va atacar sense dir res.

#8 Oriol2, BCN, 10/08/2016 - 14:41

Com se sol dir, depèn molt del context cultural. Ara, la impressió que tinc és que dels trenta cap avall la cosa canvia, i això de la "resistència inicial" va desapareixent. Almenys a casa nostra.

#7 Put.ero, Torrente World, 10/08/2016 - 08:54

Lo mejor, creedme, es pagar!

Al final incluso te ahorras dinero! (y tiempo, por supuesto, que quizás es lo más importante)

Y puedes catar a cientas (o miles en mi caso, je je)

#5 Republica catalana de Can Pixa, Lleida, 10/08/2016 - 01:12

...per un moment he cregut que en contres de llegir el enoticies estaba llegint la crónica escrita del Sàlvame de Lux...

#5.1 Gombau, Vidrà., 14/08/2016 - 17:01

Vols dir que hi ha cap diferencia i si n'hi ha, a favor de qui et decantaries?

#4 Josep Pagés i Canaleta , CardedeuEstació deTren sense Marquesinas, 10/08/2016 - 00:35

Enlos San Fermines hombres acusados de violar a una mujer esta unGUARDIA CIVIL i un militar Espanyol No hisieron caso delNOque les dijo la chica haora lo paragaran muy caro el GuardiaCivil ya esta fuera delcuerpo Sabeu a laFesta Major de Cardedeu del 11 al 15 de Agost tenin un Cartell que diu NOesNO