La Punteta · 13 de Novembre de 2017. 09:41h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

El Catalán errante

Cuenta la leyenda, conocida en todo el mundo, que “el holandés errante” es un barco que no pudo volver a puerto, condenado a vagar para siempre por los océanos del mundo. El velero es siempre oteado en la distancia, a veces resplandeciendo con una luz fantasmal. Si otro barco lo saluda, su tripulación tratará de hacer llegar sus mensajes a tierra, a personas muertas siglos atrás.

Me ha parecido oportuno traer a colación esta fábula porque el papel que intenta jugar el cesado, como presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont tiene ciertas similitudes con la narración holandesa.

El expresident de la Generalitat inició su hégira particular, tras la puesta en marcha, por parte del Gobierno central, del artículo 155 de la Constitución.

Primero colgó una foto en las redes sociales, insinuando que estaba en el Palau de la Generalitat, cuando en realidad, acompañado de una parte de los exconsejeros viajaba en coche hasta Marsella, para desde allí coger un avión a Bruselas. Todo de lo más normal.

Una vez allí, se ha dedicado a montar su estrategia de defensa, y lo ha hecho en dos frentes: el jurídico y el político.

Para calentar el ambiente, no ha dudado en mentir descaradamente y faltar el respeto al conjunto de la ciudadanía española, con afirmaciones tales como que en España la democracia es de baja calidad, que vivimos en un Estado autoritario, que lo hecho en Cataluña por el Gobierno central ha sido un golpe de estado y otras bagatelas por el estilo.

En el terreno jurídico, desde el primer día de su llegada a Bruselas empezó a maniobrar para postergar cuanto sea posible ser entregado a las autoridades españolas, aprovechando las especificidades legales belgas.

Después, cuando el regreso sea inevitable, con toda seguridad planteará un recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Todo ello, con dos objetivos perfectamente definidos: Extender la idea de que en España se vulneran los derechos humanos, por una parte y, por otra, estar fuera del alcance de la justicia española, tanto tiempo como sea posible.

En el ámbito político, Puigdemont necesita, como los campos el agua de mayo, qué en las elecciones del 21 D, que serán unos comicios con una fortísima carga emocional, unos muy buenos resultados para lograr que Europa observe a Cataluña de otra manera y poder relanzar, así, el proyecto independentista, con el objetivo de que el Gobierno central, hinque la rodilla en el suelo y acepte un referéndum de secesión.

Hasta el momento, el apoyo a España por parte de todos los miembros de la UE, sin excepciones, ha sido monolítico. Ahora bien, no conviene descuidarse, no vaya a ser que surja algún iluminado que oiga cantos de sirena y los confunda con música celestial.

Estos días el expresident anda empeñado en elaborar una lista electoral de “país”, a partir de una plataforma de electores o algún invento similar. Sin embargo, tanto ERC como la CUP ya le han dado calabazas. Los primeros presienten que ganaran las próximas elecciones autonómicas, al menos así lo indican los sondeos hechos hasta el momento. Por su parte, los antisistema tendrían muy difícil dar una explicación coherente a compartir cartel con los adalides de los recortes y sus sucesores por más “indepes” que digan ser.

La verdad es que a la gente del PDCAT (Convergencia 2.0) les han empezado a temblar las piernas al ver el sesgo de todas las encuestas que se van publicando. De ahí, que busquen, aunque sea un clavo ardiendo, donde agarrarse para no caer por el precipicio político y quedar reducidos a la marginalidad.

Ante estas nefastas perspectivas, esperemos que a Carles Puigdemont no le suceda como al barco de la leyenda a la que me he referido al inicio de este escrito. Por más necedades que haya cometido nadie se merece estar vagando eternamente en la inmensidad del espacio. Debe ser muy aburrido. Además, seguro que hace mucho frío por ahí fuera, sin el calor de los suyos. Por eso, hemos de esperar que vuelva, aunque sea en Navidad. Ahora bien, que pase primero por la Audiencia o el Tribunal Supremo que le explicarán de que va la Constitución, el Estatuto, el Estado de derecho y otros detalles que parece desconocer.

 

Bernardo Fernández

3 Comentaris

Publicitat
#3 Núria, Manresa, 13/11/2017 - 20:01

Bon article, amb seny, moderat, però dient les coses com són

#2 Jim, Tooredembarra, 13/11/2017 - 18:05

Más vale que se quede en Bruselas porque como vuelva le va a caer la del pulpo que ya está bien de tomar el pelo a la gente. Ah! y que devuelvan todo lo que se han gastado con el dinero de todos para unos pocos.

#1 Grauero, Gurugù, 13/11/2017 - 10:40

(..Ahora bien, que pase primero por la Audiencia o el Tribunal Supremo ..) Y por caja, no se olvide, debe de pagar la cuenta.