La Punteta · 26 d'Octubre de 2017. 22:58h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

El hundimiento

Santi Vila, bajo la atenta mirada del conseller de Interior, Joaquim Forn

 

La última vez que tuve ocasión de hablar con el entonces todavía consejero Santi Vila no fue una conversación. Le eché la caballería por encima.

Estaba él en la barra del Parlament rodeado de su equipo -parecía un emperador romano- y le espeté: “Santi, t’has lligat tu mateix al màstil d’un vaixell que s’enfonsa” ("Santi, te has atado tu mismo al mástil de un barco que se hunde").

Evitaré decir lo que me contestó él -o alguno de su equipo- porque soy de natural discreto. Pero más o menos añadí: “A ver si lo entiendo: tú vas de moderado por la vida, ¿verdad?”

“Porque en teoría se van los moderados del Govern y tú te quedas”. Poco antes habían presentado su dimisión Neus Munté, Jordi Baiget -el del patrimonio- y Jordi Jané.

“Además dicen que tú eres el chivato de Jordi Baiget”. En efecto, decían que él había sido el que se había chivado a Puigdemont de las dudas del entonces consejero de Empresa.

Incluso que por eso el president lo había ascendido de Cultura a Empresa y Conocimiento. En este momento de la conversación terció su jefe de prensa desmintiendo tal habladuría.

“Bueno, si es mentira que me la desmienta él”, dije apuntando con la vista al consejero. La verdad es que no lo hizo. No sé si por cortesía o simplemente porque no es verdad.

La anterior conversación cordial que tuve con él fue en la Diada del 2016. En Salt, municipio al lado de Girona. Aquella a la que fue Puigdemont. Como si fuera de las CUP.

Me lo encontré entre el gentío. En esta ocasión le solté: “Santi, suposo que ja saps que no aneu bé” ("Santi, supongo que ya sabes que no vais bien"). “Sí, tienes razón, hace tiempo que lo digo”, admitió.

Me puse hecho una furia. Más que en la anterior: “¿Cómo que hace tiempo que lo dices? Aquí los que lo decimos somos cuatro gatos y nos ponen a parir. Santi: tu has sido consejero de los gobiernos de Mas y de Puigdemont. No puedes ir de moderado por la vida”.

A mí, ciertamente, siempre me ha parecido un poco fachada. Un trepa. El Alberto Ruiz Gallardón del PDECAT. Como el exministro de Justicia movió demasiado pronto sus cartas. Incluso tiene un par de libros de autopresentación.

Lamentablemente, mi opinión no ha cambiado desde el 2014 cuando publiqué un artículo con el bienintencionado título de “Santi Vila es un bluff”. ¡Con estos titulares cómo voy a ir a TV3! No hay manera de pillar un padrino.

Desde tan lejana fecha mi parecer sobré él no sólo no ha cambiado sino que hasta ha empeorado. Recientemente me sondearon de Madrid si podía configurar una alternativa dentro o fuera del PDECAT. Les dije que no. El proceso arrasará con la mayor parte de la clase política actual.

A favor suyo hay que decir que ha encajado simpre las críticas. Nunca ha salido de su boca una palabra de reproche. Al contrario, hasta me ha confesado que valora mi independencia de criterio. Al parecer tan escasa en la prensa catalana.

Pero si quería saltar del barco haberlo hecho antes, no cuando éste se hunde. Ahora me temo que ya es tarde. Incluso parece que sea un movimiento táctico para labrarse un futuro mejor. “Mis intentos de diálogo nuevamente han fracasado” ha dicho por twitter.

Que conste que, a pesar de mi opinión particular, como persona me cae bien porque es historiador. Hasta fue discípulo en sus años mozos del profesor Jordi Canal, ahora en la Sorbona. Y he leído algunos de sus libros como “Elogi de la memòria”.

Pero han llevado este país al precipicio. Él, también. Ahora es inútil echarse atrás. Quizá estamos asistiendo, sin saberlo, al hundiminento del Govern. Y, de paso, del proceso. Una voladura descontrolada.

Al menos se pone a salvo de las consecuencias judiciales que Puigdemont y Junqueras -la versión autóctona de Thelma y Louise- pueden acarrear al resto. Si el PDECAT busca candidato ya tiene a uno.

Pero hay que recordar que cuando Mas echó a los consejeros de Unió dijo que ahora sí, que ahora ya había un gobierno independentista. Y cuando Puigdemont cesó a Munté, Baiget y Forn volvió a decir lo mismo. El proceso de nunca acabar.

14 Comentaris

Publicitat
#11 Rodrigo Manrique, Ocaña, 27/10/2017 - 23:18

¡Qué no te cojan con los pantalones bajaos!

¿Qué comerás cuando los CUPeros revienten los cajeros?

¿CORRALITO CUPERO?

¡SACA YA TU DINERO!

¡TONTO EL ÚLTIMO!

¡PÁSALO!

youtube . com / watch?v=Y6QolfRSJmk

#9 Sergi , Barcelona, 27/10/2017 - 19:12

Llegara un dia que toda esta tropa de irresponsables pagaran su factura, entonces descorchare una botella de champagne frances y lo celebrare. A todo cerdo le llega su San Martin y a ellos tambien les llegara.

#8 Mireia, Barcelona, 27/10/2017 - 14:26

La gran veritat que diu en Rius, entre moltes, es curta i clara: aquest element es un trepa de cuidado!
O foragitem a tota aquesta colla d'irresponsables o ens enfonsaran com a pais, com a catalans. El mal que han fet es d'unes dimensions que no es pot deixar passar com si res, cal aplicar-els-hi la màxima duresa en el castig.

#7 Capit@n España, Prietas las filas, 27/10/2017 - 12:58

Los gobiernos separatas de vez en cuando hacen un filtraje para eliminar a los miembros menos radicales. Una estrategia copiada de la Mesa Nacional de Herri Batasuna. De hecho "el prusès" no es mas que una abertzalizacion de menos de la mitad de la sociedad catalana. Veamos como les fue a ellos y veremos como nos irá a nosotros.

#6 Pepe, Alacant, 27/10/2017 - 11:48

Es un calco del film Der Untergang (2004), Hitler imaginado victorias imposibles, generales suicidándose, traiciones, adolescentes fanatizados inmolándose por una causa perdida, y mientras, el ejército ruso avanzando como una apisonadora.

#6.1 pepe.----, andorra, 27/10/2017 - 13:36

lo dicho, soñar es gratis....