La Punteta · 5 de Setembre de 2017. 07:29h.

PABLO GÓMEZ-JUÁREZ

Pablo Gómez-Juárez

El sheriff Trapero

Semblante serio, pose malhumorada, piel pretendidamente bronceada, barbita cuidada y espalda estrecha. La apariencia de Josep Lluís Trapero, el major de los Mossos d’Esquadra, encaja mejor cuando, haciendo gala de un aplomo que ha sido intensamente ensayado, se pone a dictar sentencias a preguntas de la locutora de Catalunya Ràdio. Podría parecer el típico sheriff de western setentero que, tras engrasar su gaznate con un buen trago de bourbon, afirma imperturbable: “yo soy la ley”.

A las pocas horas del atentado en Las Ramblas, Trapero afirmó en rueda de prensa que no se preveía que hubiese otro ataque de forma inminente. Esa misma noche tuvo lugar el ataque en Cambrils.

Meses antes, también despreció la información facilitada desde Vilvoorde (Bélgica) por considerarla como de baja credibilidad.

Se desoyó a la jueza en Alcanar y no se pusieron bolardos en Las Ramblas, ignorándose la advertencia del Cuerpo Nacional de Policía.

La gestión de los atentados se resolvió sobre el terreno y básicamente a tiros, pero no hubo una investigación previa que fuese acertada, prudente ni preventiva.

Y, por otra parte, se obstaculizó la actuación conjunta y colaborativa de la Guardia Civil en todo el proceso.

Así, a bote pronto, parece que existen sobradas irresponsabilidades directas e indirectas que deberían ser objeto de estudio y, en su caso, de sanción.

En contraposición a sus errores, Trapero se ha dedicado a arrojar basura y mentiras en dirección al Ministerio del Interior y a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Afirmó que la información policial en materia antiterrorista se queda normalmente en Madrid y no fluye hacia Barcelona, negando a su vez una auténtica evidencia: el enlace informativo que los Mossos tienen en Madrid para conectar con las bases de datos de Europol.

La guinda a todas sus nefastas declaraciones la ha colocado al tratar de negar la existencia de un comunicado que la CIA dirigió directamente a los Mossos en relación al riesgo inminente de un posible atentado en Las Ramblas de Barcelona.

Como saben, la información sobre la existencia de dicho comunicado fue publicada por El Periódico de Catalunya, cuyo director es el periodista Enric Hernàndez, criticado e increpado directamente por Trapero. “¿Quién te ha dictado eso?”, le espetó.

Es posible que Trapero no sepa nada de lo que significa la libertad de prensa, ni conozca el denodado esfuerzo que supone consumar un buen trabajo periodístico. Tal vez considere que todo lo que se publica en un diario o en cualquier otro medio de comunicación sigue los dictados expresos de lobbys, de políticos o de empresarios. Ya saben el dicho: “cree el ladrón…”.

Todo esto acredita el perfil puramente servil, abyecto y manipulador del personaje, retratado en aquellas fiestas tan alegremente disfrutadas en la Costa Brava, guitarra y cubata en mano, en compañía de Carles Puigdemont, Pilar Rahola, Joan Laporta, Helena García Melero, y otros secesionistas de postín.

 

 

 

 

4 Comentaris

Publicitat
#4 pepe.----, andorra, 07/09/2017 - 17:14

pues eso es lo q les espera a las personas q tengan la desgracia de disfrutar de la independencia bajo las ordenes de personajes como este. Pq el principal problema de la independencia no es la independencia por si misma, sino quienes la quieren gestionar, pq yo con estos no me voy ni a la vuelta de la esquina oiga. Y menos en un nuevo pais.

#3 Kropotkin, Vic, 07/09/2017 - 11:55

La gente con sindrome de Estocolmo tienen a exagerar cuando quieren que no se les tenga en cuenta sus origenes hispanos... Sufren al verse tan poco catalanes. Han de hacer meritos... Pobres infelices. Jua, jua, jua,...

#2 alondra8, bcn, 05/09/2017 - 22:49

retrato descarnado y veraz

#1 JAVIER, BARNA TOWN, 05/09/2017 - 16:27

en cualquier lado del mundo este señor ya habría dimitido, en cat. le dan una medalla... que calentito se está acurrucado con la estrellada, es como una mami, impide que te pidan responsabilidades.