La Punteta · 17 d'Agost de 2017. 09:36h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Extrema derecha = extrema izquierda

 

En una cosa estoy de acuerdo con el presidente Trump -en más de una en realidad-: es tan condenable la violencia de extrema derecha como la de extrema izquierda. Desde luego hay que condenar a los supremacistas blancos, los neonazis y los de Ku klux klan pero en la izquierda no es oro todo lo que reluce. Lo que pasa es que la izquierda va siempre con esa aureola de superioridad moral y parece que su violencia sea menos violencia.

En las imágenes de TV3 del pasado día 13 sobre el atropello homicida de Charlottesville una voz en off explicaba los hechos de esta manera: “deliberadamente el conductor acelera y luego da marcha atrás para atropllar a más gente”. Hombre, no. Da marcha atrás porque si no lo linchan. En las mismas imágenes se veía a gente con palos y bates de béisbol. Detalle que no destacaba la televisión pública catalana. ¿No era una manifestación pacífica?

Luego está la rueda de prensa del supremacista Jason Kesler del pasado día 15. Será un racista, un xenófobo y lo que ustedes quieran pero el hombre intentó dar una rueda de prensa. No pudo. Primero empezó a gritarle un tío en la oreja. Luego fue golpeado y empujado ante las cámaras de televisión. La polícia apareció tarde y mal.

En TV3 casi parecía que la situación les divertía. Había tenido su merecido. Pero en Estados Unidos la libertad de expresión es sagrada. Incluso puedes quemar la bandera. No es delito. Gracias, por cierto, a un juez conservador del Supremo, Antonin Scalia, fallecido el año pasado.

Yo diría que la prensa juzga diferente si es una violencia o la otra. ¿Ya no recordamos el ataque a tiros contra congresistas conservadores en pleno Washginton el pasado mes de junio? Cinco heridos, uno de ellos grave: el líder de los republicanos en la Cámara de Repesentantes, Steve Scalise. En julio volvió a la UCI.

El autor del tiroteo, James T. Hodkingson, era un conocido activista de izquierdas y había sido voluntario en la campaña de Bernie Sanders. ¿Se imaginan que hubiera pasado si un voluntario de la campaña de Trump se lía a tiros contra congresistas demócratas? Arde Washginton.

 A diferencia del atropello de Charlottesville, la prensa lo trató como un loco. Una noticia de sucesos. Un caso más de violencia en Estados Unidos causada por la permisividad con las armas de fuego. La crónica de El País del día siguiente emprezaba así: “El odio. La locura. Las armas”.

Como los disturbios que hubo tras la elección de Trump. La mayoría de los medios de comunicación, sobre todo en Europa, lo vendieron como fruto de la indignación popular. En el fondo, ni unos ni otros, perdonan que hubiera ganado. Además, contra pronóstico.

Porque ganó, en efecto, contra Hillary Clinton, contra Obama -nunca un presidente saliente había hecho tanta campaña en contra de un candidato-, contra el New York Times, la CNN o la mayoría de medios, contra las estrellas de Hollywood -recuerden el discurso de Meryl Streep-, contra Silicon Valley e incluso contra su propio partido.

Trump es la confirmación definitiva de que los medios de comunicación van por un lado y los electores por otro. Que la prensa escrita está perdiendo no sólo lectores sino lo que es peor: influencia. Una cosa es lo que quieren los periodistas. Y la otra la cruda realidad. Casi diría la pura verdad. Ya pasó con el Brexit o el referéndum en Colombia.

Los catalanes, en esto, fuimos pioneros: hubo un candidato que concurrió a las elecciones del 2012 con el apoyo de los dos grandes grupos de comunicación del país (el Grupo Godó y la Corpo) y perdió doce diputados de golpe.

Pero siguen en sus trece. La Vanguardia, un diario aparentemente serio, titulaba el pasado día 6: “La autodestrución de Trump”. Y unos días después, el 17, “Trump toca fondo”. A ver si nos aclaramos: porque se si autodestruye no puede después tocar fondo. Podría pensarse que, al ser la época estival, el corresponsal se había ido de vacaciones y la segunda crónica la había hecho su suplente. Pero no: era la misma persona. En La Vanguardia pasa un poco como en TV3. A veces no se se sabe quién manda.

En medio también decían que había encontrado a su enemigo, ésto fue el día 12, por la crisis de Corea del Norte. Y el día 10 dieron un semáforo rojo al líder norcoreano, Kim Jong Un, y otro al presidente de los Estados Unidos. Querido Màrius Carol: ¿Cómo se puede poner al mismo nivel el último mandamás de una dictadura comunista y el presidente de un país elegido democráticamente?. Además, quizá lo de Trump fue en fanfarronada pero lo cierto es que Corea del Norte ha aflojado desde entonces. Hasta lo reconocía La Vanguardia. Aunque más pequeño.

lvint.jpg

 

En fin, lo dicho. Para los tíos que estamos enmedio y pagamos impuestos es tan condemnable la violencia de derechas como la de izquierdas. ¿Ustedes se imaginan que los del PP se lían ahora a hacer un escrache en la sede de la CUP o les da por atacar buses turísticos? La que se montaría. Quizá podría poner como ejemplo también a los del PDECAT. Pero no me fío. Éstos ahora son capaces de cualquier cosa.

 

21 Comentaris

#12 Rogeli, Tornabous, 21/08/2017 - 23:24

Deberian ser ilegalizados los DOS

#11 Usuario21, Andorra, 20/08/2017 - 11:43

El artículo de Xavier Rius muestra una realidad incómoda para la falsamente llamada "progresía".
Hay que ser muy valiente para opinar así, Sr. Rius, permítame que le felicite por ello.

#9 Mesetario, Meseta, 18/08/2017 - 19:23

Señor Rius:
A) Sanders condenó sin matices el atentado de su antiguo voluntario, no dijo que la culpa fue mitad del tiroteador y mitad de los republicanos.
B) Trump animó a los partidarios de la posesión de armas sin ningún tipo de control a asesinar a H.Clinton.
C) Trump llamó "asesinos" y "violadores" a 120 millones de mejicanos.

#8 Martillo, Barcelona, 18/08/2017 - 13:48

El KKK surgio del partido democrata en oposicion a Lincoln despues de la guerra civil, por ello, tecnicamente es una organizacion de extrema izquierda, no de extrema derecha

#8.1 Oriol, BCN, 18/08/2017 - 17:25

Llavors el binomi dreta / esquerra, referit a Partit Republicà / Partit Demócrata, no funcionava. A veure si estudiem una mica més d'història...

#8.2 Martillo, Barcelona, 18/08/2017 - 23:49

La divisio dreta-esquerra es va establir a França al segle 18, la guerra civil americana va ser al segle 19. Lo de "a veure si estudiem una mica.." sobra

#8.3 observador, hospitalet, 19/08/2017 - 02:21

y el partido NacionalSocialista tecnicamente es de izquierdas porque nacio del Partido Obrero Aleman ... en fin el rigor analitico de algunas da verguenza ajena

#8.4 Oriol, BCN, 19/08/2017 - 03:32

A veure, algú m'ha posat un negatiu per haver dit que en el S. XIX el Partit Demócrata no és esquerra i el Republicà no és de dretes. Què passa, que aquí es penalitza tenir una mica d'idea de què es parla, o què?

#8.5 Oriol, BCN, 19/08/2017 - 12:53

Martillo, això que dius ja ho sé. A part d'estudiar, a veure si aprens a llegir: el Partit Demócrata, en el segle XIX, no era d'esquerres, i el Republicà no era de dretes. Tots dos partits van passar posteriorment per una evolució que els va dur fins on són avui. I el KKK no ha sigut mai d'extrema esquerra en cap sentit del terme.

#8.6 Oriol, BCN, 19/08/2017 - 12:55

Observador, pressuposes que un partit, perquè es digui "Obrer", ha de ser d'esquerres, i no és així. De tota manera, és veritat que en les arrels del feixisme hi ha una determinada esquerra "sindicalista" (en un sentit diferent del d'avui), però tan desfigurada que dir que Hitler, Mussolini o José Antonio són d'esquerres no té sentit.

#8.7 Oriol, BCN, 19/08/2017 - 12:56

De fet, Observador, et recomano que llegeixis el "Mein Kampf" -si és posible, en una versió no adulterada per grups neonazis- i busquis pàgines que es puguin identificar amb el que normalment anomenem "esquerra". A veure si en trobes, xiquet.

#8.8 Mayor Dundee, Coll de la Marrana, 19/08/2017 - 14:44

Potser desconeixeu que Lincoln era amic de Karl Marx í fins i tot es cartejaven. Aquell partit repubicà si havia de ser alguna cosa era d'esquerres, res a veure amb ara.

#7 Ignasi Ripoll, Sant Carles de la Ràpita, 18/08/2017 - 09:01

És que la dreta no cal que sigui extrema per a causar guerres injustes com la d'Iraq, que acaben amb mil·lions de refugists fugint a Europa i atemptats terroristes arreu. Així és la dreta de moralment superior.

#7.1 Oriol, BCN, 19/08/2017 - 12:57

Que nooooo, que l'únic que fan és massacrar una miqueta de tant en tant, però com que són humils i no van de guais per la vida, els ho perdonem. Que no recordes el bon rotllo de l'Aznar?