La Punteta · 14 d'Octubre de 2017. 21:33h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Fuigdemont

Puigdemont y Junqueras, el día del pleno de la independencia (Foto: Parlament de Catalunya)

 

Mi exjefe y sin embargo amigo Antonio Galeote estuvo diciendo hasta el último minuto que él no creía que proclamaran la independencia. Acertó. Claro que tiene el culo pelado de hacer noticias tras haber pasado por Europa Press, Efe, La Vanguardia, El Mundo, Qué y hasta e-notícies. El 23-F lo pilló precisamente en Efe. Le tocó quedarse por si venían los tanques.

Yo no lo tenía tan claro porque iban lanzados. Puigdemont diciendo que habría referendúm sí o sí, Turull que no frenarían, Campuzano que la nación catalana estaba en pie, Corominas apelando a la dignidad. Sólo falaba el timbaler del Bruc aunque, en honor a la vedad, éste luchó más por España que por Catalunya. Una guerra incómoda ahora para el soberanismo.

El lunes antes del pleno hablé con un diputado de la oposición y un empesario de Madrid y les mostré, casi a grito pelado, mi desesperación. Y en el Parlament me encontré un dirigente del PDECAT de Girona que me dijo que: “de tots nosaltres, és el més independentista” (“De todos nosotros, es el más independentista”). Estaba convencido de que la liaba.

Personalmente siempre pensé que el hijo del pastelero de Amer -dicho con todo el respeto por tan importante gremio y por los más de 2.000 habitantes de esta localidad de la comarca de la Selva- no querría pasar a la historia como un botifler (traidor).

Al fin y al cabo hace un año lo nombraron hijo predilecto. Pero no te fies nunca de las masas. Ya lo dijo Ortega. Al alcalde franquista por antonomasia de Barcelona, José Maria Porcioles, otro oriundo de Amer, también lo nombraron en su día hijo predilecto.

Bajo la frondosa cabellera de Pugidemont -que ya querríamos algunos para sí- habitan pues dos pulsiones: una es la indepe. La otra es la dejar las cosas a medias.

En efecto, cuando lo nombraron pesidente tuve la paciencia -y el esfuerzo intelectual en algunos casos- de leerme los cuatro libros que apresuradamente salieron sobre él. Todos de amigos y conocidos. E incluso de algún pelota que va dando lecciones por las redes.

Había en todos ellos casi un rasgo en común: Puigdemont lo deja todo a mitad de camino. Imagínenses si se fiaban de él -es proverbial que va por libre- que en la JNC, las juventudes de Convergencia, lo llevaron hasta el comité de disciplina.

Luego se dedicó al periodismo: sin acabar la carrera y, lo que es peor, sin dejar de militar en CDC. Hay una anécdota verídica sobre que cuando Pujol visitó un dia El Punt, entonces un diario pogre, fue el únco de toda la redacción que se levantó para saludarlo.

En el periódico lo acabaron defenestrando pero eso tampoco quiere decir nada porque a mi me pasó una cosa cuando trabajaba en El Mundo. Desde entones no me hablo con el que lo hizo pero debería darle un abrazo cada vez que lo veo. Sin él no hubiera fundado nunca e-notícies. Y ya van diecisiete años. Toquemos madera porque alguno nos querría cerrados.

okscreensnapz020.jpg

 

Lo que me jode es que proyecten una imagen de Puigdemont como emprendedor digital porque, con fondos públicos, así cualquiera. El ahora presidente, por ejemplo, fue el promotor de la Agencia Catalana de Notícies (ACN), un invento de Convergència pagado por las diputaciones que entonces gobernaba (Girona, Tarragona y Lleida) para contrarrestar el entonces todopoderoso poder mediático del PSC.

Todavía recuerdo una entrevista que le hicieron en la contraportada del Avui -otro proyecto fallido: nunca ganó dinero en treinta años- por orden de Vicent Sanchis, ahora al frente de TV3. Todo queda en casa.

Y si Puigdemont llegó a alcalde de Girona fue porque al que le tocaba, el abogado Calres Mascort, huyó por piernas en cuanto empezó a recibir amenazas de muerte en su casa, presumiblemente de su propio partido. El resto es de carambola en carambola. De hecho, en las elecciones al Parlament iba tercero por Girona.

El jefe de la oficina del New York Times en Roma, Jason Horowitz, lo bautizo el día del gatillazo como Fudgemont. Fudge podríamos traducirlo, en versión libre, como acto fallido, chapuza. Siguiendo el ejemplo de tan ilustres colegas permítanme bautizar el presidente catalán como Fuigdemont. Fugir, en catalán, quiere decir huir. Pero podría interpretarse con dos acepciones: escaquearse o que sencillamente mejor huir del personaje.

Ojalá al final declare la independencia y reviente todo.  Aunque no parece según las últimas informaciones covenientemente filtradas a TV3. Éstos son incapaces de levantar una noticia si no viene de Palau. Ni sí ni ni ni todo lo contrario.

Después de todo, Puigdemont -como Mas- es un especialista en supervivencia. De casta le viene el galgo. Cuando la CUP le tumbó los Presupuestos anunció una cuestión de confianza y, como estaba el verano por medio, alargó seis meses más. Luego el referéndum o referéndum. Y ahora el qui dia passa any empeny versión nostrada del ir tirando. Lo dicho: ojalá reviente todo.

16 Comentaris

Publicitat
#14 Sergi, Lérida, 18/10/2017 - 17:21

Es una vergüenza que estos políticos estén arruinando todo aquello que hemos conseguido todos estos años. Hemos pasado de ser una economía fuerte a ser una economía en decadencia. Esto es lo que ha traído este gobierno independentistas. Es lamentable la situación en la que estamos por cuatro locos que no tienen ni idea.

#13 Jordi BR, L'H, 17/10/2017 - 10:26

Realment creía que la resposta de Puigdemont li importava a Rajoy? Que no tenia la decisió presa? Ja és prou grandet per creure en els Reis (inclòs el Borbó). Aquí del que es tracta és que mentre hi hagi 2m o més de independentistas, no es resoldrà res fins que hi hagi diàleg i això és un fet objectiu

#13.1 pepe.----, andorra, 17/10/2017 - 14:44

y pq hay q dialogar con los separatas y no con, pongo por caso, los fumetas q quieren legalizar el hachis y la marihuana? seguro q tambien hay mas de dos millones de delincuentes q tambien querran q se negocie con ellos....Dos millones sobre un total de 45 no es algo q hay q tener en cuenta, a no ser q los uses de tontos utiles.

#13.2 pepe.----, andorra, 17/10/2017 - 14:45

me explico, las elites oligarquicas de los partidos politicos han decidido hace años reformar la constitucion para blindar las autonomias pesebre chollo q tienen los politicos y estan usando el separatismo catalan para imponer esa reforma por la fuerza. Solo sois el instrumento de otros q os estan usando, por no hablar de Soros, claro...

#13.3 pepe.----, andorra, 17/10/2017 - 14:47

yo como español, no tengo nada q dialogar con un separatista, es mas, si de mi dependiera, cerraría la capacidad legislativa de las autonomías y las fusionaba con las diputaciones, repartiendo competencias con los municipios y reduciendo el numero de aytos. de 8000 a la mitad en 8 años. Y no pasaría nada. Solo políticos en paro.

#12 Davist, Alacant, 15/10/2017 - 23:28

Yo creo que va a decir que si la ha declarado pero está suspendida por lo que equivale a NO declararla...lo que no quita que se reserven de forma indefinida el derecho a declararla en algún momento :))) Con estos elementos, Catalunya va a ser la risa del mundo mundial y como sigan gobernando, el dinero va a huir de Catalunya como de la peste.

#11 Sergi , Barcelona, 15/10/2017 - 20:15

Mientras toda este tropa de incompetentes a tiempo completo van jugando su partida "d'escacs" Catalunya va desangrándose, cada día, incluidos sábados y domingos van cambiando su sede las empresas, los inversores huyen, el capital huye, el dinero huye, lo ahorradores huyen, el daño es tan grande y tan grave que sera necesaria una limpieza total.

#9 Perico, Matadepera, 15/10/2017 - 16:13

Mejor que su padre no le deje en herencia la pastelería del pueblo ese, entonces. Imagínense que la pulsión le obliga a dejar las bandejas de "xuxos" a medio enviar y los sacos de harina a medio traer.

#9.1 pepe.----, andorra, 17/10/2017 - 14:49

si hubiese sido una persona honrada y trabajadora se hubiera quedado la pastelería, pero como es todo lo contrario, se metió en política con la sana intención de vivir el resto de su vida de los demás sin dar un palo al agua.