La Punteta · 16 d'Octubre de 2017. 21:16h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

La autodestrucción de la CUP

 

Con un poco de suerte el proceso se llevará también a la CUP por delante. Al fin y al cabo ya se ha llevado a CiU, Unió y Convergencia, ahora camuflados bajo las siglas PDECAT. Mientras que Iniciativa ha quedado diluida en Catalunya sí que es Pot.

Pero quizá los que se llevaron la palma fueron los del PSC. Los socialistas catalanes estuvieron sometidos a una verdadera operación de desgaste. Los convergentes vieron la posibilidad de acabar con su archirival durante los últimos treinta años.

En efecto, el PSC padeció hasta cuatro escisiones: Moviment d’Esquerres, Nova Esquerra Catalana, Avancem, i Socialisme, Catalunya i Llibertat. A veces alentadas desde los mismos medios de comunicación públicos. TV3 y Catalunya Ràdio se pusieron las botas.

Al final todos han acabado bajo el paraguas de Esquerra. Jordi Martí se bajo del carro en cuanto le ofrecieron la gerencia del Ayuntamiento de Barcelona. Ernest Maragall de eurodiputado en Bruselas hasta que se le acabó el chollo. Toni Comín de consejero de Salud. Fabián Mohedano y otros de diputados.

Quizá de todos el más espabilado fue el mencionado Ernest Maragall. Todavía recuerdo que, en las postrimerías de la legislatura de Montilla, publicó un artículo en La Vanguardia diciendo que el segundo tripartito no tenía un proyecto de país.

Montilla no se atrevió a cesarlo, craso error, ni él presentó la dimisión. Pero después de todo el tostón se limitaba a pedir grupo parlamenario del PSC en Madrid. Y ya ven, ahora va de indepe por la vida. Claro que con una jubilación dorada así cualquiera.

Por eso, volviendo a la CUP. A ver si suenan las campanas. Después de todo han condicionado la legislatura. Forzaron unas elecciones y enviaron a un presidente a la “papelera de la historia".

Y eso a pesar de haber tenido sólo 336.00 votos fente a los 348.000 del criticado Albiol o los 366.000 de CSQP. En la democracia parlamentaria vales lo que valen tus escaños.

Que conste que yo sería capaz de tener una cena romántica con Anna Gabriel a la luz de las velas. Y que en la CUP, como en otros partidos, hay gente estupenda, pencaire y comprometida con el país.

Pero el PDECAT ha cometido el error imperdonable -lo pagarán en las próximas elecciones- de haberle cedido todo el marco ideológico. La famosa batalla de las ideas. Del centro a la derecha no ha quedado nada en Catalunya. Un desierto. Un vacío inmenso que, tarde o temprano, alguien tendrá que llenar.

Yo he visto con mis propios ojos a los aniguos diputados convergentes aplaudir fervorosamente a favor de los clubs de cánnabis con el mismo ahínco con que antes el gobierno de CiU les enviaba los Mossos para cerrarlos. No hay quien se aclare.

De la CUP, en todo caso, me molesta que siempre van dando lecciones. Es el habitual complejo de superioridad de la izquierda elevado al cuadrado. No sólo porque son los más anticapitalistas de todo el Parlament sino también porque son los más indepes de todos los Països Catalans.

Aunque, a la hora de la verdad, no tienen representación más allá de Catalunya. De hecho, de algunas comarcas de Catalunya. Creo que habían tenido una asamblea en la Comunidad Valenciana -en catalán lo llamamos País Valencià- pero acabó disuelta.

Por lo que respecta a su anticapitalismo es curioso como, entre su decena de diputados, no hay un sólo obrero del metal. Esto ya pasaba con ICV. Cuando repasabas el currículum de sus candidatos todos eran politólogos, tenientes de alcalde o asesores en la Diputación.

Con la CUP pasa más o menos lo mismo: Mireya Boya y Anna Gabriel son profesoras universitarias. Albert Botrán es historiador. Joan Garriga y Gabriela Serra, maestros. Carles Riera y Mireia Vehí, sociólogos. Sergi Saladié, geógrafo. Benet Salellas, abogado.

A éste último quizá habría que añadir lo de latifundista. En su declaración de bienes especificó hasta seis fincas rústicas, dos viviendas y dos locales. Cuando trascendió a la prensa dijo que había sido una herencia de su padre -un gran abogado, por cierto-, que había trabajado duro toda la vida. Como si el resto no lo hiciéramos.

Pero, a lo que ibamos, el día de la indepenencia interruptus ni siquiera pidieron elecciones anticipadas. Luego firmaron un papelito en la sala de actos del Parlament. Otra performance. Como aquella que hicieron consejeros y 150 altos cargos firmando en Palau a favor del referéndum. La realidad es que nadie se atrevía a firmar la convocatoria.

Al día siguiente enviaron una carta a Puigdemont en la que decían que si el Estado quiere aplicar el 155 que lo haga "con la República ya proclamada”. Imaginen lo que creen en el futuro de la citada república. Si realmente consigues la independencia te da igual lo que te apliquen.

Y el sábado celebraron su consejo político. La gran decisión fue proponer un pleno extraordinario para hablar de "la república catalana y del inicio del proceso constituyente”. No sé cuando porque han aprobado con Junts pel Sí suspender el de esta semana. Això va de democràcia, que decían

En fin, yo no sé si continúan entregando una parte del sueldo de diputado a la causa pero cuando accedes a formar parte del sistema es muy difícil salir de él. El Parlament es como un microcosmos: alfombra roja, mossos cuadrándose al entrar y al salir.

Es como una droga. Cuesta mucho dejarlo. A ver quién se pone a trabajar. Además, los han tratado como estrellas en TV3 y en Catalunya Ràdio. La adicción al micófono suele ser fatal para los políticos. Luego lo echan en falta y tienen síndrome de abstinencia.

Pero lo dicho: a ver si la CUP es como esas películas de Superman en las que el planeta del héroe acaba destruyéndose. A mi me hizo mucha gracia el día que, en la comparecencia de Mas por el caso Palau, Salellas le espetó que "Convergencia era un entramado corrupto". ¿Con quién cree que han pactado? ¿Con el Espíritu Santo?. No, con la antigua CDC que tanto critican. El proceso amenaza con engullirlos también a ellos.

31 Comentaris

Publicitat
#23 Daniel, Barcelona, 18/10/2017 - 22:41

Sr. Rius, deberia Usted fichar a Albert Soler del Diari de Girona, y tambien a Gregorio Moran como colaboradores de e-noticies.
La disidencia es nuestra ultima tabla de salvacion.

#22 Pau Borau, Igualada, 17/10/2017 - 22:54

Rius, pots fer un article explicant perquè has deixat d'escriure en català? Et vas atansant a Ciudadanos?

#22.1 la guineu platejada, LH, 18/10/2017 - 11:24

tanmateix en Rius vol fer com el falangito Rivera, i es penedeix de ser català i vol fer-s'ho perdonar a les españas profundas. O com l'Arrimadas que parla en castellà al Parlament perquè parla pels no catalans

#22.2 pepe.----, andorra, 18/10/2017 - 12:46

mira tu, el habla la lengua del imperio en version catalan, pero Dios mio, pobre lengua catalana q tiene entre estos extremistas supremacistas a sus defensores. Cada uno tiene la libertad de escribir en la lengua q le de la gana y tu puedes elegir entre leerle y no hacerlo. Menudo par de extremistas totalitarios q le dicen a los demás lo q hacer.

#21 Bernat, Barcelona, 17/10/2017 - 22:16

Feon, lo de "sus buenas gentes" puede ser que sea por mi incipiente Alzheimer, y que mis dos lenguas principales sean el catalán y el inglés. El castellano, cada vez que avanzan más mis enfermedades, se me olvida. Pido disculpas, pero ya no escribiré más... Adiós y que seais felices!

#20 Bernat, Barcelona, 17/10/2017 - 22:01

No has acertado ni una Feon, tengo 70 años, pensionista y muy enfermo, Doctor por la U. de Barcelona y la Universidad de Londres y mi educación primaria fue en la escuela nacional de Franco y la secundaria en los curas jesuitas. Conozco medio mundo. Ya no me sorprende nada, ni tu penosa groseria. Gracias!

#18 XaviBCN, BCN, 17/10/2017 - 18:29

Sr. Rius, doncs que vol que li digui; a mi son els únics que encara em fan una mica de por, perquè quan obrin els ulls, i se'n donguin compte que ja està tot absolutament pactat, la mala llet que tindràn serà important.
Per cert, als separatistes de socarrel, no patiu, que als Jordi's els deixaran anar aviat, tan sols els volíen espantar una mi