La Punteta · 8 d'Octubre de 2017. 20:06h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

La DUI de los cojones

Ando como loco a ver si el presidente Puigdemont declara la DUI de los cojones. De hecho ya tarda porque el artículo 4 de la Ley de Referéndum regula que tiene que hacerse a los dos días de los resultados oficiales.

Por mí que se están haciendo el remolón. Han estado cuatro días de recuento. Sólo para conseguir 24.000 votos más que la noche electoral. De 2,02 millones o 2,04. Claro que lo del referéndum era puro trámite. Si al final declaran la independencia es porque no tienen más remedio ¿Cómo frenas ahora?

Pero, lo que decía, por favor que pongan en marcha la DUI de una puñetera vez. Ahora, eso sí: en cuanto lo hagan que los diputados de ERC y el PDECAT se den el piro del Congreso y renuncien a sus emolumentos ¿Para que seguir cobrando del Parlamento de un país extranjero? Y si no que los echen a patadas.

Por supuesto incluyo también a los senadores. Al menos estos no tendrán que pasar por el trauma de ver como el PP aplica el 155. Si lo acaba aplicando, que tampoco estoy tan seguro. Al final descubriremos atónitos que el Senado sirve para algo. Y yo que pensaba que era un cementerio de elefantes.

De hecho, no dudo que se están muriendo de ganas. Es lo que siempre han querido. Alfred Bosch ya dijo en su discurso de despedida que “nos vemos en la ONU”. Ahora está de alcaldable por Barcelona pero parece que por poco tiempo porque el conseller Comín le está haciendo la cama.

Mientras que Gabriel Rufián dijo en las elecciones de diciembre del 2015 que era la última vez que se presentaba pero luego repitió en las de junio del año siguiente. Y Santiago Vidal -ahora desaparecido en combate: el otro día me lo encontré en la cola del pan- iba al Senado a cerrarlo.

El bueno de Joan Tardà tendrà que volver a dar clases a un instituto de Cornellà. Sitio del que quizá no tendría que haber salido. Aunque me pregunto que les debía enseñar a sus alumnos después de que, entre otras cosas, pasará a la historia por el grito de guerra de “Mori el Borbó”. Yo nunca he sabido porque se salvó él de la quema y no, por ejemplo, Joan Ridao. 

Rufián puede pactar la readmisión en su empresa. Al fin y al cabo ya pactó su despido aunque luego se apuntó al paro. Si no tiene un gran futuro como community manager vista su pericia con el twitter. Pese a que el otro día me decía uno -no se lo pierdan: de su propio partido- que a partir de ahora lo tendrá más difícil porque han ampliado a 280 caracteres. Tendrá que pensar antes de ponerse escribir. Y si no siempre podrá dedicarse a vender impresoras.

Por lo que respecta al PDECAT, ahora difuminados en el Grupo Mixto, lo tienen todavía más crudo. Carles Campuzano lleva la friolera de casi 30 años de diputado en el Congreso. Empezó en 1996. Ha sido parlamentario en la VI, VII, VIII, IX, X, XI y XII legislaturas. Parece un emperador con tanto número romano.

Ya llevaba carrerilla porque, entre 1992-1995 fue diputado en el Parlament. Y antes, entre 1987-1991, concejal en el ayuntamiento de su ciudada natal, Vilanova i la Geltrú (Barcelona). De aquí ha salido otro genio de la política: la presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia, Neus Lloveras. En resumen, a sus 53 años, Campuzano lleva toda la vida laboral viviendo de la política.

Mientras que el otro portavoz, Jordi Xuclà, no alcanza a semejante récord porque sólo -el sólo es un decir- lleva cinco legislaturas: la VIII,  IX ,  X ,  XI y  XII. Aunque en este caso pesa como un lastre en su carrera haber sido uno de los que recomendó a Puigdemont. La historia le pasará factura.

Curiosamente, ambos tienen en común que fueron presidentes de la JNC, las juventudes de Convergència. Sin duda, una de las mejores agencias de colocación que se conocen en Catalunya. Campuzano y Xuclá, por cierto, son abogados pero sospecho que no han pisado un juzgado en su vida. Al menos por razones profesionales.

Les va a pasar como a los obiolistas que cuando los capitanes del PSC hicieron limpieza en las listas -excepto Raimon Obiols, que lo mandaron a Europa- se encontraron con la misma situación. Con el título de derecho en el bolsillo pero sin experencia laboral en el proceloso mundo de la justicia tras haber sido diputados en el Parlamento catalán dos o tres legislaturas. Que vayan pidiendo consejo y mandando currículums. Pasados los cincuenta es más difícil encontrar trabajo.

En fin, hay otros casos notables de los que ya hablaremos otro día. En formato de columna o de libro. Como Míriam Nogueras. Con ésta coincidí hace años en un debate en BTV -entonces iba de independiente por la vida- y me dijo que el caso Pujol era culpa de España. Se lo juro. Como si el expresidente hubiera nacido en Valladolid, Zamora o San José de la Rinconada, municipio de 26.000 habitantes la provincia de Sevilla que no tengo el gusto de conocer.

O el presidente del grup del PDECAT en el Senado, Josep Lluís Cleries, que ahora también hace discursos abrandados. A éste lo enviaron al Senado como premio de consolación después de que ERC pidiera su cabeza como consejero de Bienestar Social. Rajoy le dio un repaso el otro día. Y eso que Rajoy tampoco es Demóstenes. Aunque como ya dije el otro día haría bien el soberanismo de no subestimar el rival a estas alturas. Es hueso duro de roer.

Por eso, ojalá nos den la independencia con tal de que todos éstos se pongan a trabajar. La madre patria les espera con los brazos abiertos. Aunque dudo mucho que, en el sector privado, cobren lo mismo que en el público. Pero la independencia de Catalunya bien vale un pequeño sacrificio personal. E incluso laboral. Bienvenidos a la realidad.

39 Comentaris

#26 Anna castells , Alcobendas, 15/10/2017 - 20:41

Un article divertit i real com la mateixa vida. Si aquesta gent s'haguessin de guanyar la vida pels seus coneixements segurament no passarien del salari minim.

#25 Gemma, Bcn, 11/10/2017 - 16:55

Ai, mireu que m'he trencat de riure, ara va i en lloc de DUI, em preguntan si s'aplicat el DIU

#24 zeppelin74, bcn, 11/10/2017 - 13:43

Vinga Rius,escriu una de les teves cròniques sobre el ridícul d'ahir.

#23 Sally, Calafell, 10/10/2017 - 23:51

Caray, señor Rius, diría que cuanto más dura este embrollo, más palabras malsonantes escribe. Un nuevo aliciente para que fracase.

#22 Davist, Alacant, 10/10/2017 - 17:29

Buenísimo artículo Xavier y efectivamente, trabajando en el sector privado serían simples mileuristas...
Lo que está claro es que es pruces está lleno de mediocres que cobran un pastón.