La Punteta · 17 d'Octubre de 2016. 17:18h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

La otra cara de #Astral

Sí, a mí también ve conmovieron las imágenes de Astral, el documental de Jordi Évole emitido por La Sexta el domingo por la noche sobre el drama de los refugiados. Como decía una de los participante al final del programa: “el principio básico fundamental es el derecho a la vida. El derecho a la vida no se lo podemos negar”.

¿Pero entonces qué hacemos? ¿Los dejamos entrar a todos? Porque si dejamos entrar a sirios porqué no tambén a eritreos, etíopes o somalíes. También tiene sus países deshechos.

Del reportaje es fácil sacar tambén -más allá de la escalofriante tragedia humanitaria- algunas conclusiones: la frontera sur de la Unión Europea es un coladero. De hecho ni siquiera hay manera de aprehender a los traficantes de personas. ¿Cómo van a investigarlo si quiénes hacen los rescates son ONGs?.

Lo decía uno de los socorristas: “los sueltan, los esperan aquí y saben que vendremos”. Incluso admitía que, en el fondo, “les hacemos la vida más sencilla a los traficantes”. Guerras y conflictos aparte cómo no van a venir tampoco si los reciben con los brazos abiertos: “Bienvenidos a Europa”, les tranquilizaban nada más avistarlos.

Los traficantes, de hecho, los dejan a 18 millas de la costa libia ya en aguas internacionales. Se ha dado el caso de que los propias bandas organizadas avisan a los guardacostas o los servicios de rescate y les dan su posición exacta.

En realidad, Libia es un estado fallido -otro quiero decir- y el guardacostas que aparecía en las imágenes parece más bien salido de una película cómica. ¿Cómo van a controlar su litoral? Suficientes problemas tienen.

Por otra parte, Lo advertía un especialista como el periodista Ignacio Cembrero -quince años dando vuletas por el Magreb- durante la reciente presentación de su libro La España de Alá en Barcelona: Egipyo está también dejando de vigilar sus costas.

Lo me llamó la atención fue la indirecta a los católicos por su supuesta falta de sensibildad. Meterse con la Iglesia siempre queda bien. Al menos la católica. Con las otras no se atreven. Que conste que yo soy agnóstico, me casé por lo civil en un par de mintuos -"firme aquí"- y mis hijos no están ni bautizados.

Pero alguna responsabilidad tendrá también el Estado Islámico en todo lo que ocurre. Digo yo. Bien mirado, a este paso, no va a quedar un cristiano vivo en Oriente Medio. Y eso que llegaron seiscientos años antes que los musulmanes. Eso también es un genocidio.

Pero, desde luego, la crisis de los refugiados es un drama humano. La mayoría de los entrevistados se quejaban de “la miseria que he dejado en mi país”, “la guerra” o “la crisis total”. Uno incluso confesó que le habían sacado sangre. No sé si en el sentido literal o metafórico de la expresión pero da igual. Sólo ellos sabrán lo que han sufrido.

Sin embargo, otra reflexión: la mayoría de países africanos se independendizaron en los años 60 del siglo pasado y, con demasiado frecuencia, las élites postcoloniales han sido peores que las potencias coloniales.

Jordi Évole se hacía también una pregunta: “¿ahora qué pasará con estas personas?”. Buena pregunta. De hecho es la pregunta. Al fin y al cabo, el Astral recogió en sólo un día -el 5 de julio del 2016- a 4.500 personas. En cuatro mesos ha participado en el rescate de 15.000.

Porque es evidente que nadie será ni repatriado. Tras sufrir lo indecible y pagar una fortuna no vas decir ni siquiera de qué país de origen procedes. Por esto sería interesante que los colegas de Salvados hicieran ahora la seguna parte del programa.

¿Qué problemas de convivencia hay en aquellos barrios o ciudades de Europa en los que hay mucha inmigración?. Sería absurdo pensar que es un camino de rosas. Para los recién llegados y para los de aquí que, con frecuencia, empiezan a sentirse en minoría.

Ya no recordamos, por ejemplo, lo que ocurrió en Suecia en el 2013. Cuando se liaron a tortazos. La prensa española se quedó en ascuas: ¿Cómo es posible que en un barrio al lado de Estocolmo, en el paraíso del Estado del Bienestar, pasen estas cosas?.

Voy a citarlo porque viene un poco a colación. Tres días antes del reportaje de Évole el economista Xavier Roig publicaba un artículo en el diario en catalán Ara en el que decía: “Es hora de exigir a los medios de comunicación y los creadores de opinión que sean un poco más rigurosos y menos demagogos y populistas. Hacer de altavoz de aquellos que claman por cosas políticamente correctas, populares, pero irracionales, es, también, un acto inmoral”.

“Decir -añadía- que no se quiere un control estricto de fronteras recuerda aquellos que proclaman la abolición de los cuerpos policiales -un eufemismo para decir que quieren ver el sistema enfonsat-. La primera tarea para ayudar inmigrantes y refugiados consiste en identificarlos”. El autor del artículo en cuestión no es de Plataforma x Catalunya, ni simpatizante de Josep Anglada ni tan sólo del PP. Siempre ha estado en la órbita de Esquerra. Incluso llegó a flirtear con Reagrupament.

Es curioso como en Catalunya, por ejemplo, no hay manera. TV3 también ha enviado reporteros a Lesbos o emitido programas similares comprados en el extranjero. Recuerdo en concreto un 30 Minuts -el equivalente a Informe Semanal- hecho por periodistas franceses -supongo que progres- sobre el ascenso de Le Pen.

Se trataba, en cierta forma, de ridiculizar al Front National pero ni siquiera llegaron a preguntarse porqué sube. Porqué, per ejemplo, los antiguos votantes del PC francés de George Marchais se han pasado casi en masa a la ultraderecha.

No, en TV3 tampoco han ido a ca n’Anglada, en Terrassa, donde hay una de las mezquitas más grandes de Catalunya. Y eso que está apenas a 30 kilómetros de los estudios centrales de Sant Joan Despí. Yo fui un viernes, en pleno Ramadán, y salieron al menos dos mil personas. El imán era aquel que decía que había que fustigar a las mujeres. O al barrio de Rocafona, en Mataró, al que los vecinos le han cambiado el nombre y ahora le llaman Rocamora.

O a Salt. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tras su toma de posesión, hizo su primera visita oficial a esta localidad al lado de Girona pero fueron apenas tres horas y no salió del ayuntamiento o de dependencias oficiales. Así cualquiera, presidente.

En este municipio la población extranjera roza ya del 40%, pero es más. Las estadísticas, en este caso siempre se quedan cortas: los sin papeles no salen y los nacionalizados dejan de salir. Sin olvidar que la tasa de natalidad de las extranjeras es muy superior a las españolas, pero esto tampoco sale en las estadísticas.

En fin, voy a hacer un pronóstico: si la Unión Europea ni siquiera es capaz de garantizar sus fronteras exteriores va ser el fin de la Unión Europea. Y, desde luego, va a suponer también un aumento de los partidos ultras en toda Europa. Sólo hay que ver lo que ha ocurrido en las recientes elecciones regionales de Macklemburgo-Pomerania y en Berlín.

En los países de Europa del Este han llegado a comparar la crisis de refugiados con la caída del Imperio Romano. Me parece una exageración pero si es así vamos a tener ocasión de verlo muy pronto: la primera invasión de los godos por el Danubio -que a su vez huían de los hunos- se produjo en el 376. En el 476, apenas setenta y cinco años después, era depuesto el último emperador del Imperio de Occidente, Rómulo Augusto.

Por favor, no pretendo que empiecen a llamarme racista. Ni siquiera xenófobo. Ayer, un camarada, ya me decía que “primero te ha de matar alguien, malnacido. A mi no me apetece. ¿Y a usted?” por decir que la retaguardia con el ejecutado presidente Lluís Companys tampoco fue un oasis. Y esta mañana, una señorita -o señora- ya me ha dicho “despreciable” para desayunar. “Tu miseria e indignidad se superan cada día”, ha añadido. Son sólo reflexiones pero estaría bien que no escondiésemos la cabeza bajo el ala.

 

Xavier Rius es director del digital catalán e-notícies

10 Comentaris

#10 Josafats, bcn, 19/10/2016 - 12:04

Gràcies.

#9 Marc, Sant Cugat, 18/10/2016 - 18:53

Felicidades Xavier.
Felicidades por ser librepensador.
Por decir verdades que no son políticamente correctas.
Por ser honesto y sincero.
He publicado tu carta en mi Facebook.
Hoy has ganado mi admiración.

#8 botifler 1914, Sinitaca, 18/10/2016 - 17:50

No se atreven ni a hundir las neumáticas, no sea que los traficantes se enfaden... lo único que por desgracia hacen es facilitarle la vida a los traficantes, podríamos enviar ferrys a Libia y cargar a los inmigrantes, sería mejor, más barato y más humano, si es que de eso se trata.

#7 pepe.----, andorra, 18/10/2016 - 16:28

la solucion es facil, q se pongan todos los barcos militares en el limite de las 18 millas, pero apuesto mis co.ojo.nes a q en este pedazo de negocio q estan haciendo algunos, muchos politicos europeos, se llevan su comision. Mas o menos, como sucedio en Roma.

#6 PepetCabrejat, Bcn, 18/10/2016 - 14:05

Molt parlar de l'Europa insolidaria però ni 'mú' dels països àrabs rics del golf que han passat olímpicament del problema. On són Arabia Saudí, Qatar, Kuwait i els Emirats Árabs? ... ah si, esquitxant calers per lluir a la samarreta del barça.

#6.1 pepe.----, andorra, 18/10/2016 - 16:27

andan muy liados destrozando Yemen y pagando a la prensa occidental para que silencien el genocicio q estan llevando a cabo con la complicidad de los politicos de occidente. Claro q igual tambien estan muy liados asesorando a yankis e israelies par ver como montan otro ISIS y asi vender armas.