La Punteta · 18 de Febrer de 2016. 11:33h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Miedo al Islam

Reportaje publicado en El Periódico

Al día siguiente de los atentados de París el entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, ni siquiera se atrevió a atribuirlos al terrorismo islámico. En la declaración insitucional que leyó aquel sábado 14 de noviembre afirmó que se trataba de "la lucha del bien contra el mal". Como si los autores de los 130 muertos de la Sala Bataclan hubieran salido de una película de Star Wars.

El diputado de ERC por Madrid Joan Tardà también se apresuró a hacer un tuit en el que condenaba antes la islamofobia que el atentado. "Paremos cualquier criminalización de la comunidad musulmana", apeló. Y en una entrevista aquel sábado en el programa La primera piedra de Rac1 afirmó que lo que había que hacer para evitar estas matanzas era "repartir mejor la riqueza a nivel mundial".

En el Via Lliure posterior, el antropólogo Manuel Delgado culpó de la masacre a la "homogeneización cultural" y "las condiciones de vida de la gente" mientras el resto de los tertulianos, incluido el presentador, se lo tragaba. Delgado también alertó antes contra los peligros de una "ola de islamofobia" que del propio terrorismo islamista.

Muy bien. Ahora todos estos que critican la islamofobia ¿qué piensan de la cristianofobia? Porque el otro día en la entrega de los Premios Ciudad de Barcelona el momento estelar fue esta poesía de Dolors Miquel:

Madre nuestra que estás en el cielo,
santificado sea tu coño, la epidural, la comadrona ...
Venga a nosotros vuestro grito, vuestro amor, vuestra fuerza ...
Hágase tu voluntad en nuestro útero sobre la tierra.
Nuestro día de cada día danos hoy,
Y no permita que los hijos de puta aborten el amor, hagan la guerra,
Líbranos de él por los siglos de los siglos vagina.
Vamos!

Un diario progresista como El Periódico -donde colabora Manuel Delgado, por cierto- publicaba hace un mes un reportaje sobre los cristianos en peligro de extinción en el Oriente Medio como consecuencia del fracaso de la Primavera Árabe y la auge del Estado Islámico. No he visto ninguno de los que denunciaban islamofobia en nuestro país que hayan movido un dedo por esta cristianofobia rampante y mucho más peligrosa.

Que conste que yo soy alérgico a los curas. Seguramente fruto de una educación religiosa hasta 8º de EGB y los interminables sermones de la misa del domingo -mi padre nos enviaba a toda la familia mientras él hacía su partida de tenis- a los que yo intentaba sobrevivir mirando las musarañas. Pero incluso en este caso sería absurdo negar la influencia de la cultura judeocristiana en la formación de Catalunya: si no no tendríamos más de un centenar de localidades cuyo nombre empieza por Santo o Santa.

En cambio, es más fácil -e incluso más progre- meterse con el cristianismo que con el Islam. Si Dolors Miquel hubiera parodiado el Corán en vez del padrenuestro ahora tendríamos un conflicto internacional, la cabeza de la alcaldesa colgaría del hilo de una fatwa -como la de Salman Rushdie desde hace casi treinta años- y el Ayuntamiento de Barcelona sería un objetivo potencial de Al Qaeda. Pero eso yo animo a todos ellos a meterse antes con el Islam que con la Iglesia católica -o cualquier otra iglesia- a ver qué pasa. Adelante, valientes.

 

Xavier Rius es director del digital catalán e-notícies

0 Comentaris