La Punteta · 30 d'Octubre de 2016. 17:16h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

¿Por qué baja el PSC?

Miquel Iceta atribuye la crisis de la izquierda en una entrevista en Jot Down -muy buena, por cierto: a cargo de Enric González- a la globalización y el neoliberalismo. Incluso se remonta a Reagan y Thatcher “cuando comenzó una ofensiva neoliberal tremenda que coincidió con la aceleración dela integración económica global”. “Y la izquierda, que había funcionado razonablemente bien sobre la base de la soberanía nacional, entró en crisis”, añade.

La izquierda europea no sé, pero yo creo que en Catalunya hay una explicación más simple: sencillamente su electorado se ha vuelto de derechas. No se asusten: ha girado hacia el centro-derecha. Es normal: los cambios económicos producen cambios políticos. Desde la más remota antigüedad. Cuando la gente vive mejor, cambian sus prioridades.

Y nadie podrá cuestionar la obra de gobierno del PSC en el área metropolitanta de Barcelona. Sólo ellos saben como estaba cuando llegaron en 1979, tras las primeras elecciones municipales, y cómo lo han dejado treinta años después tras empezar a perder feudos electorales. Entonces, con frecuencia, no había servicios ni asfaltado ni alumbrado y las arcas de los ayuntamientos estaban a cero. El mérito, en algunos casos, también es del PSUC, luego Inicativa. De hecho Lluís Tejedor sigue incombustible en el Prat. Por algo será.

Transcurridas tres décadas, el antaño cinturón rojo está irreconocible. Sólo hay que darse una vuelta por Gavà o Sant Boi, por citar alguna localidad. Cuando a finales de los 90 El Corte Inglés se instaló en Cornellà ya pensé que pasaba algo porque, hasta entonces, Cornellà había sido Corneyá. El malogrado Joan Barril describió lo que era un fenómeno sociológico más que una simple operación inmobiliaria en un memorable artículo en El País que lamentó no haber guardado.

Ahora en Cornellà -el éxito en este caso también es de Montilla, que fue alcalde- tienen un estadio de futbol, el del Español, y otro centro comercial, el Splau. Mientras que un outlet está a punto de abrir en Viladecans. Ya no es el área metropolitana de mi juventud, sino una zona habitada mayoritariamente por clases medias.

Por eso un día sugerí a la Fundación Rafael Campalans -no me hicieron caso, por supuesto- que para no perderse la memoria deberían publicar un libro con la historia de todos los alcaldes socialistas que cambiaron, de arriba a abajo, la faz del área metropolitana de Barcelona. Uno de los mejores, no hace falta decirlo, fue Pasqual Maragall.

Pero el problema es que ahora el electorado tradicional del PSC es de clase media.  Y, por tanto, han mutado también sus intereses. Ahora ya no es la libertad o la solidaridad que se gritaba tras el franquismo sino la seguridad ciudadana, el civismo, el orden. Incluso el respeto a la propiedad privada. Creo que la alcaldesa de l'Hospitalet, Núria Marín, es una de las pocos que lo ha entendido y, en parte, por eso sigue siendo alcaldesa. Se ha hartado de hacer campañas de civismo.

Ahora lo que le preocupa al votante socialista es que a la niña de sus ojos -una adolescente de 17 años pongamos por caso- no tenga problemas de convivencia con el magrebí o el latinoamericano del barrio. Porque tampoco hay que descontar el impacto de la inmigración. Las antiguas clases populares se han visto desplazadas, incluso amenazadas, por la llegada de nouvinguts. En un Estado del Bienestar menguante la competencia por las ayudas sociales puede ser feroz.

Hasta que en el PSC no lo comprenda -y sobre todo no abra los ojos- seguirá bajando. Quizá en Francia Manuel Valls -yo ya dije en el 2010 que podía ser uno de los modelos a seguir- ha sido de los pocos que ha intentado enderezar el rumbo aunque probablemente llega tarde. Pero, claro, és más fácil echarle la culpa a Reagan y a Thatcher. El primero murió en el 2004. Ni siquiera había empezado la crisi. Y la segunda en el 2011.

 

16 Comentaris

Publicitat
#10 Julian, Madrid, 02/11/2016 - 11:09

La Thatcher murió en 2013.

#8 RERE ELS PASOS DE CiU, Barcelona, 31/10/2016 - 09:07

Quan una formacio politica abandosa el seu espai natural despista al seu electorat

El PSC segueix els pasos de CiU vol ser, el que no es
massa ambiguetat i tensions internes

Va al darrera dels indepes DEMANANT CARITAT

I l'electorar vol CLARETAT I FERMESA
cosa que no te, ADEU PSC

#7 Sarola, Castelldefels, 31/10/2016 - 08:44

#4

No tant sols som diferents i millors que ells si no que es universalment sabut que ¡Som una Maravella!

#6 Faithless, Barcelona, 30/10/2016 - 23:03

Sr. Rius, el "Español" que Vd. malescribe ya hace años que no existe. Supongo que se refiere al Espanyol, club del que me honro de ser socio. Por lo demás estoy de acuerdo con su artículo.

#5 Ignasi Ripoll, Sant Carles de la Ràpita, 30/10/2016 - 22:46

No baixa tant l'esquerra. Els votants més aviat han canviat de partit. El PSC baixa, igual que el PP i els Convergents, pels casos de corrupció acumulats, incloent portes giratòries, indults i altres marranades pròpies de la casta, de la qual la gent ja n'està farta.