La Punteta · 26 de Setembre de 2017. 13:04h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Que vienen los ultras

La Vanguardia, 3 de septiembre del 2017

 

Vamos a hacer un hueco en el proceso para hablar de las elecciones en Alemania del domingo pasado. Y más concretamente de la irrupción de la ultraderecha como tercera fuerza política con un 13% de los votos. De cero a 94 diputados en apenas cinco años.

Ahora todos los sesudos analistas, tertulianos, expertos y profesores se van a llevar las manos a la cabeza. Seguramente lanzarán también las más variopintas teorías sobre cómo cerrar el paso a la extrema derecha. De hecho, Merkel ya ha propuesto un tripartito a tres (conservadores, socialdemócartas y verdes) para evitar quemarse sola.

Este será su cuarto mandato. Una de las virtudes de los políticos, como los deportistas de élite, debería ser retirarse a tiempo. No aciertan nunca. Aunque, en efecto, debe ser difícil escoger el momento. En general tienen hambre de micrófono.

¿Pero cómo no va a entrar la ultraderecha si Merkel, con los refugiados, fue barra libre? Creo que sucumbió a la presión. Ya venía del episodio aquel de la niña palestina a la que hizo llorar por decirle que probablemente no podría permanecer en el país. Entonces decía precisamente eso: no todos los inmigrantes pueden quedarse.

Y luego vino la crisis griega. Todavía recuerdo manifestaciones en Atenas donde la pintaban con un bigotito a lo Hitler. Quizá con su actitud quiso demostrar que es humana. Que también tiene corazón. Al fin y al cabo procede de la Alemania del Este. Ella misma sabe, por background familiar, lo que son los refugiados.

Pero un político que se precie no puede ceder ante el qué dirán. Entre otras razones porque una cosa es la opinión publica y la otra la publicada. Una cosa es lo que dicen los medios y la otra lo que relamente piensan los electores. Y, créanme, en la época de las redes sociales los segundos van cada vez más por libres.

Pero cómo no van a votar a la extrema derecha si hasta un diario tan comedido como La Vanguardia aseguraba el pasado día 3, a toda página, que la decisión de Merkel de obrir las puertas “ha cambiado el país”.

Y más que cambiara en los próximos años porque la tasa de natalidad en la población musulmana es muy superior a la nuestra aunque este es un tema completamente tabú. La tasa de natalidad en Marruecos, por poner un ejemplo, es del 21,64 por mil (1).

Alentada también por una generosa política de ayudas sociales en las sociedades occidentales. No pasaría nada si estuviese garantizada la integración pero éste es un tema muy complicado. El Islam és más que una religión: es una identidad religiosa, cultural y social.

Un presentador de TV3, Toni Cruanyes, nada sospechoso de simpatizar con la pujante Alternativa para Alemania, ya publicó en el 2013 un libro en el que explicaba que “si no cambia la tasa de natalidad de los alemanes, en el 2300 desaparecerán como pueblo” (2).

Y unos años antes, un miembro del Bundesbank, Thilo Sarrazin, publicó otro en el que advertía de una decadencia paulatina de Alemania debido a la inmigración musulmana. El economista en cuestión no era de la AfD -entonces ni existía- ni de la CDU sinó del SPD. Tras la polémica lo defenestraron del cargo y del partido pero el libro fue un éxito de ventas.

Porque no se creerán ahora que los casi 5,8 millones de personas que han votado a los de Alternativa para Alemania son todos neonazis, racistas y xenófobos como se han apresurado a ridiculizarlos los del Borussia Dortmund. Eso es caer en el tópico.

Al contrario,  no se pueden conseguir estos resultados si no te votan las clases medias y las clases populares. Como Marine Le Pen, que hacía mítines en las fábricas. A los Alternativos los han apoyado exvotantes decepcionados de todos los partidos.

Además, la extrema derecha actual no tiene nada que ver con la de los años 30. No quiere acabar con el sistema democrático, sino integrarse en él. Llegar a la cúspide: gobernar. Como todos. Y en algunos países como Holanda, Noruega o Dinamarca ya lo hacen. Desde dentro o desde feura. Nótese que todos són regímenes parlamentarios mucho más avanzados que el nuestro.

Lo que decía al principio -y perdonen el tostón- los sesudos analistas, tertulianos, expertos y profesores universitarios -éstos suelen ser los peores- no tienen ni idea. Vn la inmigración como un fenómeno teórico. Probablemente ni siquiera viven en barrios con mucha inmigración. Y llevan sus hijos a la escuela privada o a la concertada. Tampoco van a la sanidad pública. Ni compiten por las ayudas sociales.

El otro día tuve la suerte que me insultó en twitter un cargo electo de la CUP o similar. Además de maestra era concejal de educación. Pero luego descubrí que vive en un núcleo de población de menos de 200 habitantes. Ni siquiera debe haber inmigrantes. Así es muy fácil dar lecciones. Y apuntarse al Refugees Welcome. Cómo empiecen a mándarlos a Pedralbes, Sant Cugat o la Moraleja a ver qué dicen sus vecinos.


(1) Ministerio de Trabajo e Inmigración: Guia de Marruecos para Españoles, pàg 50

(2) Toni Cruanyes: “Un antídot contra l’extrema dreta”, Tres i Quatre, València 2013, pàg 34 (Dudo que haya traducción al castellano)

21 Comentaris

#15 LuisAlb, ZGZ, 28/09/2017 - 09:30

No obstante en el caso de los sirios, ya estuvieron en Hispania hace siglos en aquellas olas migratorias. Si uno se fija en las caras de los refugiados sirios, y los compara con una parte de las de personas que nos rodean, veremos rasgos que no nos extraños.

#14 LuisAlb, ZGZ, 28/09/2017 - 09:28

Lo de que la tasa de natalidad en la población musulmana es muy superior a la nuestra, cierto. No se preocupan del número que pueden tebner, ya que para eso todas las madres siempre estarás en casa, como sucedía aquí en tiempos. Pero notodos son musulmanes. Los llegados de Siria son tanto musulmanes como cristianos.

#13 LuisAlb, ZGZ, 28/09/2017 - 09:25

EStoy de acuerdo con su articulo. Aquí llegará tambien el resurgimiento de la extrema derecha, e scustión de tiempo. Merkel justificó su politica conlos refugiados porque está en la ley. Porque hay un estudio que en el futuro no se podrán pagar pensiones en Alemania. Otra cosa es que cantidad de personas puedes acoger.

#12 PQG, Península Ibérica, 27/09/2017 - 23:19

Señor Rius yo creo que debería usted escribir más artículos que no tengan nada que ver con el proceso. Ver a independentistas y no independentistas compartir sus opiniones sin ponerse de mala leche los unos con los otros es refrescante.

#11 pepe.----, andorra, 27/09/2017 - 15:01

entonces q no quieras q tu pais sea invadido por musulmanes, q no quieras q tu pais tenga la sharia en los barrios musulmanes y pretender q el q no tenga contrato de trabajo se vaya fuera del pais ¿es ser de ultraderecha? pues vaya, no sabia q los andorranos fueran todos ultraderechistas, ¿Q son entonces en Kuwait y Arabia Saudi? Megaultras?