Publicitat
Cartes al Director · 21 de Maig de 2018. 10:49h.

“El problema de los millennials”

Aleix Herreras

“El valor añadido de un trabajador es un elemento extra que se aplica como consecuencia de un proceso de formación, experiencia, o en su actitud. Es decir, todo lo que un profesional puede añadir a sus servicios con el objetivo de mejorarlos y conseguir que el empleador y/o consumidor lo escoja”.

Suena interesante, ¿verdad? El valor añadido de una persona puede hallarse en una capacidad innata o adquirida, en su inspiración, trato, sentido del humor o, sencillamente, en un estilo propio. “¿Qué nos hace únicos?” Entre tanto reportaje de domingo por la noche rezumando victimismo colectivista y realities que ensalzan a diario la capacidad de asimilación a un estilo uniforme, nos hemos olvidado de que con el esfuerzo individual cada uno de nosotros puede entrenar, definirse, superarse, diferenciarse de la competencia y, ¡sí!, venderse.

El problema de los millennials en España no fue la crisis de 2008 (habrá otras crisis). Nuestro problema es que nos educaron para heredar la Tierra y nos abandonaron en el mundo real. Los millennials tuvimos la opción de estar mejor formados que nuestros predecesores. Pero ese exceso de confianza en el sistema educativo (“¡si estudias, tendrás un trabajo!”) nos hizo menos competitivos. Muchos millennials han caído presos de un victimismo extremadamente autocompasivo. Culpan a sus padres, a la crisis y al sistema de sus propios fracasos. Exigen soluciones a todos menos a ellos mismos. Subestiman el impacto que tiene la toma individual de decisiones sobre el destino de sus propias vidas. Eluden autodeterminarse.

Cuando dudamos de nuestro perfil profesional, es mejor preguntarse: “¿lo que yo hago para ganarme el pan puede hacerlo otra persona exactamente igual que yo?” Si la respuesta es no, ¡enhorabuena, heredarás la Tierral! Si la respuesta es sí, significa que eres sustituible. ¿Cuál es tu valor añadido? ¡Desarróllalo y véndete al mejor postor! Si no lo haces (mejor dicho, si no lo intentas), nos lo pondrás más fácil a los que hemos aprendido a diferenciarnos de la competencia y serás una víctima más (¡que ironía!) del victimismo. ¡Suerte!

Publicitat

5 Comentaris

Publicitat
#5 Rociio, Vilanova i la Geltrú, 26/05/2018 - 09:06

de masters, postgrados y mil títulos más. Asi .lo vemos en casa hablando con muchisimo conocimiento de causa, pero apenas nadie leerá este semanario digital que hace poco descubrí y pasarán desapercibidas mis opiniones personales erróneas o acertadas, pero mías.

#4 Rociio, Vilanova i la Geltrú, 26/05/2018 - 09:05

intereses, políticos, que en cada lugar haya una Universidad además del mantenimiento de plantillas, funcionarios o no, jornada completa o profesorado asociado, etc... Es así, en el papel todo el mundo asevera rotundamente que saben un huevo y luego rascas y parece que se han olvidado de lo aprendido, tipo enfermedad de Alzheimer. Eso si se jactan

#3 Rociio, Vilanova i la Geltrú, 26/05/2018 - 09:03

El sistema tiene gran culpa. El educativo. Lo afirmo: en la enseñanza no universitaria pública NADIE quiere problemas: dirección, inspección, políticos y aún así hay fracaso aprobando mucha gente que no llega. En la concertada, en los niveles concertados si no hay una determinada ratio no conciertan. Y en la Universidad, en la pública hay cierto

#2 Marisa Herreras, Madrid, 22/05/2018 - 10:30

Me parece una idea bastante lógica en estos tiempos, creativa, sugerente, estimulante , que aumenta la riqueza personal y social y...."chapeau"!!!!Aleix

#1 Raul, Sabadell, 22/05/2018 - 10:13

Efectivamente. Estoy de acuerdo.