Publicitat
Cartes al Director · 12 de Novembre de 2018. 14:44h.

El sector processista

Toni Tena

A servidor cuando era pequeño le explicaron en el colegio que la economía se dividía básicamente en tres sectores: el primario, el secundario y el terciario. Sin embargo, parece ser que a esta Cataluña de vodevil que nos ha tocado vivir se le ha añadido un nuevo sector que seguramente pronto será motivo de interés, de estudio y de admiración por parte de las facultades de economía más importantes del mundo. Ya saben, aquello de que "el món ens mira"…

En efecto, este nuevo sector tan "nostrat", al que propongo bautizar como “sector processista”, supone ya una ramificación más de la economía catalana que auguro en un futuro no muy lejano aportará un porcentaje más que respetable al PIB nacional, a falta de sedes sociales y fiscales de "empreses poc compromeses". Es tal la ingente mano de obra que demanda este nuevo sector, que nuestros líderes e ideólogos han empezado a importar talentos desde Argentina, Reino Unido e incluso la pérfida y turca España. Todo sea con tal de ocupar las vacantes que la nueva industria genera y responder, claro está, a las necesidades de la desamparada ciudadanía.

Cuando los catalanes al fin lleguemos a Ítaca y vivamos en una Arcadia feliz en la que la pertenencia al opresor estado vecino sea un recuerdo gris, nuestras hijas e hijos aprenderán en el colegio que el sector processista llegó a ser uno de los pilares de la economía catalana, que llegó a convertirse en la mayor agencia de colocación de conocidos, familiares y afines a la causa. Ya sea en parlamentos cerrados según mercado, en instituciones de nombre rimbobante y épico creadas ad hoc, en medios de comunicación que son la envidia de la BBC o en exilios dorados en Bélgica. Todo ello a costa del erario público; del dinero del contribuyente, tanto del que alegremente lleva años votando este sainete, como de aquel al que los infatigables “trabajadores” del sector processista menosprecian, ningunean o insultan cada día.

De todos es sabido que el trabajo dignifica, pero es que en el caso de este nuevo sector también enriquece… ¡y mucho!

Publicitat

0 Comentaris

Publicitat