Cartes al Director · 20 de Desembre de 2021. 07:46h.

La sanidad catalana

Fernando. G. Jaén

En primer lugar, Señor Rius, permítame mostrarle mi alegría por su reincorporación en las tareas de periodista allí donde el Govern no deseaba verle. Espero que lo traten con más respeto, a usted y a la libertad de expresión, particularmente en la vertiente fiscalizadora de las tareas de gobierno.

Me permito ponerle a continuación una carta al Director, de la vivencia mía con la sanidad catalana esta semana, que me parece intolerable y por si la considera publicable:

Tras meses esperando cita para una resonancia de tobillo, me llamaron hace dos o tres días desde Sagrat Cor, indicándome que era una derivación de Valle Hebrón (en el CAP, en su día,  en mostrador, me dijeron que podrían hacérmela en el CAP o Valle Hebrón). La cita que me proponía la señorita era el día 21 de diciembre ¡a la una y media de la madrugada!, lo cual me sorprendió, me extrañó y pedí confirmación y si era la única hora posible. Me dijo que las derivaciones de Valle Hebrón se hacen durante la madrugada, a partir de las 12 de la noche. Pedí otra hora menos extraña y me dieron la del día 23 ¡a las doce de la noche!

Me parece intolerable que un paciente no ingresado hospitalariamente tenga que ir de madrugada a hacerse una prueba. Es la primera vez en mi vida que me sugieren semejante disparate, que considero atenta a los derechos del paciente, pero un ciudadano no es un paquete, y el argumento que me apuntó la señorita de que las máquinas trabajan toda la noche, no es otra cosa que un argumento productivista propia de fábricas industriales privadas, a tres turnos de trabajo. Los pacientes somos  personas, y un horario de 8 de la mañana a 8 de la tarde es suficientemente amplio para dar cabida a las pruebas o, en caso de necesidad, aumentar el servicio con más dotaciones de personal y maquinaria, sin que se nos infrinja el doloroso y peligroso hoy ya en Barcelona, paseo de madrugada para hacernos una resonancia de tobillo. En último término, la sanidad la pagamos los ciudadanos, siendo pública ha funcionado muy bien muchos años, las privatizaciones, encaminadas al lucro por aumento de productividad, no es de recibo en los pacientes. 

Aunque acepté la de las doce de la noche no me parece aceptable y he solicitado al CAP que para el día 23 o en sucesivos días la resonancia encargada por un médico de mi CAP, por el que tengo alta estima.

Reciba un cordial saludo y el deseo de unas Felices Fiestas a la entrada del año 2022.

Fernando. G. Jaén.

Publicitat
Publicitat

0 Comentaris

Publicitat