Publicitat
Cartes al Director · 19 de Març de 2018. 11:49h.

Orgullosos de estar divididos

Ramon Ventura

Una estelada en un balcón. Una rojigualda en otro. Parejas paseando, orgullosos con sus lazos amarillos. Otras con lazos con la bandera de España. Esta visión se encuentra uno si pasea por Barcelona hoy en día. Una visión preocupante.

Preocupante porque pese a que parece que por el momento la política en las instituciones está mucho menos agitada que durante los meses de octubre, en la ciudad, observando a los electores, se percibe que el conflicto sigue, una voluntad de pisar al adversario persiste en una parte de la sociedad catalana (en ambos extremos) y, lo peor, quién exhibe sus símbolos lo hace con tanto orgullo, que da la sensación que las posiciones son, hoy en día, irreconciliables.

Es verdad que dos amigos de toda la vida quizás no tengan ningún problema pese a ser de opciones políticas muy distintas. Sin embargo, es verdad también que dos personas no entablarán contacto si sin conocerse ven que su interlocutor alardea de una tendencia política que no se comparte. Todos tenemos una opinión al respecto de la situación política. No hace falta que la hagamos pública, ya que si la tendencia sigue, vamos a ser una sociedad aún más dividida, con unos bloques diferenciados y enfrentados.

Publicitat

1 Comentaris

Publicitat
#1 Gran refelxión, Terrassa, 26/03/2018 - 14:44

Yo tb hace falta que digo que una de las virtudes de la democracia es que nadie tiene por qué saber qué piensas tú. Llegan las elecciones, y votas a quien meor te parece que va a defender tus intereses, sean esos los que sean. Pero, a la vez, nadie tiene por qué saber cuáles son esos intereses. En cambio, ahora es pública la ideología de todos.