Cartes al Director · 3 de Juny de 2022. 10:22h.

Por vulnerar su deber de neutralidad ideológica

Martin Martínez

Parece difícil impedir la existencia de dos bandos enfrentados. Parece difícil mantener la paz sin los mediadores, sin los que huyen de la radicalidad, sin los que se alejan de los extremos.

Parece difícil mantener la paz, sin la neutralidad de los espacios y de las instituciones públicas. Es decir, sin la neutralidad de lo común, de lo que es de toda la comunidad.

¡De eso va, este artículo!, del Digital E-Noticies: «Condena la UPC. Un juzgado considera que no respetó la “neutralidad” política».
Esta universidad se posicionó en contra del Tribunal de Cuentas. ¡Porque había actuado en contra de antiguos miembros del gobierno de la Generalitat!. Se posicionó, aunque le toca ser neutral.

Durante el proceso soberanista muchas universidades se posicionaron políticamente a su favor. Dicha sentencia constituye una novedad. ¡Una novedad muy esperada!. (...). Durante muchos años hemos vivido en un entorno poco saludable, en un entorno contaminado: la escuela, la universidad, los medios. (...). ¡Y las calles!. Los lazos amarillos y las esteladas no engalanaban, pues eran los símbolos de una parte.

Publicitat
Publicitat

0 Comentaris

Publicitat