Publicitat
La Punteta · 28 de Novembre de 2019. 10:02h.

JOSÉ GONZÁLEZ

La fiesta del día de Acción de Desgracias y su amiga Black Friday

Se acerca el “Black Friday” y hay que comprar de modo compulsivo no vaya a ser que acabe el mundo por exceso de stocks de cacharros. Está bien esto de comprar y pensar que hacemos mejor negocio que el vendedor. Es una tradición importada de Estados Unidos y funciona como una pastillita de felicidad durante unos días. Pero no lo hicimos bien porque no pedimos prestado su Día de Acción de Gracias que va justo antes de ese Viernes Negro. Que digo yo que lo de Negro no será esta vez cosa de Vox.

 

Nunca es tarde para traernos aquí esa efeméride de agradecimiento y encuentro familiar, aquí somos mucho de pillar para casa todo lo que anda suelto. Sucede que tendremos que adaptarlo a nuestras tristes circunstancias sociales e incluso sería menester acoplarlo al día de las gangas. O sea que, ya puestos, reunamos en la mesa del pavo de las desgracias a los dirigentes del PSOE y los de Esquerra. Que hagan ver que cenan juntos mientras destrozan el pavo de modo egoísta.

 

Aunque para pavo el que tienen los yayos y alevines del Tocapelotas Fútbol Club que vienen cortando la Meridiana desde hace 40 días. Esto es por culpa de que los jubilados no tienen obras para ir a ver en Barcelona. Y lo de los chavales se arreglaría con unas litronas o algo de porno en el móvil. Aplíquense a las soluciones y hagan el favor de comportarse bien y dejen de ser aprendices de gamberros recalcitrantes. Hecho el inciso, vamos a lo que vamos.

 

Va a ser complicado que de esa mesa del nuevo Día de Acción de Desgracias salga algo bueno para todos. Sánchez quiere investirse como presidente porque él lo vale y con la ayuda de Pablenin Bolívar y de Galapagar, marques comunista, revolucionario y lo que convenga, oiga usted. Enfrente, compartiendo un pavo chungo y vino gorilero, unos  “esquerranos” neocarlistas que quieren dinamitar el estado español y ahora lo intentan con unas nuevas sonrisas enlatadas. Y, si acaso, salvar a sus presos para los que no tienen el coraje de abrirle las puertas porque, presumo, están más cómodos gimiendo su legítimo dolor. Con Rufián vomitando el pavo y Sánchez recogiendo los restos se pasa una velada tan ricamente.

 

Acabada la mesa de las Desgracias, paso a señalar a los queridos lectores una serie de ofertas que van a encontrar en este particularísimo Black Friday del carajal catalán. Pero no se confundan que no son gangas sino saldos y no devuelven la pasta. Para empezar tienen en Ali Express un muñeco de Iceta que baila temas de Queen como los ángeles y no se le gasta nunca la pila. También tiene un botón que cuando lo aprietas grita algo de federalismo asimétrico y farfulla no sé qué inmersión pero sin meter la cabeza. Todo eso lo remata con un “Pedrooo, qué bonico eres”.

 

En Amazon tienen al “Joker cedeerre” con un puerto USB conectado con Puigdemont. El muñeco te insulta, te quema el piso y te patea. Todo ello mientras sonríe y sintoniza y ofrece la señal de TV3 en una pequeña pantalla que tiene a la altura de los huevos. Resulta muy apropiado para veladas aburridas. Por dos euros más lo acompañan de de un artefacto para hacer tsunamis en la bañera que hará las delicias del peque indepe.

Por otro lado, en Rakuten hallarán unos lotes de productos para la independencia a buen precio, aunque te meten una comisión que flipas porque vienen dentro de unas urnas chinas. Contienen camisetas, bocadillos de fuet,  fotos dedicadas por Torra y un lote de antidepresivos sin receta. No lo descarten para ir preparados a la próxima Iliada, digo Diada. La urna, una vez vaciada, queda muy bien en el despacho junto a los títulos académicos.

 

Resulta también muy atractiva la muñeca de las CUP. Bueno, no le gusta a casi nadie pero si la miran bien igual hay algo de atractivo, que en esto no hay ciencia alguna. Eso sí, no la hagan enfadar que se trae otras parecidas y te “okupan” el piso que queda hecho unos zorros. Lo único bueno es que cuando se cansan de tu piso, cogen y se van al chalet de sus papis a seguir la revolución de sus barrigas.

 

Aunque no están invitados a la fiesta del pavo de las Desgracias, he visto también otras ofertas en la red por si usted anda bien de pasta y se estira más. Hay disponibles unas miniaturas de Albert Rivera, “gadget” tecnológico que le ofrece ayuda en las labores domésticas. Lo malo es su estrategia: tan pronto te mete un pollo en la lavadora como se pone a cocer las sábanas.

 

Pueden también encontrar productos de Vox como una cabra mecánica de la Legión. Incluye la lista completa de las ayudas a extranjeros y también un sistema de satélite para detectar las llegadas de inmigrantes ilegales. E incluso pueden encontrar regalos del PP. Destaca uno que es una una gaviota-dron que va pescando votos mientras intenta arrancarse con el pico su plumaje formado por sobres y billetes de 500.

 

No me dirán que no les doy ideas de regalos inútiles para fundirse el peculio y acabar cabreado como un mono. Felices compras y demos gracias al menos por estar vivos.

 

Publicitat
Publicitat

0 Comentaris

Publicitat