Publicitat
La Punteta · 4 de Gener de 2021. 09:52h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

A fuego lento

La noticia saltó a media mañana del penúltimo día de 2020: Miquel Iceta anunciaba que daba un paso al lado y cedía su sitio, como candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, a Salvador Illa, secretario de organización de los socialistas catalanes y ministro de Sanidad del Gobierno de España.  La buena proyección mediática del ministro hace creíble que los socialistas puedan dar el sorpasso al secesionismo el próximo 14-F.

Hacía meses que en los conciliábulos políticos barceloneses se especulaba con esa posibilidad, pero nada consistente se había filtrado desde la sala de máquinas del PSC. Más bien al contrario. A principios de otoño el propio Iceta quiso acabar con las especulaciones y en una entrevista en TV3 afirmó, con rotundidad, que él sería el candidato. No obstante, días antes de Navidad corrió el rumor de que Miquel Iceta convocaría a la prensa para anunciar “algo importante”. Blanco y en botella. Sin embargo, llegaron las Fiestas, nos comimos los turrones y descorchamos el cava sin novedades.

 

Miquel Iceta es un político de largo recorrido. Empezó su militancia, muy joven, en el Partido Socialista Popular (PSP) de Enrique Tierno Galván. Cuando esa organización fue absorbida por el PSOE Iceta pasó al PSC. A partir de ahí inició una importante carrera que llegó a su punto álgido con el acceso a la primer secretaría del socialismo catalán en julio de 2014. Justo cuando el derecho a decidir estaba en plena efervescencia y el PSC pasaba por uno de sus peores momentos desde su fundación en 1978. Entonces Iceta mostró su talla de dirigente, con templanza, paciencia y mucha mano izquierda el socialismo catalán poco a poco fue remontando la situación, aunque desde el mundo nacionalista se daba a los socialistas por amortizados.  Es evidente que, si en aquellos días aciagos el PSC hubiera sucumbido, hoy Pedro Sánchez difícilmente estaría en la Moncloa.

Para relanzar el partido Iceta contó, desde 2016, con Salvador Illa que asumió la secretaría de organización. Un semidesconocido que demostró una capacidad de trabajo y de llegar a acuerdos fuera de lo común. Vertebrador de las negociaciones con ERC para que estos apoyaran la investidura de Sánchez, artífice del acuerdo entre JxCat y el PSC para que Nuria Marín presidiera la Diputación de Barcelona; de la misma manera que puso su grano de arena para llegar a pactar con En Comú Podem y hacer un gobierno de coalición en el Ayuntamiento de Barcelona, desplazando así a ERC de la gobernanza de la ciudad.

 

Miquel Iceta es un político sólido y de considerable prestigio, tanto en el ámbito interno del PSC como en la calle Ferraz de Madrid y por extensión en el palacio de la Moncloa. Pese a todo, las encuestas, desde principios de verano, venían diciendo que, aunque el ascenso de los socialistas, con Iceta a la cabeza sería considerable el 14 de febrero, no sería suficiente para arrebatar la hegemonía al independentismo. Sin embargo, con Salvador Illa al frente, las posibilidades de obtener un gran resultado eran mayores e incluso se podría ganar en votos a ERC. 

Por eso, este cambio de candidato se ha cocinado a fuego lento. Es la consecuencia de un largo proceso de reflexión. El pasado mes de noviembre, en pleno pico de la pandemia, Pedro Sánchez y Miquel Iceta se reunieron en la Moncloa y rubricaron el cambio, a la vez que acordaban no hacerlo público hasta el 30 de diciembre, día límite para confirmar la candidatura en el Consell Nacional del PSC (máximo órgano entre congresos).

Desde luego la apuesta es arriesgada, a la oposición le ha faltado tiempo para salir en tromba a criticar la maniobra. Los que hace cuatro días pedían su dimisión ahora consideran una irresponsabilidad que el ministro de Sanidad deje el cargo. Olvidan que ese es un trabajo de equipo, con la hoja de ruta trazada, de coordinación y también de lealtad institucional. Lealtad institucional, algo que en algunas comunidades autónomas han demostrado no saber lo que es.

 

En opinión de Albert Batet, presidente del grupo parlamentario de JxCat, “con este movimiento el PSC pone de manifiesto su anti catalanismo”. Y para Laura Borras, “esto nos confirma que el PSC sigue siendo el PSOE”, (sic).

 

El hecho cierto es que la maniobra ha supuesto una fuerte sacudida en la tablero de la política catalana y, seguramente, en el de la española a medio plazo. Días atrás parecía que todo estaba decidido y solo faltaba saber por cuan iban a ganar los independentistas. En cambio ahora todo está abierto y es posible que el encaje de bolillos tenga que volver a funcionar.

 

Lo acertado o no de esta estrategia lo sabremos el 14 de febrero a partir de las ocho de la noche. No obstante, ya podemos ir extrayendo unas cuantas consecuencias, primera, Iceta ha sabido apartarse cuando lo más fácil e, incluso humano, hubiera sido mantenerse contra viento y marea. Segunda, el PSC, recupera la ambición autonómica y va a por todas. Tercera, los adversarios se han puesto nerviosos, la prueba evidente es que, tanto los de aquí como los de allí han salido a criticar en aluvión, algunos con auténticas boutades (tradúzcase por tonterías). Cuarta y, quizás, la de mayor calado político, con el soporte inequívoco de Sánchez a esta iniciativa se pone de manifiesto que se quiere recuperar el terreno de la política para solucionar el problema entre Cataluña y el resto de España.

 

En fin, podría esgrimir alguna razón más del acierto de este cambio, pero, se me acaba el espacio, y las expuestas me parecen bastante razonables.

 

Bernardo Fernández

Publicitat
Publicitat

6 Comentaris

Publicitat
#5 Manolo C. B., Sc, 06/01/2021 - 20:47

Al filósofo Isla le han nombrado por pragmatismo electoral. Cabe preguntar para que..supongo que al final será para continuar regionalmente la política de Sánchez. Que siempre será mejor que la de los racistas-secesionistas, aunque para eso valdría hasta un mono.

#4 Juan, Barna, 05/01/2021 - 17:30

Quizás el PSC no consiga nada, pero al menos planta cara a los indepes, mientras que Ciudadanos está en caída libre y el PP ni está ni se le espera, debe ser porque está reclutando lo que otros ya no quieren, Roldan, Parera..., como está el mundo.
Buen año a todos.

#3 Juan, Barna, 04/01/2021 - 18:42

Celebro que Perico haya vuelto a dar su opinión aunque no la comparta. Tanto él como el colega Pepe han estado desaparecidos cuando Fernández a tocado temas sociales o de defensa del castellano, como hizo en aquella magnífica columna de "NI después de muertos". Estás claro que a ellos los que les va es meterse con los socialistas.

#3.1 Perico, Matadepera, 05/01/2021 - 10:08

Yo también celebro que no estemos de acuerdo, si no sería muy aburrido. Feliz año 2021, Juan.

#2 Juan, Barna, 04/01/2021 - 17:55

El PSC ha hecho una apuesta valiente poniendo a Illa de cabeza de lista para el 14 F. Es la mejor manera de plantar cara y que los indepes vean que esto va en serio y el chollo se les puede acabar. Hay gente muy desencantada que empieza a ver la luz y que todo eran patrañas y mentiras. Ahora es ele momento. A por ellos.

#1 Perico, Matadepera, 04/01/2021 - 11:57

Yo he leído por ahí que fray Junqueras se negaba en redondo a pactar nada con el Fred Astaire nacionalista, de modo que la única forma de que el PSC-Psoeta pueda tener alguna opción de tocar poder era ponerle a un lado, porque que estos chupópteros profesionales puedan dar el sorpasso a los lazis sólo cabe en su cabecita de marioneta.