Publicitat
La Punteta · 31 de Març de 2020. 12:41h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Benditos alcaldes

Quiero rendir un homenaje a los alcaldes.

Algún día, a las ocho de la noche, también habría que aplaudirles a ellos. Son los que están más al pie del cañón.

No es fácil ser alcalde.

¿A quién se quejan los vecinos cuando se estropea una farola? ¿Cuando huele el contenedor de las basuras? ¿Cuando aparece un bache en plena calle?

Al alcalde. Sobre todo en los municipios pequeños.

Por eso ejercer de primer edil es una ardua tarea. Con frecuencia es la escuela perfecta para cargos superiores.

La prueba es Zapatero, que pasó directamente de diputado raso a presidente de Gobierno.

Si al menos hubiera sido alcalde quizá otra gallo hubiera cantado con la crisis económica.

Con el coronavirus ha pasado lo mismo.

Algunos alcaldes han decidido coger el toro por los cuernos y tirar pa’lante. Benditos sean.

El jueves pasado los de la Conca d’Òdena ya decidieron poner en marcha un hospital de campaña en el complejo deportivo municipal de Igualada. El mismo en el que juega el equipo local de baloncesto. Está dotado de calefacción.

Son alcaldes de todos los colores: Marc Castells (Igualada, PDECAT); Noemí Trucharte (Vilanova de Camí, PSC); Jesús Miguel Juárez (Santa Margarida de Montbui, Ara Montbui) y Maria Sayavera (Òdena, ERC).

Dos días después le pregunté a la consejera de Salud, Alba Vergés, en rueda de prensa telemática sobre el tema y evidenció la descoordinación entre ayuntamientos y consejería. Aseguró que “no había aún en marcha ningún hospital” e incluso que no era “necesario”.

El mismo día la Guardia Civil ya había instalado otro hospital de campaña en Sant Andreu de la Barca (Baix Llobregat) a petición del alcalde, Enric Llorca, socialista en este caso.

Llorca -alcalde desde 1995- juega quizás con ventaja porque antes de dedicarse a la política municipal full time ejerció como médico de família en la sanidad pública.

Se lo vio venir y recurrió al instituto armado que tiene, en esta localidad, su acuartelamiento más grande en Catalunya.

Paradójicamente, ha sido objeto de críticas tras el 1-0. Indepes protestaban delante del cuartel en protesta por las cargas policiales.

Y hubo polémica en un instituto cercano entre profesores e hijos de guardias civiles. Justicia y el Departament d’Ensenyament acabaron archivando el asunto.

El de Martorell, Xavier Fornollosa, del PDECAT, ha decidido por su parte convertir el hospital de salut mental del Sagrat Cor en otro de campaña y medicalizar un hotel de la localidad de cuatro estrellas: el Ciutat de Martorell.

Incluso Ada Colau ha decidido dejar de lado sus prejuicios ideológicos y ha recurrido al Ejército para poner en marcha un recinto para los sin techo en la Fira.

¡Bien hecho! Esperemos que la alcaldesa de Barcelona no vuelva a cuestionar más la presencia militar en el Saló de l'Ensenyament.

Al fin y al cabo, un Ejército necesita soldados. Es decir, de jóvenes que deciden alistarse.

Por eso, cuando más de una quincena de alcaldes piden a Torra, en una carta abierta, que “se ponga al frente” no les falta razón.

“Sin ánimo de hacer reproches” explicaban que llevan días haciendo gestiones.

Pedían hoteles para que puedan “descansar el personal sanitario” y evitar que lleven el virus -en caso de ser portadores- a sus familiares más cercanos.

Reclamaban la “instalación de hospitales de campaña equipados” y finalmente llamaban la atención sobre las “personas mayores que se están muriendo en nuestras residencias”.

Tampoco es fácil antender sus demandas en estos momentos. Una cosa es preparar un hospital de campaña o reconvertir un hotel y la otra dotarlo del equipo y el personal necesario.

Lo sabemos. Por eso nos vamos ahorrar ahora las críticas al Departament de Salut. Tiempo habrá de analizar su gestión y aprender de los errores.

Pero lo que no se merecen los alcaldes de uno y otro lado es una respuesta como la de la portavoz del Govern, Meritxell Budó -muy en su línea por su parte-, que casi los mandó a freir espárragos.

“Si un gobierno de la Generalitat tiene vocación municipal es el gobierno actual”, empezó recordando probablemente su propia trayectoria.

Luego defendió que estaban “en contacto directo" con todas las entidades municipalistas: La ACM, la FMC, la Associació de Micropobles y las cuatro Diputaciones.

Aunque no es lo mismo las entidades que los ayuntamientos directamente. Por un momento pensé también que iba a citar a la AMI (Associació de Municipis per la Independència).

“Ahora no es el momento de hacer política, es el momento de remar juntos”, añadió la portavoz de un gobierno que no ha parado de hacer justo lo contrario.

El propio presidente Quim Torra casi acusó al Gobierno español de dejar morir a los catalanes en una entrevista en la BBC. Y luego todavía envió cartas de queja a los mandamases de la Unión Europea.

“No es el momento de hacer partidismo”, insistió Budó tras unos momentos de titubeo y de volver a mirar la chuleta.

Acabó con una indirecta final a los alcaldes socialistas: “lo que pediría es que si quieren colaborar, el hecho de formar parte del mismo partido político, del PSC, y por tanto del partido que gobierna en el Estado español, el PSOE, les pediría que nos ayuden a que el gobierno del Estado español tome todas las medidas que la ciudadanía nos pide”. Con esa tendencia innata, por otra parte, de hablar en nombre de todos.

Pidió igualmente “todas aquellas medidas que nos permita proteger a los trabajadores y trabajadoras de nuestro país”. El mensaje subliminal que ya lanzó Torra al principio de la crisis -y Puigdemont desde Waterloo- de que España nos infecta y, por tanto, nos mata.

A continuación todavía ofreció una muestra de solidaridad. Pidió que “sea el Estado el que soporte el peso económico de esta crisis”.

Una cosa es pedir y la otra dar ejemplo porque el mismo Govern que ha pedido una renta universal -sin ni siquiera los estudios estudios correspondiente sobre su impacto económico- es incapaz de ofrecerla de motu proprio.

Sólo se le olvidó pedir la devolución de las competencias en sanidad e interior, congeladas con el estado de alarma, como ha venido insistiendo últimamente en casi cada compacencia.

La agresividad de Budó refleja su propia inseguridad personal -y de paso la del Govern- al pensar que incluso en estos momentos la mejor defensa es un buen ataque.

Se equivoca. Lo que pide la ciudadanía a la que tanto ella alude es tranquilidad, firmeza e ideas claras.

La realidad es que ante la inoperancia, inefectividad o desbordamiento del Departament de Salut algunos alcaldes han decidido dar un paso al frente.

Lo dicho antes: tiempo habrá de evaluar la gestión de la Generalitat en las semanas previas a la crisis pero -como la del Gobierno central- no inspira al optimismo.

Por internet ya circulan vídeos verídicos con declaraciones de consejeros y altos cargos que denotaban exceso de confianza, imprudencia o irresponsabilidad.

La misma portavoz empezó su rueda de prensa el martes 10 de marzo -un día antes de que saltaran todas las alarmas- explicando la concesión de ¡las cruces de Sant Jordi!.

No es ella más indicada para dar lecciones. Lo peor de todo es que seguramente podían haberse ahorrado muchas vidas de haberse puesto las pilas antes unos y otros.

En nuestro caso no hay excusas: la Generalitat tiene -o tenía- competencias plenas en sanidad.

Publicitat
Publicitat

7 Comentaris

Publicitat
#6 pepe, andorra, 01/04/2020 - 14:50

Y haciendo las pruebas a todo el mundo se soluciona esto ipso facto, pero es q quizas no interesa solucionarlo tan rapido....Cualquier especialista en epidemiologia e incluso el presidente del colegio de medicos de España lo dice, esto cada vez me recuerda mas al incendio del reichstag y el decreto de alarma a la ley de plenos poderes, veremos....

#5 pepe, andorra, 01/04/2020 - 14:47

hala, a disfrutar lo votado y a seguir confundiendo la realidad con la percepción de la realidad, pq la propaganda a través de los portavoces mediáticos del régimen es brutal, las mentiras de toda la prensa es increíble y yo apuesto pq las cifras reales tienen un cero mas por lo menos, no se saturan las funerarias en madrid por 1000 muertos mas.

#4 Luigi , ZGZ, 01/04/2020 - 11:06

En el mes de febrero, todavía con competencia en Salud, el Govern y el Puigdemont estaban concentrados al 100% en la mesa de negociaición y en el mitin de Perpiñan. Igual que el gobierno. Que si ahora enfrío la convovatoria de la mesa, que si me has impuesto la fecha , que Iglesias consigue estar en la mesa, que si impongo a Jové......

#3 Sergi Sergio, Barcelona, 31/03/2020 - 14:43

Un alcalde de un pueblo donde todos se conocen perfectamente, tiene que dar la cara, no puede esconderse, no puede decir la culpa es del de alli o del de alla, tiene que arremangarse el primero, todos saben quien es, donde vive, que hace, otra cosa son el resto de politicos como los de la Generalitat, Gobierno, diputaciones, consell comarcals, etc.

#2 Marti, Palafrugell, 31/03/2020 - 13:47

Mejor muertos pero independentistas que sanos y españoles!

N.B. Sr Rius, no "de motu propio" sino "motu propio" a secas.

#2.1 Decebut, bcn (tbn), 31/03/2020 - 15:20

Proprio