Publicitat
La Punteta · 18 de Gener de 2018. 13:23h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Bye-bye, Puigdemont

 

Puigdemont es agua pasada. Si quiere continuar en Bruselas animando al Girona y haciendo tuits que continue. No dudo que tiene un gran futuro como community manager. Hasta podría ganarse la vida.

La otra opción es volver y montar un numerito. Al fin y al cabo es lo que prometió durante la campaña. Y las promesas hay que cumplirlas. El programa electoral de JxCat eran apenas dos puntos: si gano, vuelvo y restitución del Govern legítim. Whisful thinking. El Estado nunca negociará con un prófugo de la justicia española. Incluso aunque hubiera ganado las elecciones.

Personalmente dudo de que vuelva. Y espero equivocarme. No tiene madera de héroe. Ya lo dije durante la campaña electoral. De momento los hechos me han dado la razón. Tras la Operación Garzón ya se tomó sospechosamente un año sabático. Algo nunca explicado del todo en sus biografías oficiales.

Y el 1 de ocubre prefirió hacer el cambiazo de coche bajo un puente que recibir hostias de la Guardia Civil en Sant Julià de Ramis. Fue una gran ocasión perdida para haber internacionalizado el proceso. Salir con la cara ensangrentada a un palmo de un antidisturbios de la Guardia Civil hubiera dado la vuelta al mundo.

Luego también prefirió huir a Bruselas oculto en la parte trasera de un vehículo. No sé si en el espacio entre los asientos o escondido en el maletero. Me da igual. Al menos Companys se mantuvo al pie del cañón. Nunca mejor dicho.

Puigdemont tiene que valorar ahora si quiere ser el mártir del proceso o un don nadie en Bruselas. El tiempo corre en contra suya. De momento le está ganando la partida Oriol Junqueras, que aguanta estoicamente en la cárcel de Estremera.

Yo, que soy agnóstico, hace tiempo que hubiera acatado. De hecho ni tan sólo la hubiera liado tanto. Antes convoco elecciones. Pero ya son mayorcitos para saber lo que hacían. El soberanismo subestimó las fuerzas del rival y sobrevaloró las fuerzas propias.

En fin, no les molesto más. Voy a decir lo que ya dije ayer en Euskal Telebista: es un disparate plantearse la investidura telemática de Puigdemont. Cuando se hizo el reglamento del Parlament en 1980 ni siquiera había internet. Por eso no especifica explícitamente que el candidato tiene que estar presente. Ya lo han dicho los letrados.

Pero, sobre todo, no se puede hacer un gobierno con gente procesada. Como con la Mesa del Parlament, hay que pasar página. En realidad se me escapó la catalanada de girar hoja (girar full). Parecía Marta Rovira hablando en castellano en el  Congreso. Igual estoy a tiempo de hacer carrera en Esquerra.

Admitámoslo: nos hemos pegado una castañazo. Hemos hecho un órdago al Estado y lo hemos perdido. Al menos este round. Pero ha sido una derrota en toda regla. Y digo hemos porque fue el Gobierno de la Generalitat el que se puso al frente. Puigdemont nos representaba a todos.

Volveré a decirlo por enésima vez: no se puede hacer la independencia con la mitad del censo electoral. Lo que he venido yo sosteniendo desde el 2015 lo dice ahora Joan Tardà, Clara Ponsatí, Anna Simó, Toni Comín o Sergi Sabrià. Todos, por cierto, conspicuos dirigentes de ERC. Cuantos palos he recibido.

Hay que reconstruir urgentemente la Generalitat -han quedado los cimientos-, el catalanismo moderado y hasta el soberanismo. Hay que soltar lastre. Incluso hacer limpieza. Hay que dejar de lado palmeros, aprovechados, frikis, espabilados y advenedizos. Por suerte Eduardo Reyes ya no es diputado.

Ya lo dijo ayer el nuevo presidente de Parlament, Roger Torrent, segundo cargo institucional del país. Hay que recuperar conceptos básicos como “convivencia”, “diálogo”, “entendimiento”. Sonó a música celestial. Y volver a coser el país por dentro. Esto también lo dijo. Antes no nos hagamos más daño.

Y sobre todo hay que modernizar el soberanismo o el tabarnismo nos robará hasta la cartera. Acabará por seducir a las clases medias urbanas, que son las que cortan el bacalao, como ya se demostró en las elecciones del 21-D. No puede ser que se confunda cualquier critica a TV3 o a la Generalitat con un acto de traición o un ataque a Catalunya.

Hay que hacer también las reformas que este país no ha hecho en los últimos años con la excusa del proceso. Asignaturas pendientes como la Catalunya trilingüe, el Sincrotrón o el Segarra-Garrigues -estos dos últimos infrautilizados- vengo oyéndolas desde la última legislatura de Pujol. De eso casi hace veinte años.

Hay que recuperar igualmente las empresas que se han ido, ponerse las pilas con el inglés, aligerar la administración, recortar TV3. O hacemos una televisión pública con 2.000 trabajadores o o hacemos una televisión pública con productoras. Las dos cosas al mismo tiempo no puede ser.

El soberanismo tiene que reinventarse, proyectar una imagen de modernidad. Nada de vuelta a las esencias. El carlismo es más propio del siglo XIX. Pero el trabajo por delante es inmenso. Hemos perdido demasiado tiempo mirándonos al ombligo y presumiendo de lo buenos que éramos. En definitiva, hay que volver a tener los pies en el suelo.

36 Comentaris

Publicitat
#29 roser, zaragoza, 24/01/2018 - 07:35

Tenéis lo que os merecéis y a este paso vais a ir a peor,no se cuando se van a dar cuenta de se tienen que sacudir a Puchdemont,no hace ningún bien a Cataluña ni a sus ciudadanos,antes decir soy catalán era un punto positivo,ahora son puntos negativos,el prestigio de Cataluña se ha ido por las alcantarillas¡¡ ¡ VISCA TABARNIA LLIURE!!!!

#28 josep miquel, calella (tabàrnia), 22/01/2018 - 13:14

M´agrada l´article, però trobo la metàfora de que Companys es va mantenir al peu del canó no es prou ajustada. En tot cas es va mantenir , un temps "frente a los cañones" del general Batet, defensor del ordre constitucional republicà i que el 36 li va costar la vida. Val a dir que alguns dels " golpistes" vàren fugir per les clavagueres.

#27 Sarola, Castelldefels, 21/01/2018 - 08:03

Ahora desean convivencia,dialogo y entendimiento. Esto es una desfachatez en la boca de un producto de Regimen Nazi-Kumbayá que lleva casi 38 años de totalitarismo y delinquencia. Vd. deberia saber que es imposible coser ésta sociedad , hay demasiado odio por lo que el enfrentamiento civil es inevitable. Vds han PERDIDO, lloren !.

#26 Oriol, BCN, 20/01/2018 - 22:17

Caldria que aclarissin si el tabarnisme -per cert, promogut per l'integrista catòlic Jaume Vives- és una broma, o és seriós. I si és seriós, les analogies són clares: la promoció de l'unionisme a l'Ulster per evitar la independència a Irlanda, del separatisme del Pakistan per evitar la independència de l'Índia. Sou patètics.

#26.1 pepe.----, andorra, 23/01/2018 - 13:06

yo creo q habria q aclarar antes si el separatismo es carlista o es mason, pq no puede ser q masones y carlistas al alimon, pretendan destruir un pais como España. Tus analogias no sirven pq España y el imperio colonial ingles no tienen nada q ver, todo lo contrario, quien financia al separatismo, es Montoro y el FLA.

#25 JC, Barcelona, 20/01/2018 - 12:03

Este artículo trata sobre cómo lograr la República pero por otro medio. Es más de lo mismo. Parece que las propuestas que hace están únicamente orientadas a ese fin y que sólo tienen valor en la medida de que les acercaría a la independencia.