Publicitat
La Punteta · 7 de Novembre de 2020. 19:11h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Castellano proscrito

 

Los dos únicos dirigentes independentistas que han acertado con el catalán son Josep Lluís Carod Rovira y el editor Eduard Voltas.

Ambos, por cierto, en la órbita de Esquerra.

El primero dijo cuando mandaba el tripartito que había que “despolitizar” el catalán.

Tenía toda la razón.

El segundo, que fue número dos de Cultura, publicó un artículo en el diario Ara en el 2012 (1) en el que afirmaba que “el catalanismo ha de abrazar la lengua castellana”.

Creo que lo pusieron tan a caldo que tuvo que hacer un segundo artículo para justificarse.

Yo lo vi un día por la Gran Via mientras iba en moto y hasta frené de golpe para felicitarlo. Casi me atropella un autobús.

Todo esto viene a cuento de la enmienda aprobada en el Congreso esta semana para que el castellano deje de ser lengua vehicular en Catalunya.

Entre el culebrón Mainat y los audios de Rahola la noticia ha pasado relativamente desapercibida.

Algunos diarios como La Vanguardia ni siquiera lo han dado en portada. El País titulaba que el catalán sale "reforzado". Y en El Periódico hasta hicieron un editorial a favor.

Pero el escaso dominio que evidencian algunos de nuestros más ilustres (sic) representantes -como la intervención de Marta Rovira en el Congreso- indican que tenemos un serio problema.

A este paso quizá salvemos el catalán pero hundiremos definitivamente Catalunya.

Mientras consideremos el castellano como una anomalía, el enemigo a batir, la quinta columna no hay nada que hacer.

Deberíamos considerar el bilingüismo no una amenaza sino una auténtica bendición.

¡Poder a leer García Márquez o Vargas Llosa en el original!

Ojalá tuviésemos el mismo dominio con el inglés.

Hasta el alemán y el francés. El primero por razones económicas y el segundo por proximidad geográfica.

Es cierto que yo siempre he estado en contra de la inmersión.

Desde un día que fui una rueda de prensa de Irene Rigau -o incluso antes- y la pregunté: “Do you speak English, consellera?”.

No me entendió, claro.

Tampoco la culpo. Es de la generación del “Frère Jacques, dormez-vous?”, auella canción en francés que en mi caso me enseñaron en la EGB.

A cambio de introducir el inglés -con profesores nativos- yo aceptaría de buen grado el castellano: 33% para cada lengua.

Pero déjenme, ante de terminar, hacer tres consideraciones más sobre la enmienda aprobada por el PSOE y ERC.

La primera es la sorpresa de ver cómo el PSOE ha ninguneado al PSC en la materia.

Tampoco se ha levantado entre los socialistas catalanes ninguna voz en contra.

Y eso que su granero de votos está en el área metropolitana de Barcelona.

Con el agravante de que antes los ninguneaba Jordi Pujol -que se entendía directamente con Felipe González- y ahora los ningunea el propio Pedro Sánchez.

Mal augurio para Miquel Iceta al inicio de una precampaña que se prevé dura y difícil. Es como si hubiesen dado por perdida la partida antes de empezar. Moral de derrota.

La segunda -y vamos a ser sinceros sobre este punto- es que la inmersión no persigue la supervivencia del catalán sino transmitir una idea de país que, a la postre, era transmitir la independencia.

Lo dice hasta el periodista Tian Riba, que fue director del FAQS, en un libro del 2014: “La escuela y la televisión son los dos pilares del cambio de mentalidad que ha habido.” (1)

Cuando en algunas escuelas e institutos apareció la pancarta que ilustra este artículo: "Por un país de todos, la escuela en catalán" quería decir, en realidad, que había que pasar por el tubo. Es su idea de país.

Y la tercera es que están utilizando la lengua para dividir a la gente. Excepto en el caso de Gabriel Rufián, que ha utilizado el castellano como ascensor social.

Al menos desde aquella Diada del 2015 en la que se dirigió al público en castellano. Fue muy criticado por los indepes pero lo catapultó a cabeza de lista de ERC en Madrid en las siguientes elecciones.

La pregunta, en todo caso, es: ¿Cómo se puede tratar tan mal la lengua que hablan más de tres millones de catalanes? ¿Cómo van a fiarse después de decirles que, en caso de independencia, el castellano tendría los mismos derechos que el catalán?

Ya lo anunciaron los del Manifiesto Koiné, que fue firmado incluso por una persona que con el tiempo llegaría a consejera, nada menos que de Cultura: el catalán, única lengua oficial.

A ver si todo ello no serán, sin embargo, remordimientos de conciencia.

Sin menoscabo de los méritos de Felipe V, Primo de Rivera y Franco para acabar con el catalán hay que recordar que la burguesía catalana renunció en largos períodos de nuestra historia a su propia lengua.

Entre los siglos XV y XIX no hay nada: un desierto cultural.

Y, durante el franquismo, los padres o los abuelos de los mismos que ahora van a manifestaciones o queman contenedores se pasaron también masivamente al castellano, incluso en la intimidad. Quedaba más chic. Conozco más de un caso.

Hay que ser conscientes de que las lenguas no se imponen. Las lenguas tienen que seducir.

Y lamentablemente el catalán se está volviendo antipático para amplios sectores de la población. Lo han convertido en un instrumento político.

Hasta yo me he pasado al castellano -aunque nos quiten la subvención de la Generalitat- porque sólo me insultan en catalán.

No es de extrañar pues que su uso social decrezca. A pesar de los 40 años de autogobierno, TV3 y todas las leyes de normalización lingüística. Lo han conseguido.

 

(1) 26 de Febrero del 2012

(2) "9-11-2014. Crònica d'un trencament". La Mansarda, Barcelona 2014, página 51

Publicitat
Publicitat

34 Comentaris

Publicitat
#29 Pep, Barcelona, 10/11/2020 - 18:49

Jo fa uns anys ja parlo només en castellà. Si m'intenten imposar el català, parlaré castellà. És una pena perquè el català no té cap culpa, pero no podem cedir la nostra llibertat. Sempre que s'imposa una llengua, aquesta acaba debilitant-se. Una llengua mai es parla per imposició, sinó per convicció.

#28 el meu parer, bcn, 10/11/2020 - 14:56

Aquesta polèmica vella del Foro Babel és absent en la Catalunya real. La gent utilitza les dues llengües sense problema algun. A les escoles s'aprèn català i castellà. Reviure aquestes polèmiques és propi de gent que voldria dividir Catalunya en dues comunitats lingüístiques enfrontades. No ho aconseguiran.

#28.1 Pep, Barcelona, 10/11/2020 - 18:51

No és absent, mostra d'això és que jo sóc català i visc a Catalunya i crec que és un problema la marginació dels castellanoparlants per part de l'administració autonòmica. A les escoles ha de ser normal el que és normal al carrer. Marginar els castellanoparlants debilita el català.

#27 Luigi , Tabarnia, 10/11/2020 - 11:05

Sin la inmigración, la de principios del siglo XX, y la de 1950 a 1975, Catalunya no habría ocupado los primeros lugares de España en potencial económico, y habría unos 4 millones de habitantes.
La Catalunya se ha forjado en catalán y castellano. Es injusto, a la vez que suicida, ignorarlo. Un solo pueblo, dos lenguas. De un articulista catalá

#26 Luigi , Tabarnia, 10/11/2020 - 10:56

Por vivencia personal, a finales de los 60 asistía a misas en catalán, el catalán se transmitía oralmente, y en zonas rurales de Cataluña encontrabas a personas que tan apenas hablaban castellano. Esto no quita para que hubiera impresentables que utilzaran la violencia para evitar el uso del catalán.

#25 Luigi , Tabarnia, 10/11/2020 - 10:48

El catalán no se enseñaba en las escuelas, pero yo por ejemplo he tenido en mi mano uno de los volumenes de Poesies de Ausiás March en catalán editado en 1955, editorial Barcino. El dictador murió en 1975. Hubo premios a libros escritos en catalán año arriba, año abajo desde 1956.