Publicitat
La Punteta · 10 de Desembre de 2018. 10:40h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Catalunya, encima de un barril de pólvora

A veces parece que el Gobierno catalán llame a las armas

 

Lo del oasis catalán es un mito.

Incluso durante los meses previos a la Guerra Civil.

Es cierto que aquí no nos cepillamos al jefe de la oposición, Calvo Sotelo. Y menos a cargo de la Guardia de Asalto.

Pero a los tan añorados hermanos Badia -al menos por algunos- los mataron en abril del 36. Y al periodista Josep Maria Planas en agosto, ya iniciado el conflicto.

Avel·lí Artís-Gener, que era el siguiente de la lista, cuenta en sus memorias que en el frente del Ebro se encontró a uno de los presuntos asesinos, Justo Bueno, pero le dijo que ahora estaban en el mismo bando (1).

Catalunya, en el fondo, siempre ha estado sentada encima de un barril de pólvora. Un volcán dormido.

En los años 20, Barcelona era la ciutat on mataven pels carrers.

Y en el siglo XIX, la ciudad de las bombas. Una fama ganada a pulso: La bomba del Liceo, entre otras.

Vicens Vives, en su “Notícia de Catalunya”, recuerda que tenemos el récord de conflictos, revueltas y guerras civiles: más de una decena (2).

Superior incluso a otros países entonces de nuestro entorno como Castilla, Francia, Holanda e Inglaterra.

Mientas que el historiador Carles Puigferrat se preguntaba el otro día en El 9 Nou (3) “¿Qué tendencia tenemos los catalanes? Hemos sido unos violentos de cuidado.”

“En el siglo XVIII obedecimos un poco después de la Guerra de Sucesión pero en el siglo XIX volvimos a las andadas”, añadía.

“A veces un político dice que som gent de pau y pienso: ‘madre de Dios señor”, concluía.

Como hacía otras brillantes reflexiones -sobre los incontrolados de la Guerra Civil, que parece ser que no eran tan incontrolados- pensé que este tío es un genio.

Me apresuré a consultar en Amazon todas sus obras completas. Sólo encontré una: “La parròquia de Sant Julià de Vilatorta després de la Pesta Negra”. Y es del 2004.

Da igual. Me llevé el último ejemplar. Aunque creo que en otros sitios todavía se encuentran alguno. Y eso que tengo pendiente desde el 2012 el clásico de Coral Cuadrada “Llibre de la Pesta”. No lo he leído todavía. Además tengo cola.

Pero un historiador capaz de escribir un libro de 183 páginas sobre las consecuencias de la plaga medieval en un pequeño pueblo de Osona merece todo mi respeto. Me saco el sombrero.

Deberían hacerlo director del Museu d’Història de Catalunya, del Centre d’Història Contemporània -por donde pasó Quim Torra, aparentemente sin éxito- o del Born. Para poner las cosas en su sitio.

En fin, a lo que íbamos. Hemos entrado en una fase de inestabilidad política. Será muy difícil salir de ella. Y sólo puede que agravarse.

El proceso se ha cargado de momento a los Mossos d'Esquadra, la crediblidad de TV3 y la neutralidad de Administración pública con todos los funcionarios aplaudiendo como locos en cuanto los nuevos consejeros aterrizaron en sus despachos. ¿Se imaginan a los empleados de La Moncloa aplaudiendo a Mariano Rajoy o a Pedro Sánchez?

Sin embargo, los daños morales y psicológicos serán todavía peor que los físicos. Resultan aún incalculables. El desgobierno, la degradación de las instituciones, la imagen exterior hundida, el estado de ánimo por los suelos.

Me refiero a la presidencia de la Generalitat -flirteando con la guerra eslovena o cuestionando a los Mossos en público-, del propio Gobierno catalán -con manifestaciones de médicos, funcionarios y bomberos- o del Parlament. Cerrado cuatro meses en verano porque no se ponían de acuerdo o con toda una expresidenta de la institución, Núria de Gispert, haciendo tuits como una troll.

El mal ahora ya está hecho. Y me temo que es irreparable. Tampoco se atisba solución. Disfruten lo votado. Sobre todo los de los lazos amarillos.

 

 
(1) Avel·lí Artís-Gener: “Viure i veure”, Pòrtic, Barcelona 1989, primer volum, página 215.

(2) Jaume Vicens Vives: "Notícia de Catalunya", Destino 1962, página 188

(3) “Tots els partits que van viure la guerra tenen morts a l’armari”, 23 de noviembre del 2018

Publicitat

25 Comentaris

Publicitat
#19 marc segues llovet, Les Botigues De Sitges, 13/12/2018 - 14:07

En desacuerdo total. Si, Catalunya a lo largo de su historia ha sufrido innumerables conflictos. Fruto de su situación estratégica, ha recibido "palos"por los intereses de sus vecinos, españa, Francia y compañía. Recordar q la vía Eslovena, solo fué que Yugosl. atacó a Eslov. causando muertos. Depende de España, ser YugoslavIa o inglaterra

#19.1 pepe, andorra, 14/12/2018 - 15:04

alma de cantaro, q poco sabes de historia, Yugoslavia intento defender su integridad territorial, pero el vaticano y alemania se pusieron detras, ademas q el 95% de la poblacion era separatista, o eso dicen y q Yugoslavia estaba ocupada por los servios, en mis libros de historia se escribe con V, Q poca idea de historia me parece q tienes.

#18 FERRANOT, BARCELONA, 11/12/2018 - 09:39

Por cierto, que vayan registrando las declaraciones de Torra por si ocurre algo grave más pronto que tarde: a este hay que enchironarlo al menos 30 años.

#17 FERRANOT, BARCELONA, 11/12/2018 - 09:38

Sinceramente, creía que no llegaríamos a las manos de forma generalizada. Pero ahora no pienso lo mismo: veo el futuro muy oscuro. Y toda la culpa es de unos políticos catalanes cuyo nivel de irresponsabilidad y fanatismo no puedo definir con palabras. Y pensar que Tarradellas ya decía hace 40 años que iun nuevo 6 de Octubre era posible.

#16 opinador, Barcelona, 11/12/2018 - 09:28

decía Rockefeller, hablando de los futuros, que eran como una cerilla encendida que pasaba de mano en mano hasta que al final alguien se quemaba los dedos; desde finales del XIX con la llama del catalanismo está pasando lo mismo, han convertido el amor a lo propio en un creciente odio al vecino y eso, tarde o temprano, terminará quemándonos

#15 Sergi, Bcn, 10/12/2018 - 21:51

Ya lo dijo el vago del vago del Coromines..."sin muertos iremos más lentos"... lo están intentando. Ojo el día 21. Habrá un culpable si pasa algo. TORRA