Publicitat
La Punteta · 22 de Juliol de 2020. 08:14h.

RAFAEL ELÍAS

Cerveza

Los pequeños placeres de la vida adquieren una nueva dimensión cuando uno se encuentra rodeado de adversidades. El simple hecho de tomar asiento junto a la ventana del salón, desplegar el portátil, y el “chas” al abrir la lata de cerveza, sobresaliendo con alegría de entre el murmullo de los coches, y un intento de ladrido de un perro con bozal, y un intento de palabra de mucha gente con bozal, eso, todo eso en su conjunto y desde la distancia de mi séptima planta, brilla hoy con un matiz diferente, y no tengo la menor idea por qué.

Llevo la intención de escribir un artículo, pero me pierdo en una caterva de pensamientos y voy a parar a Beethoven, éste es su año, y menudo año. El viejo Ludwig Van sigue empeñado en llevarse con él a los mejores, ahora le ha tocado a Marsé, antes fue Aute. Ha habido otros en 2020, pero son estos dos los que más he lamentado. Aunque supongo que para quien haya sufrido pérdidas familiares, lo de Marsé o Aute no pasará de ser una noticia más.

Miro el reloj: las 13:21h. Bajo la vista a la calle. Pasa un camión de basura. ¿Qué coño hace el camión de la basura a esta hora? Trato de olvidarlo y volver a las alturas, pero la TV, encendida al fondo, me agarra por el brazo. Aumenta el número de fallecidos. Así, a secas. Entiendo que habrá mujeres también. Me di cuenta de que este asunto de la COVID-19 iba en serio cuando el Gobierno envió el lenguaje inclusivo al carajo. No son muertos y muertas, ni contagiados y contagiadas. Sólo en masculino, que es el genérico y no está el tema para chorradas. A buen entendedor y buena entendedora, pocas inclusiones bastan.

Trato de encontrar el hilo para mi artículo, pero ahora me arrastra una noticia de Junqueras, que dice que ha salido de la cárcel, y pienso que el sistema penitenciario español es un completo fracaso; este hombre, antaño rubicundo Apolo de estilizada figura, tras su paso por la trena luce embarazo de nueve lustros y doquiera arrobas de colesterol, del malo. Más llenito, y más chulito, ColestOriol lanza un reto al PSC: “a ver cómo me aguantan la mirada”. Qué cabrón, ese reto no es sólo inasumible para el PSC, sino para cualquier mortal que no quiera acabar con lesiones irreversibles en el nervio óptico. Así cualquiera.

Le doy al mando, que me empacha el gordinflas y voy a parar a voleo al canal de Lleida City, noticias de proximidad, estupendo, que hoy todo lo que es de proximidad vende. Hablan de Pueyo, el alcalde desaparecido, pero que ha reaparecido de repente, con un “chas” como de abrir una lata de cerveza, y lo ha hecho para exponer que los contagios en la ciudad empiezan a remitir. Preso del pánico, apago la TV y raudo compruebo el precio del pan de proximidad en internet, que, tal y como sospechaba, empieza a subir de forma descontrolada. Hoy es martes, y ha hablado el alcalde gafe. Ya pueden los leridanos añadir una nueva fecha a su calendario litúrgico: el martes de cenizo (tercer martes de cada julio).

Lo de cenizo me lleva a cavilar que llevo ya cinco meses sin fumar, y es tal vez eso lo único bueno que extraigo de este año, eso y la bici que me compré, que creo que es un negocio al alza el del pedal, y me contento con esa idea, mientras le doy un último trago a la cerveza, pliego el portátil y vuelvo a mirar a la calle, donde ya no pasan coches, perros ni personas, y de repente el mundo parece haberse detenido, ahí, en la distancia.

Y no tengo la menor idea por qué.

Publicitat
Publicitat

2 Comentaris

Publicitat
#2 pepe, andorra, 27/07/2020 - 20:26

Articulo escrito por alguien q sabe q va a cobrar cada fin de mes durante mucho tiempo, no niego nada de lo q dice e incluso algunas las comparto, pero con todo lo q hay a su alrededor de malo, no hablar de ello, no es algo q comprenda, pero entiendo q alguien lo haga, pq hacerlos supone amargarse un poco mas la vida y con ver la tele publica basta

#1 Mike, Santa coloma, 22/07/2020 - 22:13

Me ha encantado tu artículo, sin mas