Publicitat
La Punteta · 30 d'Agost de 2017. 14:37h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Conclusiones incómodas sobre los atentados

Nos hemos manifestado antes contra la Islamofobia que contra el Daesh

 

No parece que el Gobierno tenga la intención de encargar un informe independiente sobre los atentados de las Ramblas y de Cambrils. Exactamente como hicieron los Estados Unidos -a petición del tan criticado George W. Bush- con el ataque a las Torres Gemelas: el famoso The 9/11 Comission Report. Y eso que es el Gobierno de la Transparencia.

Precisamente aproveché el martes para preguntarle al consejero Turull en la primera rueda de prensa tras estas trágicas vacaciones y no saqué nada en claro. Turull ha superado la habilidad de ilustres predecesores suyos -como Quim Nadal o Neus Munté- de hablar mucho sin decir nada. Por ello, si el Gobierno catalán no quiere hacerlo, modestamente aportaré yo mi grano de arena:

1) De entrada destacar la ingenuidad de nuestras autoridades. Pensaban que con las manifestaciones contra la guerra de 2003 bastaría para evitar un gran atentado en Barcelona. La Catalunya acogedora, multicultural y happyflower ha pecado de exceso de confianza.

Ciertamente, es muy fácil decir a pelota pasada que hubiéramos podido hacer esto o aquello. Pero es que, en efecto, hubiéramos podido poner bolardos en un lugar tan emblemático como las Ramblas. La inmensa mayoría de ciudades europeas lo ha hecho. El Portal del Ángel, la Plaza de la Catedral, el Paseo de Gracia o los alrededores de la Sagrada Familia también son lugares idóneos para un atentado de estas características.

Sobre todo después de que Estado Islámico haya empleado mismo método en Niza, Berlin, Estocolomo, París y Londres. ¿No hemos tenido suficiente con casi media docena de antecedentes? En cierto modo, el consejero Forn -apenas llegado al cargo- se puso él mismo en evidencia cuando dijo aquel 23 de agosto que si los hubieran puesto en las Ramblas hubieran actuado en otro lugar. Magro consuelo.

2) La actuación de los Mossos ha sido fulminante. Y el mayor Trapero desmintió -y no ha sido replicadop por el Ministerio del Interior- posibles malentendidos con la jueza, la Policía o la Guardia Civil. También negó que se despistaran con la explosión de Alcanar. O que no dejaran entrar a los Tedax. Me alegro. Con cuestiones de seguridad no se juega.

Pero hay que tener en cuenta que los terroristas acababan de salir del instituto, no eran ex combatientes acabados de regresar de Siria. Me temo que, en este caso, otro gallo cantaría. La prueba es que les explotó el material almacenado en el chalet y que un solo agente de los Mossos -eso sí: que pasó por la Legió- fue capaz de abatir cuatro solo. Y suerte que los cinturones explosivos eran de mentira.

3) Una conclusión adicional: Por favor, hay que poner fin a la tolerancia con los okupas. No sólo por respeto a la propiedad privada, sino por una elemental cuestión de seguridad. No puede ser que unos terroristas ocupen un chalet con total impunidad durante seis meses y lo conviertan en un laboratorio de la muerte. Sin que el banco propietario, las autoridades, los Mossos o la justicia hagan nada. Basta ya.

4) La actuación posterior del Gobierno catalán es de una gran irresponsabilidad. El atentado no ha servido, paradójicamente, para hacer autocrítica, para extraer conclusiones, para pensar en qué hemos hecho mal. Incluso ha habido un cierto grado de autocomplacencia: que bien que lo hacemos. Me parece un insulto a las víctimas, las grandes olvidadas desde la masacre.

Curiosamente, hemos salido a manifestarnos contra el Rey, contra Rajoy, contra Arabia Saudí y por la paz en el mundo. ¿Pero alguna reflexión sobre los imanes? ¿Hay más como el de Ripoll? ¡Hemos exhibido antes pancartas contra la islamofobia que contra el Daeix! Hemos puesto musulmanes la cabecera de la manifestación, pero detrás persiguieron a una pareja judía. Tuvo que salir por piernas.

¿Pero y las ochenta mezquitas salafistas que hay en Cataluña? ¿Alguien ha oído hablar de ellas? ¿El Govern hará algo? El director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Enric Vendrell, decía recientemente que no les correspondes "controlar" las mezquitas. ¿Entonces quién lo hará?

Aún peor: ¿realmente alguien cree que los Mossos tienen el personal -intérpretes en árabe- y la capacidad de saber qué pasa en unas mezquitas donde se reza cinco veces al día? En el bien entendido, además, que la de Ripoll ni siquiera estaba considerada como tal.

5) En cambio, un factor muy positivo: la condena de la comunidad musulmana. O al menos de una parte de la comunidad musulmana. Porque oficialmente hay más 400.000 en Catalunya y, según los últimos datos de CCOO, hay un 50% más sin papeles. No importa, algo se ha avanzadco. Tras los atentados de París del 2015 un cincuentena de entidades islámicas convocaron un acto de repulsa en la Plaza Sant Jaume. Había más altos cargos que musulmanes.

Tampoco es para tirar cohetes. La corrección política nos acabará matando. Todos los comunicados -los de las entidades islmàmicas, del Parlamento catalán o el de la manifestación- evitaron explícitamente hablar de yihadismo. Perdonen, estos señores matan en nombre de Alá. Hay que empezar a decir las cosas por su nombre. No se puede ocultar el problema.

6) El atentado confirma, por otra parte, algo que ya hace años que denuncio en el desierto y que nuestras autoridades, medios de comunicación y profesores universitarios -probablemente estos son los peores: les va el sueldo- niegan sistemáticamente : que hay guetos islámicos en Cataluña.

Si unos jóvenes son capaces de radicalizarse de esta manera a Ripoll -¡cuna de Catalunya! - es porque eran impermeables a los valores occidentales. ¿Sabemos que se cuece en otros barrios o localidades con una elevado porcentaje de población musulmana?

7) La gestión de la manifestación hace enrojecer a la mayoría de la gente. Y eso que algún articulista soberanista con programes en TV3 criticó los días previos la gestión que hizo el PP del 11-M. Basta leer las secciones de cartas al director de los diarios. Puigdemont salió el primer día acusando al Gobierno español y a la prensa de Madrid de querer aprovechar los atentados para barrer para casa. Han hecho exactamente lo mismo. Peor: han aprovechado una manifestación de duelo para hacer campaña a favor del proceso. Me temo que el processisme ha derroche la última oportunidad de dar una imagen seria. Sobre todo de cara a Europa.

8) El problema, en el fondo, es que han visto la inmigración como un feudo electoral: un suplemento de votos a favor de la independencia en un eventual referéndum para terminar de inclinar la balanza a su favor. El ANC ha llegado a ofrecer papeles a cambio de su apoyo y se ha cacareado, con creces, que la futura República catalana será igual para todos. Grave error. Así no conseguiremos la integración. Derechos y deberes. Àngel Colom, ahora políticamente desaparecido, ya dijo en su día que en la consulta del 9-N habían votado 4.000 -¿cuántos a favor del sí-sí? - de un total de un millón y medio de personas.

9) Me termo que lo que ha pasado volverá a pasar. El Daesh clama venganza. Y que no empiecen con apuñalamientos como en Finlandia, Londres o París. Como ya dije en un artículo anterior -perdonen que me repita, pero alguien tiene que decirlo- si hay 400.000 musulmanes en Catalunya sólo que el 1% se radicaliza salen 4.000. Y el otro día, de vacaciones en el extranjero, en Informe Semanal dijeron que no era un 1%, sino un 10%. Con estos datos en la mano, el Gobierno catalán ha actuado no con inconsciencia, sino con verdadera irresponsabilidad.

Publicitat
Publicitat

6 Comentaris

Publicitat
#6 Mateo Muñoz, Barcelona, 03/09/2017 - 21:41

Para un tema de la importancia del que se conjsultará el 1-O, que trata de la posible independencia de una parte de la Nacion española NO PUEDEN VOTAR PERSONAS DE NACIONALIDAD EXTRANJERA.

#5 Mateo Muñoz, Barcelona, 03/09/2017 - 21:37

No consigo entender hasta hoy, que las autoridades y los medios de comunicación acepten la participación de extranjeros en un referendum de la importancia del 1-O, en que está en juego la estabilidad de una Nacion.
Que falta de buen senso, en ningun pais se acepta tal cosa.

#4 Cesar, Valencia, 01/09/2017 - 07:09

Oye la informacion o curiosidad por saber mas y tanto amarillismo en la television sobre el atentado, que este post gano tio. Mas clarillo imposible

#3 Lluís, Al-Barcino, 31/08/2017 - 11:34

En la manifestación no se vio ninguna pancarta contra el DAESH (el autor que reivindicó el atentado), ni contra el terrorismo, ni en recuerdo a los muertos y heridos... En cambió sí hubo pancartas contra el Rey, contra Mariano, contra el tráfico de armas (¿qué armas, furgonetas de alquiler y cuchillos de cocina?), contra la islamofóbia, y contra

#2 Joan23, Barcelona, 30/08/2017 - 22:37

No hace falta disir nada mas