Publicitat
La Punteta · 10 de Juny de 2020. 17:26h.

ALEXANDRE COLOMER MATUTANO

Economista, consultor immobiliari i financer

Crisis económica sin precedentes

La anterior crisis empezó a finales del 2007 provocada por los Bonos de Viviendas subprime, que los grandes bancos de EEUU colocaron en el mercado ofreciendo a los inversionistas grandes beneficios a muy bajo riesgo. Acostumbrados al flujo de capital, los bancos empezaron a ofrecer créditos hipotecarios al por mayor a familias con pocos ingresos. A medida que los tipos de interés fueron aumentando al 5,75%, los impagos también, y ello provocó que la rentabilidad de estos bonos se redujera. Ante el nerviosismo de los inversores, éstos empezaron a venderlos, pero ante la falta de liquidez, como fichas de dominó, fueron quebrando algunos bancos y sociedades hipotecarias americanas (Indymac,FreddieMac y FannieMae, entre otros). A finales del 2007, las bolsas americanas iniciaron la caída, que se acentuó de forma más agresiva a inicios del 2008. Otras variables que ayudaron a la acrecentada e imparable caída fueron el aumento del precio del petróleo, el aumento de la inflación y el cierre del grifo crediticio.

Esta situación, rápidamente, traspasó las fronteras de la primera economía mundial a otras latitudes. Muchos bancos de inversión del resto del mundo se vieron gravemente afectados y sufrieron pérdidas millonarias.

Ante esta situación de pánico financiero, tanto la FED (Sistema de la Reserva Federal) cómo otros Bancos Centrales, inyectaron de forma artificial, más liquidez en el mercado para contrarrestar la tendencia bajista de los mercados de valores. Por esas fechas, verano del 2008, las bajadas superaron el 20%. Pero de poco sirvió, ya que la desconfianza entre los bancos fue creciendo ante el desconocimiento del valor contable real, lo cual provocó el estancamiento crediticio entre ellos, las empresas y las familias. Se generó, así, una situación de crispación social, cierre de empresas, aumento del paro. Se frenó el consumo interno de los países, mermando los niveles de PIB.

El pasado mes de marzo del 2019, la rentabilidad del bono americano a tres meses sobrepasó al de diez años. Este acontecimiento ha predicho siete de las nueve recesiones, desde la Conferencia de Bretton Woods hasta el día de hoy. La última vez que esto ocurrió fue en diciembre de 2007, fecha que dio inicio al crash bursátil del Dow-Jones, con caídas superiores al 50%.

Recientemente percibimos que las rentabilidades del bono americano a 10 años cae hasta el 0,689% y la del bono a 2 años, hasta 0,168%, mientras que la del bono a 3 meses está en 0,152%. Con los tipos de interés bajos y negativos.

¿Durante cuánto tiempo podrán soportarlo los bancos?

Tanto el BCE y la FED (y el resto de los bancos centrales), con su programa de bajadas de tipos de interés, compra de deuda y adquisición de bonos, han creado una burbuja en las bolsas. La economía está inflada, los valores contables no son reales, están llegando a máximos históricos y se está creando una súper burbuja de deuda impagable. Tras su despedida cómo presidente del BCE, SuperMario (Mario Draghi), alentando a seguir con los estímulos monetarios lo único que hace es ganar tiempo, mientras que la mayoría de los indicadores macroeconómicos de muchos países dan señales de alarma.

Además hay que tener en cuenta la posibilidad de que se puedan producir otros factores de carácter global. Cada uno de estos factores, por sí solos, tienen la suficiente fuerza, y sumados, las consecuencias que podrían ocasionar, provocaría un cambio de paradigma.

Dichos factores son las elecciones presidenciales de EEUU previstas para noviembre de este año (Trump tiene más posibilidades de salir elegido), el Brexit, para enero del 2021, la guerra comercial EEUU vs China, las tensiones geopolíticas EEUU vs Irán (tensiones en el estrecho de Ormuz), con la repercusión de subidas del precio del petróleo hasta 100$/barril o más, y los posibles efectos colaterales de las consecuencias del coronavirus en materia de seguridad, sanidad, y tal como hemos percibido, económicas.

Con el efecto de estos factores entraremos en una recesión económica global a finales del 2020 y en consecuencia habrá caídas importantes en los mercados bursátiles de más del 50% en renta variable. Los inversores buscarán valores refugio en los metales preciosos, las criptomonedas y las tierras agrícolas. Se prevé que estos activos suban de precio de forma considerable y puedan alcanzar máximos como el del oro.

Ante la incertidumbre, la crisis global provocará cierres de grandes, medianas empresas, pymes, autónomos y emprendedores tendrán que cerrar sus negocios, con el aumento de los impagos a los acreedores y del paro. La devaluación del precio de la vivienda, el incremento de los desahucios, el aumento de la pobreza y de las desigualdades.

Habrá quiebras técnicas de algunos Estados-nación, provocados por la situación económica y social y, a su vez, por el auge de los partidos políticos populistas y el aumento de movimientos regionalistas o de áreas metropolitanas (clúster, federalistas o de soberanía compartida) en demanda de más autogobierno fiscal y de adjudicación de más competencias. Para contrarrestar la situación, los gobiernos se verán obligados a llevar a cabo políticas impopulares de subida de impuestos, recortes de los servicios sociales (bajadas de sueldos a funcionarios y bajadas de las pensiones), privatizaciones y pedirán rescates, generando un ambiente de inestabilidad en la gobernanza central.

Y a su vez, los grandes retos de carácter social, político, económico, sanitario, alimenticio y ambiental que se enfrenta la humanidad hoy y en el futuro próximo, habrá que mirar de llegar a acuerdos, al consenso, con el nuevo modelo (digitalización del sistema productivo y organizativo), con entidades supranacionales, para que aporten soluciones globales.

Publicitat
Publicitat

6 Comentaris

Publicitat
#6 Jvcs, Barcelona, 22/06/2020 - 23:53

Un factor desestabilizador clave , es el expansionismo chino como forma de atar protestas internas , se puede repetir lo de japon hace 70 años.Otra guerra a la vista ormuz con iran, colapso petrolifero y ataques a refinerias del golfo. El cadaver esta vendido a los buitres del negocio de armas , los muertos son necesarios para ellos .

#5 Sergio, Barcelona , 22/06/2020 - 09:40

Pues pese a que está bien redactado y lo que expones tiene sentido, opino que te falta profundizar en los aspectos que tocas.

Sería de agradecer que escribieras más artículos profundizando en todas las temáticas que tocas.

Gracias.

#4 Pepe, Alacant, 21/06/2020 - 22:42

Creo que el problema es que al abandonar el patrón oro, gobiernos y bancos fabrican dinero únicamente respaldado en la confianza y la deuda, pero no de su riqueza real, y así lo pueden inflar hasta el infinito, o hasta que reviente, que es lo más probable.

#3 EL GRAN DILEMA, Barcelona, 18/06/2020 - 09:37

El covi nos enfrenta al gran dilema de la CRISIS GLOBAL
que a rio rebuelto...
intentaran sacar TAJADA POLULISTA NACIONALISTA
aunque solo suponga OTRA PERDIDA DE TIEMPO

Solamente ante retos GLOBALES
van a valer SOLUCIONES GLOBALES

lo demas solo es una triste y lenta agonia

#2 Guillem, Barcelona, 10/06/2020 - 20:50

Usted dice que espera subidas del precio del petróleo hasta llegar a 100$/barril o más. Con el exceso de oferta actual y las previsiones de demanda futuras eso me parece imposible... ¿ ha sido ud. consecuente con lo que escribe y ha puesto todos sus ahorros en el petroleo ? Yo si me creyera lo q escribe es lo que haría....