Publicitat
La Punteta · 16 d'Octubre de 2018. 17:38h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Desmitificando a Companys

 

Hay que empezar a desmitificar a Companys. Incluso por el bien del catalanismo.

Va a ser difícil porque tiene dedicadas plazas, calles, institutos e incluso un estadio olímpico.

Es cierto que tuvo una muerte dignísima. Delante del pelotón de fusilamiento demostró una entereza fuera de toda duda.

Pero su obra de gobierno fue escasa. Sinceramente: como gobernante más bien fue un desastre.

Su gran aportación a la historia de Catalunya fue el 6 de octubre del 34.

Ahora la gente se cree que proclamó la idependencia pero en realidad proclamó “la República Catalana como Estado integrante de la Federación Ibérica” (1).

Yo, la verdad, tampocio veo claro lo de dar apoyo a la Revolución de Asturias.

Los mineros querían una "República Obrera y Campesina" (2). Como en la URSS, que entonces ya era un régimen totalitario.

Tras salir al balcón, a Companys se le atribuye aquella frase de “ahora ya no podréis decir que no soy catalanista”.

Gaziel, en su narración de los hechos, describe como el conseller de Gobernación, Josep Dencàs, iba pidiendo ayuda por radio.

Primero a los socialistas, luego a los comunistas. ¡Al final hasta a los españoles!

Con la guerra del 36, se vio claramente superado por los acontecimientos.

Vista su experiencia personal dos años antes, era evidente que necesitaba a los anarquistas para hacer frente a los golpistas: el Comité Central de Milicias Antifascistas.

Pero eso también fue un vacío de poder. De la Generalitat quedó la carcasa.

Y la retaguardia republicana fue un caos. Josep Termes, Premio de Honor de les Letras Catalanas en el 2006 -con el tripartito en el poder- calcula que en sólo los tres primeros meses fueron ejecutadas más de 8.000 personas (3).

Es una de las tragedias del catalanismo: el liderazgo político oscila entre el seny y la rauxa.

El seny son Tarradellas, Pujol -el Pujol presidente, no el padre de familia-, Montilla. Al Maragall presidente no sé donde meterlo.

La rauxa son Companys, Mas, Puigdemont, Torra.

Hizo más Prat de la Riba al frente de un órgano tan esquifit (reducido) como la Mancomunidad -y en tan poco tiempo- que Companys.

Que, coño, Companys. Que Companys, Mas, Torra y Puigdemont juntos. La cosa he empeorado sucesivamente.

Uno de los problemas de la política catalana son las designaciones a dedo. El elegido es peor que el que elige. No vaya a hacerle sombra.

Pla, en el homenot que le dedicó a Prat de la Riba (4), enumera los hitos: el Institut d’Estudis Catalans, el catalán moderno, la Biblioteca de Catalunya, el Museo de Arte de Catalunya, las exacavaciones de Empúries, el Museo Arqueológico, la Escuela del Trabajo, las bibliotecas populares, la sociedad de biología, la escuela de funcionarios, entre muchas otras.

¡Todavía estamos viviendo de esa herencia! Bueno, en realidad, se la están pateando.

Sin embargo tiene más fama Companys que Prat de la Riba.

El segundo, a diferencia del primero, murió en la cama aunque también pasó por la cárcel.

Y Companys era de izquierdas, Prat de derechas. Eso ayuda mucho en un país como el nuestro .

 

(1) Jaume Barrull: "Els fts del 6 d'octubre". Pòrtic. Barcelona, 2009. Página 85

(2) Chaves Nogales, Díaz Fernández y Josep Pla: "Tres periodistas en la Revolución de Asturias", Libros del Asteroide, Barcelona 2017. Página 78

(3) Josep Termes: "La Guerra Civil a Catalunya", Pòrtic, Barcelona 2008. Página 46

(4) Josep Pla: "Homenots. Primera sèrie". Destino, Barcelona 2010. Página 58. Volumen 11 de la obra completa.

Publicitat

29 Comentaris

Publicitat
#25 Pepón, Barcelona, 20/10/2018 - 13:40

Tarradellas es el que, con diferencia, mejor ha sabido leer la historia. La experiencia es un grado. Los nacionalcatalanistas lo repudiaron rápido por su renuncia al nacionalismo.

#24 h22, A, 18/10/2018 - 11:44

Se sabe de sobras que él prefería el nombre de Luis, y no de Lluis. Eso es otro tabú para el repugnante nacionalismo catalán. Un tema que ya en vida de Companys le provocaba discusiones con compañeros de partido. Sus cartas personales (a familiares o amantes) siempre están firmadas por Luis Companys.

#23 lepero, Barcelona/Tabarnia, 17/10/2018 - 18:41

Está algo mejor desmitificado aquí:
https://www.dolcacatalunya.com/2018/10/ayer-fue-santcompanys-el-mayor-genocida-de-catalanes-de-la-historia/

#22 pepe, andorra, 17/10/2018 - 17:53

El mito lo tendran los abducidos del separatismo y los comunistas q siempre han torcido los renglones de la historia, aquellos q se han preocupado de llegar a la figura de companys mediante la lectura de la historia contada por sus contemporaneos, saben lo q es, lo q hizo y q si no lo hubiera fusilado Franco, lo hubiera fusilado Negrin.

#21 botifler1914, Sinitaca, 17/10/2018 - 13:00

Companys fírmó mas de 2.000 penas de muerte y todas más injustas que la suya.