Publicitat
La Punteta · 19 de Gener de 2021. 20:03h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Dos mentirosos en Palau

 

Los últimos acontecimientos confirman lo que decía el historiador Josep Burgaya en su último libro: no es independentismo, es populismo.

La verdad es que bastaba con leer la introducción de la obra para darse cuenta que de que hay algunos rasgos comunes.

El autor enumeraba la construcción de una realidad imaginaria, el uso sesgado de la historia, la construcción de mitos, la identificación amigo-enemigo, el uso de un lenguaje propio, el abuso de las redes sociales, y el supremacismo, entre otras características.

Modestamente -desde mi propia experiencia personal- podría aportar otros como el culto al líder. Estuve, por ejemplo, más de dos horas a pleno sol en el míting de Perpiñán -con intervalos de nubes- y no alcancé a escuchar ninguna propuesta de gobierno más allá de los llamamientos de Puigdemont a la confrontación y las felicitaciones de Clara Ponsatí -nada menos que ex consejera de Educación- a los que ocuparon el aeropueerto o la Meridiana.

Al terminar el acto incluso albiré pancartas con la efigie de Puigdemont y el lema “No surrender”. Del mismo tipo, creo, que la que han colgado en su pueblo natal. La única localidad en todo el mundo, por cierto, que ha declarado hijos predilectos al propio Puigdemont y a otro oriundo ilustre: el alcalde franquista de Barcelona, José María Porcioles. Eso sí, en épocas diferentes.

5533-screensnapz059.jpg

 

Pero de todas las coincidencias quizá la más preocupante son los tics autoritarios. Al fin y al cabo el populismo  no dapta las ideas políticas a las reglas del sistema democrático sino el sistema democrático a las ideas políticas. En otras palabras: si hace falta nos saltamos las reglas.

Ya tuvimos una primera muestra en los famosos plenos del 6 y 7 de septiembre del 2017 en el que se pusieron a prueba las costuras democráticas del propio Parlament -incluido el reglamento- al aprobar las leyes de Referéndum y de Desconexión de prisa, corriendo e incluso de madrugada.

En el verano del 2019 tuvimos otro ejemplo cuando cerraron cuatro meses el Parlament no se ponían de acuerdo JxCat y ERC. Tanto quejarse del 155 para acabar haciendo más o menos lo mismo.

Me ahorraré otros episodios que desvirtuan, sin duda, el buen quehacer de la cámara porque atañen a las formas aunque sean tan importantes en política. Como el día de los gritos favor de la libertad de los CDR detenidos o el día que Eduard Pujol entró hecho un hooligan por un decisión del TJUE a favor de Oriol Junqueras que al final se demostró efímera.

Pero la más preocupante de todas ha sido el intento de aplazar las elecciones -finalmente tumbado por el TSJC- no una semana ni dos ni tres sino …¡tres mesos y medio! El decreto que las fijaba para el 30 de mayo las dejaba incluso en el aire porque dependía de las "condiciones epidemiológicas".

No deja de ser curioso que hayan celebrado elecciones en Estados Unidos, en Francia, en Portugal, en Galicia, en el País e incluso en Uganda -aunque sea con pucherazo- y no las podamos celebrar aquí. Holanda también vota el 17 de marzo y con Italia nunca se sabe.

La Catalunya que quiere convertirse en una República digital según el conseller Puigneró y que incluso planea enviar satélites al espacio no puede organizar unas elecciones. ¡Pero si Estados Unidos celebró en plena guerra civil! De eso hace más de un siglo y medio (1864).

Es más, éstos eran los que iban dando lecciones: “Això va de democràcia”, “president, posi les urnes” y “volem votar”. ¿Se acuerdan? Ahora Se les han enfriado las ganas. ¿No será que tienen miedo a perder el poder?

En la rueda de prensa de este martes -Pere Aragonès ni siquiera ha dado la cara- les he pillado además en un par de requiebros. Está todo cogido con pinzas. Van poniendo parches.

Meritxell Budó ha asegurado, de entrada, que el aplazamiento electoral había sido “compartido por unanimidad” entre todos los partidos. ¡Pero si el PSC estaba en contra! El PPC, también. Y el PDECAT se quejó de la fecha. El 30 de mayo les parecía demasiado lejana.

La portavoz del Govern ha llegado a afirmar que lo habían explicado todo muy bien en la “rueda de prensa” del pasado viernes. Tampoco fue tal: resultó ser una declaración institucional. Sin periodistas y sin preguntas.

Mientras que su colega de Exteriores, Bernat Solé, ha manifestado que “quien haya puesto otros intereses por delante lo deberá explicar muy bien". Como si la cosa no fuera con ellos.

Incluso que “lo que necesita la ciudadanía son certezas” y que han hecho un “ejercicio de responsabilidad”. Tiene gracia que lo digan ellos. Es realmente que ven antes la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio

La democracia en Catalunya está peor de lo que pensaba.

 

Publicitat
Publicitat

10 Comentaris

Publicitat
#6 Martín, Barna., 25/01/2021 - 11:36

Tiene usted razón!. Y a mí ciertos independentistas me provocan una sonrisa: Los que hablan de democracia saltandose la ley.. Los que ahora no quieren votar.. Los que critican los calculos electorales, como si no fuera con ellos.

#5 Venanci, Vilanova G, 20/01/2021 - 16:52

Fins que aquesta banda de delinquents no sigui expulsada de les institucions i es fagi una neteja profunda de càrrecs sedicisos, talment com va fer el lloable 155, ells continuaran amb l'objectiu d'enfosar el prestigi, l'economia i la societat civil. La historia te sequencies semblants 31-39. Avui nomes psc i vox son les uniques alternatives.

#4 Sergi Sergio, Barcelona, 20/01/2021 - 14:54

Si solo hubiese dos ya podriamos estar contentos, esto es el Desgovern de la Degeneralitat de les mentides.

#2 VRaptor, Alicante, 20/01/2021 - 00:36

Son los hijos de esa plutocracia franquista catalana heredera del franquismo, los que han sentando los pilares de la desgracia democrática que asola Cataluña, se inventan cualquier historia para no soltar el bocado por

#1 Recaredo, Bcn, 19/01/2021 - 21:25

El seny del catalán, su espíritu emprendedor y cosmopolita ha quedado reducido a la nada. Ha sido un mito creado con la anuencia y el acomplejamiento de la España de la pandereta alentada por la plutocracia franquista catalana heredera del colonialismo español.

#1.1 Joan Ferrandis, BARCELONA, 20/01/2021 - 00:24

No olvide usted, Recadero, que en Cataluña hemos pasado del franquismo al nacional catalanismo que es lo mismo, pero sin muertos por ahora. Salvo el breve período democrático de Josep Tarradellas, Cataluña ha pasado de una dictadura a otra dictadura equivalente.

#1.2 recordad 6 y 7 septiembre, Barcelona is not Catalonia, 20/01/2021 - 10:26

Joan, yo incluso diría que es peor que "otra dictadura", ya que es una dictadura de facto disfrazada de democracia, lo cual, a mi entender es mucho más peligroso ya que pasa más desapercibido y ha requerido el colaboracionismo de partidos como el PSC, el PSOE o el PP para su ejecución y mantenimiento durante décadas

#1.3 Menjamela Grandi, Anapurna, 20/01/2021 - 11:43

Me pierdo en el argumento pero el comentario tiene de base un craso error: España nunca tuvo colonias. Los territorios americanos y sus habitantes tenían las mismas instituciones y derechos que los peninsulares. Ergo, jurídica, institucional y mentalmente América era (es) tan España como la propia península, no colonias. Saludos.

#1.4 Recaredo, Bcn, 20/01/2021 - 16:38

Craso error es confundir la velocidad con el tocino.

#1.5 Menjamela Grandi, Anapurna, 20/01/2021 - 18:11

Pues ya lo sabe: no vaya demasiado rápido cuando se prepare los bocatas.