Publicitat
La Punteta · 28 de Novembre de 2018. 10:31h.

JOAN FERRAN

Joan Ferran

Eduard Pujol delira

No sé si a Eduard Pujol, el portavoz del puigdemontismo más radical, le sigue persiguiendo un misterioso hombre en patinete. No lo sé y nunca más se supo de aquel asunto. Tampoco sé si a este ínclito personaje, cuando le duelen las amígdalas, acude a la sanidad pública, se refugia en una mutua privada o visita a un curandero. Me trae sin cuidado lo que haga al respecto este gañán de voz desafiante y reflexión escasa. Ahora bien les diré, amigos lectores, que este tipo no tiene vergüenza y, si me apuran, llegaré a sostener donde convenga que es un sinvergüenza. La oposición ha pregonado, lamentablemente con escaso éxito, que a este gobierno de la Generalitat le importa un pito la política social. Ya se sabe, el ejecutivo de Torra está tan ensimismado en los asuntos identitarios que para él, los sociales, no tienen importancia, merecen un segundo plano.

Tanto es así que ante la movilización de los médicos  Eduard Pujol ha soltado, sin recato, la clásica  perorata patriótico victimista. Nunca antes, en el cosmos secesionista, se había atrevido nadie a verbalizar -con tanto descaro y frivolidad- que lo importante no es la salud, la educación o los servicios sociales sino el ‘hacer república’. Desde su delirante burbuja de ficción republicana, Pujol, ha puesto de manifiesto justo lo contrario que pretendía demostrar. Ha situado bajo la mirada de la ciudadanía uno de los principales problemas del gobierno catalán: su incapacidad de gestión de lo cotidiano, de las problemáticas sociales, de la educación, de la seguridad. No vale centrifugar, no vale traspasar responsabilidades al enemigo de siempre, no vale hablar de ‘estrangulamiento’ económico. La génesis de tanta inoperancia esta aquí, en Cataluña. Está en la bisoñez de unos activistas, metidos a gobernantes, más preocupados en agitar que en gestionar correctamente, más pendientes del clima de Waterloo que de las listas de espera.

Eduard Pujol es un irresponsable carente de vergüenza cuando banaliza las listas de espera. El portavoz puigdemontista está en su derecho despreciando  que algunos peleen por las migajas no ‘esenciales’. Quizás sí, allá él con su conciencia. No obstante,  le deseo de corazón a Eduard, que no se vea jamás en la tesitura de aguardar turno en una lista de espera.

Publicitat

9 Comentaris

Publicitat
#8 Barretina a rosca, Black hole, 30/11/2018 - 18:40

Sr. Ferran que educado ha estado con lo de "gañán", prefiero no utilizar ningún calificativo con el Sr. Pujol porque de "cabestro" no bajaría.

#8.1 Uno que os lee, Al sur de Waterloo, 02/12/2018 - 01:42

El Sr Ferran no da puntada sin hilo: "gañán" es el adjetivo más suave para definir al semoviente Pujol, pues originalmente significaba "pastor". "Cabestro", sin embargo, define mejor a los miembros de la boyada indepre, pues un cabestro es una persona que, cual bovino no bravo, es torpe y se deja influir fácilmente por los demás.

#8.2 Barretina a rosca, Black hole, 02/12/2018 - 10:27

Un gañán suele ser una persona que por su condición social y económica no suele tener acceso a la cultura, excepciones como puede ser mi querido "pastor" Miguel Hernández, pero un cabestro nunca pierde su condición de animal de manada que aún siendo manso puede embestir y la cultura nunca le librará de su condición.

¡Para gustos los color

#6 Sergi, bcn, 29/11/2018 - 06:33

Totalmente de acuerdo. El BOCACHANCLISMO es el denominador común del govern. Una de baja, el otro bebiendo ratafia, el de exteriores viajando de p.m a costa de todos y no lo recibe ni el conserge del parlamento europeo. Todo muy penoso

#5 M. Pilar, Barcelona, 28/11/2018 - 23:20

¡Si nada más fuera este sinvergüenza! Con que placer he leído cada una de las palabras que dedica a semejante ¡borrico!

#4 Sergi , Barcelona, 28/11/2018 - 17:27

Hace 7 años que no hay Govern, ni esta ni se le espera, los 365 dias y las 24 horas unicamente y exclusivamente dedicadas al proces, las listas de espera, el paro, la actividad economica, la delincuencia, etc. les importan una m...

#3 Marta, Barcelona, 28/11/2018 - 12:51

Si señor Ferran.Este individuo es un bocazas que no tiene ni idea de politica ni de humanidad.Esta fanatizado, solo así se entiende lo que ha dicho