Publicitat
La Punteta · 7 de Maig de 2021. 09:06h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Efecto Ayuso

Ayuso y el alcaldable del PP por Barcelona, José Bou, brindando con cava catalán la noche electoral

 

Lo de Ayuso es más que una victoria electoral: es un cambio de paradigma.

De hecho es casi de record guinness.

Debe haber pocas elecciones en el mundo en el que los resultados se han más que doblado: de 30 a 65 escaños.

¡Y con pandemia!

En el 2019, el PP ni siquiera era primera fuerza política. Lo eran los socialistas con 37 diputados.

Aunque todo ello sea a costa de Ciudadanos.

Me recuerda la mayoría absoluta del PSOE en 1982 -¡2021- gracias al hundimiento de UCD.

Pero es evidente que el partido de Inés Arrimadas también ha puesto algo de su parte. En realidad ha puesto mucho con errores estratégicos y la tibieza en la toma de decisiones.

Tampoco parece que hayan aprendido la lección porque potenciar a Edmundo Bal, el candidato más derrotado del 4-M, no creo que sea suficiente.

Habría que hacerle un monumento, por otra parte, al que tuvo la genial idea de apoyar una moción de censura en Murcia, que fue el detonante de todo.

Ayuso ha arrasado, en todo caso, no sólo en feudos tradicionales de la izquierda -¡hasta en Vallecas!- sino también por clases sociales y segmentos de edad.

Si no no se explica una victoria tan contundente.

¡Hasta los jóvenes se han vuelto de derechas!

Está por ver si, como quiere Casado, supone un “punto de inflexión”.

Pero hay que destacar que la derecha ha ganado incluso la batalla del lenguaje.

Las viejas consignas de la izquierda -que en algunos casos recordaban los meses previos a la Guerra Civil- como “democracia o fascismo” no han servido ni para movilizar a su electorado.

Y eso que lo proclamaba, en twitter, hasta la ministra de Igualdad, Irene Montero. Vaya batacazo.

7c0ca9a6-a8e0-4396-b49e-02eda71aa474.jpg

 

Sospecho que por, fascismo, entendían a todos los que no votaban como ellos.

Pero lo que la gente quiere ahora es comer y, a ser posible, hasta ir de tapas.

Por eso, los partidos de izquierda están viviendo de las rentas.

Los valores esgrimidos al inicio de la Transición -libertad, igualdad, fraternidad- ya no sirven.

Los electores están ahora más preocupado por el civisimo, la seguridad ciudadana, los problemas derivados de la inmigracion sin papeles, los menas o los okupas que por el “fascismo”.

Ya lo dijo Juan Carlos Monedero, uno de los gurús de Podemos: “¿Qué hacemos con los gilipollas que cobran 900 pavos y votan a Ayuso?”.

O el director del CIS, José Félix Tezanos, que atribuía a la candidata del PP "poca entidad intelectual y política" e identificaba a sus votantes con los clientes de "las tabernas, los bares, los restaurantes y otros establecimientos similares".

No hay nada peor en política que la soberbia intelectual.

Sé que es duro reconocer para la izquierda este cambio de chip.

Pero cuanto antes lo haga antes podrán levantar cabeza.

Por eso está en crisis en casi toda Europa. La vieja socialdemocracia europea ya no sirve.

Publicitat
Publicitat

16 Comentaris

Publicitat
#10 nadie, barcelona, 10/05/2021 - 10:59

Pues nada se vuelve a bajar el SMI, volvemos a poner en crisis el sistema publico de pensiones y a disfrutar del futuro chavales!

#9 Andoni, Barcelona, 09/05/2021 - 23:21

Claro que los jóvenes votarán a la derecha. Hay que ser muy muy imbécil para ser de izquierdas, después de ver a los políticos de "izquierda", Pedro Pinocho y la rata chepuda, mentir, enriquecerse e insultar a sus votantes.

La izquierda tiene un problema, que sus mentiras ya no convencen ni a sus votantes más retrasados.

#8 Vigatano, Vic, 08/05/2021 - 19:20

Eso es lo que no aguanto de la izquierda, la superioridad moral e intelectual que se atribuyen per se. Si pierdes por siete a cero no le puedes echar la culpa al arbitro, mira a ver si has hecho algo mal, oi?

#7 ferran, jonestown, 08/05/2021 - 15:44

veieu “la vida de brian” i entendreu el que li passa a l’esquerra dogmàtica maximalista d’avui dia…

#5 Oriol, BCN, 08/05/2021 - 11:07

"La vieja socialdemocracia europea ya no sirve", más bien es la "nueva socialdemocracia" la que no sirve. La vieja iba la mar de bien.
Del resto, bravo Rius!