Publicitat
La Punteta · 19 de Novembre de 2018. 22:24h.

JOSÉ GONZÁLEZ

El cáterin de “Air Sánchez”

Veníamos ilusionados tras enviar a Mariano, el “runner”, a la historia de los presidentes de gobierno de España. Se acabó su capítulo, cual corredor desfondado, con la hedionda trama Gurtel. Con el tiempo y la perspectiva que nos traerá, el personaje tendrá las sombras y también las luces del pasodoble del mismo nombre. De momento parece que Rajoy esté arrestado en el baúl de la Historia. Incluso en la de su propio partido que chapoteó en un tiempo reciente en la corrupción con cierto éxito de público y crítica. Hasta que acabó esa fiesta cuando la gaviota desmadrada chocó con alguno de los vuelos de “Air Sánchez”.

Hace doscientos días de la llegada del presidente Sánchez al gobierno, más de seis meses ya con sus enseñanzas y sus desventuras. El redivivo líder socialista no llegó con pasodoble sino más bien de música “grunge” de garaje, la misma que le marcaron sus aliados de ocasión con guitarrazos de supuesta renovación. Que no digo yo que no hiciera falta pero, pasado el periodo de gracia, el concierto está saliendo rana. Recuerdo aquellos primeros bolos de los geniales “Pata Negra” donde, según ellos mismos cantaban, los instrumentos no sonaban bien…¡por culpa de los mánagers!.Qué grandes los hermanos Amador.

A vueltas con la música sigo, es mi debilidad y qué le voy a hacer. Ya saben que “Contigo aprendí” es un sentido bolero de Armando Manzanero. Pues yo mismo con “Air Sánchez” aprendí que se puede ir a Mercadona con un helicóptero y en misión secreta de estado. Que los conciertos de gorra suenan mejor si vas en avión privado y así te destaponas los oídos antes. Además, de rebote le metes un buen viaje, en los dos sentidos, a las arcas públicas. Que algunos ministros son trovadores de versos libres de su pasado que ahora se tornan en rimas fallidas que asustan hasta a los micrófonos. Por desgracia para ellos, va siendo crónico que encuentren su escarnio en foros que los dejan hechos unos zorros para tan noble misión ministerial. Ahí están los casos de los dimitidos Màxim Huerta y Carmen Montón, tan efímeros ellos. También ha habido otros en los que la pelota pegó en el poste y, de momento, salió fuera como los de Dolores Delgado, Pedro Duque o Josep Borrell. No se vayan del campo, aún hay partido. Ya se va viendo que con Sánchez nada es para siempre.

Contra la adversidad, gobierno de gelatina multicolor: a moverse mucho y que se vea el colorín para disimular el temblor. A mantener prietas las filas y a volar por esos cielos como un trasunto de Willy Fog 2.0. Ni Ryanair en las ofertas de web, no hay compañía aérea que vuele más barato que “Air Sánchez”… para Sánchez. Hoy mismo está en Marruecos, mañana quién sabe. Los pilotos de las aeronaves de la cosa pública andarán cansados con tanto trote y, por otro lado, el currante del surtidor del queroseno de la flotilla de “Air Sánchez” resopla cada vez que ve llegar al presi y a su señora con las maletas.

En seis meses, el presidente se ha paseado por Canadá, Estados Unidos, Francia, Bélgica, Portugal, Alemania, Colombia, Bolivia, Chile, Guatemala y Marruecos. Va ya por la segunda vuelta al globo y tanto es así que ha dado más ruedas de prensa fuera de España que en ella. ¡Ah! y Benicássim, Toledo, Doñana y Valladolid también fueron incluidas en esta gira mundial. Apuesten a que esto último sólo se ha hecho para mostrar a los lugareños el nuevo estilo de gobierno, con sus aviones y helicópteros de cabecera. Cosas de esta nueva izquierda y sus viejísimas patrañas.

Poco tiempo lleva Pedro girando con su sonrisa por esos mundos de Dios pero el tour promete. Treinta años, treinta, lleva Bob Dylan con su “Never ending tour” y creo que no ha gastado tanta gasolina como “Air Sánchez”. Ecologismo -¡claro que sí!- y feminismo, nacionalismos periféricos, igualdad, tierra de acogida, y, ya puestos, a ofrecer muchos mensajes ociosos, a modo de gelatina de esa de colorines para distraer al pueblo. Qué diferente será el costoso cáterin de “Air Sánchez” donde imagino que el amo consumirá buenas viandas, siquiera sea para combatir tanto “jet lag”.Que no falte de nada: a consumir petróleo como si fuésemos Venezuela y, con todo ello, a consumir también la paciencia de los ciudadanos de tierra firme. Padecemos una izquierda reaccionaria, acertado adjetivo que usa el profesor Félix Ovejero en el título de su último ensayo. Una pseudoizquierda que sigue atrapada no ya en sus contradicciones sino en sus caras duras como, por ejemplo la que hoy nos ocupa. Seguimos renovando, no molesten. Para Reyes ya saben, el avioncito privado de Pedro El Volante.

José González

Publicitat

2 Comentaris

Publicitat
#1 Sarah, Tabàrnia, 20/11/2018 - 09:16

Ostres!
M'encanta el que escrius i com ho escrius! Dones forma a pensaments que pul·lulen pel meu cap sense anar enlloc.
Ja sé que no ho fas per fer-me un favor, però... gràcies igualment.

#1.1 José González, Barcelona, 20/11/2018 - 10:11

Gràcies sempre, Sarah, pels teus comentaris tan considerats i motivadors. M’encanta que t’agradin els articles que publico aqui. No tinc més opció que la de nomenar-te com a particular “lectora del mes”, seguint en la clau humorística que miro de fer servir sempre que puc.
Salutacions i anem parlant!