Publicitat
La Punteta · 30 de Setembre de 2019. 20:13h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

El desprestigio de la Generalitat


El prestigio de las instituciones catalanas ha recibido un golpe definitivo cuando cuatro ciudadanos particulares han colgado una pancarta en el balcón del Palau de la Generalitat sin que, por cierto, los Mossos lo impidieran.

A saber: el excantante Lluís Llach; el exdiputado de la CUP y tertuliano habitual Antonio Baños; la actriz Sílvia Bel; y la maestra Teresa Casals, de la entidad Som Escola, que de paso dice mucho sobre la neutralidad política de la escuela catalana.

Es un sitio solemne: desde ahí Macià proclamó la República en 1931. Companys el estado catalán en 1934. Tarradellas pronunció el famoso discurso del “Ja sóc aquí” tras 38 años de exilio. Y Pujol dio lecciones de ética tras el estallido del caso Banca Catalana. “En adelante -dijo- de ética y moral hablaremos nosotros". Incluso Josep Lluís Nuñez llegó a celebrar, en compañía del citado Pujol, alguna liga del Barça.

Por eso si cuatro particulares pueden colgar una pancarta en la sede oficial del gobierno catalán el resto puede hacer lo mismo a partir de ahora. ¿Qué impide colgar otra con el lema “¡Viva la Guardia Civil!” por ejemplo?.  O “¡155, ya!”.  Personalmente me conformaría con una que dijera: "Sanchis, dimisión".

Algún restaurador avispado podría pedir precio -en el caso de que hubieran pagado- para poner una de “Bodas, bautizos y comuniones” mientras que una panda de amigos podría organizar una despedida de soltero con este mensaje: “Juan se casa. Dádle el pésame”. Ya puestos que lo alquilen a Apple, Netflix o Huawei para un anuncio de los suyos. Al menos reduciríamos el déficit fiscal crónico de la Generalitat.

Porque, de hecho, la degradación de las instituciones catalanas tuvo una etapa significativa el día anterior con la aprobación de la resolución sobre la "legitimidad" de la desobediencia justo antes de que Torra obedeciera. O los gritos de “libertad, libertad” de una veintena de diputados a favor de los CDR detenidos en el hemiciclo del Parlament.

Quiza habría que dejar sus nombres escritos para la historia para que -en caso de independencia- ellos puedan recordar sus nietos la hazaña: Se trata de Francesc de Dalmases, Montserrat Macià, Glòria Freixa, Elena Fort, Josep Puig;  de Junts per Catalunya.

De Esquerra: Lluïsa Llop, Gemma Espigares, Raquel Sans, Rut Ribas, Lluís Salvadó, Marc Sanglas, Montserrat Fornells, Francesc Viaplana, José Rodríguez, Jordi Orobitg, Ferran Civit, Jordi Albert, Mònica Palacín, Josep M. Jové, Núria Picas, Alfons Montserrat y Aurora Carbonell.  Algunos procesados por el 1-O, por cierto.

Finalmente los de JxCat que aplaudieron pero no se levantaron de su escaño: Albert Batet, Eduard Pujol, Gemma Geis, Josep Maria Forné, Lluís Guinó, Marc Solsona, Teresa Pallarés, Anna Geli, Imma Gallardo, Josep Riera, Mònica Sales, Saloua Laouaji, Anna Tarrés, Antoni Morral, Narcís Clara, Lluís Font, Ferran Roquer, Xavier Quinquillà, Jordi Munell, Xavier Ten y Anna Erra.

Por supuesto hay quer otorgar a los CDR mencionados toda la presunción de inocencia que haga falta. Es más, ya he dicho más de una vez en mi canal de youtube que preferiría que todo fuera un “montaje policial” como dice la CUP que no la posibilidad de que unos independentistas hayan decidido cruzar la línea roja de la violencia. En el argot indepe, la “lucha armada”.

Pero lo que hicieron estos diputados -con el presidenteTorra a la cabeza, que también coreó y aplaudió- fue cuestionar la decisión de un juez que ha visto indicios de delito -y muy graves- contra los detenidos. Por eso los ha mandado a prisión preventiva.

Yo se lo pregunté al republicano Ernest Maragall -nunca le oi la palabra independencia durante los 30 años que fue socialista- en la rueda de prensa posterior si era “normal” y me dijo que “no era la primera vez”. Mientras que el propio portavoz parlamentario del partido, Sergi Sabrià, aseguró en tono pitorreo que quizá me equivocaba sólo con el “volumen”.

Aunque quizás la degradación de las instituciones catalanas empezó mucho antes. Recuerdo que cuando Ernest Benach fue elegido president del Parlament en el 2003 -y reelegido en el 2005- tuve dificultades para encontrar en su biografía oficial una actividad laboral al margen de la política.

Al final sólo hallé dos líneas y relacionadas con la función pública de la Generalitat: “En 1979 empezó a trabajar en la Dirección General de Transportes de la Generalitat y al cabo de unos años pasó a la Dirección General de Juventud”. Lo curioso es que no decía en calidad de qué.

Eso sí, para rellenar el currículum, había cinco líneas de actividad excursionista y castellera: “jeje del Agrupament Escolta la Mulassa de Reus del 1981 a 1986 y de Escoltes Catalans de 1992 a 1993; presidente de 1991 a 1996 y cap de colla de 1994 a 1996 dels Xiquets de Reus; y miembro -aquí al menos había tarea intelectual- de la sección de Pedadogía del Centro de Lectura de Reus”.

O Núria de Gispert, que apareció en la contraportada de El País fotografiada, a su edad, de hada madrina cosa que estoy seguro no hubieran hecho ninguno de sus predecesores en el cargo, algunos de ellos de Unió: Barrera, Coll i Alentorn, Xicoy, Reventós y Rigol.

La evolución posterior de Núria de Gispet en twitter -a la jefa de la oposición la invitó un día a “volver a Cádiz” -no sé si antes o después de haber ganado las elecciones con el voto de más de un millón de catalanes- confirma que el disfraz no era la excepción sino un indicio serio de una evolución posterior preocupante.

Ahora ha entrado en el ostracismo -como otros de su geneación- después de que la propia cámara aprobara su reprobación. Récord nunca alcanzado anteriormente. Otra figura que se ha llevado el vendaval del proceso. Habrá más. gispert1.jpg

Publicitat
Publicitat

12 Comentaris

Publicitat
#9 pepe, andorra, 01/10/2019 - 14:34

parafraseando a Woody Allen en la película The Front, la tapadera en español, en la ultima frase q dice....No reconozco la autoridad de este comité y por mi se pueden ir ustedes a la m.i.erda.

#8 AnnaMollet, Mollet, 01/10/2019 - 14:21

La Generalitat es indigna. Ningún catalán cuerdo y honrado puede sentir orgullo de la deriva destructiva en que la Generalitat y el Parlament se han convertido . Se hicieron golpistas y ahora en terroristas(lo nunca visto en el mundo).

Ernest Benach otro político sin estudios, que al dejar la política, le regalaron el título en la UOC(A distanci

#7 botifler1914, Sinitaca, 01/10/2019 - 10:37

No es por ir de listo, pero desde el primer día, he sentido que la Generalitat no era mi legítimo gobierno.

#6 A , Barcelona, 30/09/2019 - 23:23

El desprestigi de la Generalitat arrenca des de el día que quasi CAP diari català ha estat capaç de destapar algún cas de corrupció política a Catalunya. Bé sí, café amb llet de l'Albano Dante que es va vendre per un parell de plats de llenties al cap d'uns anys. La premsa catalana ha acceptat sempre calers a canvi d'omertà.

#6.1 Pepe, Alacant, 01/10/2019 - 09:49

Existe una ley no escrita, que dice que quien denuncia por corrupción a un político catalán (excepto si es de C's o del PP), ataca a Cataluña , y se arriesga a la ira de la sociedad civil, le funcionó a Pujol, y le ha seguido funcionando al resto. Es la dictadura blanca a la que se refería Tarradellas.

#6.2 Alfons Maristany, BARCELONA, 01/10/2019 - 12:54

El Triangle de Jaume Reixach es la excepción que rompe la regla. Lleva como 30 años cantando las gangsteradas de Pujol y sus secuaces

#5 Lobisome, BCN, 30/09/2019 - 23:12

Lo que yo me temo es que una institución cuyo nacimiento real (no el mitológico, con Berenguer de Cruilles), se produce durante la II República y que ya poco después, su presidente da un golpe de Estado por el que acaba en la cárcel, tiene mucho menos prestigio del que se le quiere conceder desde el relato mítico nacionalista...