Publicitat
La Punteta · 29 de Març de 2021. 09:47h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

El federalismo es la solución

En estos días de recogimiento para los creyentes y de relajo y cierta holgazanería para todos, me ha parecido oportuno aparcar, por una vez, el comentario mordaz y la crítica a la acción política cotidiana, para hacer una breve reflexión sobre cuál puede ser la solución al problema que como sociedad y país tenemos pendiente de resolver desde el siglo XIX: la organización territorial del Estado.

Tanto España como Europa tienen en su estructura organizativa muchos aspectos federales. Desde 1978, nuestro país ha evolucionado desde un Estado centralista y unitario hacia un sistema fuertemente descentralizado, donde los gobiernos, a excepción de las diputaciones, son escogidos directamente por los ciudadanos. En ese contexto las Comunidades Autónomas se han consolidado como importantes centros de poder. Es cierto, sin embargo, que a lo largo del tiempo se han producido disfunciones y distorsiones del modelo, pero eso se podría corregir si tuviéramos un Senado que fuera una auténtica Cámara territorial, cosa que ahora no sucede.

Por otra parte, a lo largo de estos años, tampoco se clarificado de manera clara y concreta una distribución efectiva de las competencias entre las distintas administraciones ni la financiación de las mismas. Todo ello, constituye una fuente de tensiones constante y supeditado al albur de los gobiernos de turno. Por eso, una reforma de la Constitución en sentido federal resolvería problemas y, por consiguiente, nos ahorraría disgustos.

Desde hace años, las encuestas y estudios de opinión, con leves oscilaciones, acostumbran a indicar que, tanto en Cataluña como en el resto de España, el 40 % de la población consultada se muestra a favor de una reforma de la Constitución en sentido federal, mientras que el 60% restante se distribuye en posiciones diferentes, algunas enfrentadas entre sí. En consecuencia, el planteamiento federalista es la fórmula que genera más consensos para llevar a cabo una renovación de nuestro sistema organizativo e institucional.

Una de las excusas, que con más frecuencia han esgrimido los contrarios a esa reforma, es la tensión que se generaría entre los ciudadanos que habitan en distintos territorios. Los que así lo ven no comprenden que el federalismo no es un obstáculo para la igualdad, todo lo contrario, la facilita. El reconocimiento de la diversidad y la singularidad no tiene nada que ver con la igualdad de derechos de todas las personas. En una federación todos los ciudadanos tienes los mismos derechos a unos servicios básicos. De la misma manera que tienen derecho a gastar de diversas maneras unos ingresos fiscales. Dicho de otro modo: federalismo es el derecho a la diferencia sin diferencia de derechos.

Con esto no quiero decir que el federalismo sea la panacea, ni mucho menos. Los problemas no desaparecen de un día para otro en ningún sistema democrático; tanto da si es federal como si no. Se trata, pues, de gestionar nuestras discrepancias en una sociedad integrada y con unas bases de relación en pie de igualdad, con unas reglas de juego claras aceptadas por todos y con lealtad institucional.

De todas formas, no avanzaremos en la dirección adecuada, mientras los soberanistas de aquí y de allí prefieran movilizar a sus partidarios con proclamas patrioteras avivando el enfrentamiento para obtener unos pingües réditos electorales. Hoy en día, plantear batallas por la soberanía nacional cuando ningún Estado en Europa tiene una política económica autónoma, un ejército independiente del resto o una moneda propia, es algo que, en mi opinión, no tiene sentido.

También resulta un contrasentido apoyar una Europa federal a la vez que se rechaza una España federal. No es razonable querer eliminar fronteras con otros países y querer levantarlas en el propio. Como tampoco es lógico pretender que los otros rebajen sus afanes nacionalistas y nosotros no estemos por rebajar el nuestro.  Los símbolos y las emociones siguen siendo mayoritariamente nacionales. Sin embrago, la política y las transacciones lo son cada vez menos.

Como ha dicho en reiteradas ocasiones el filósofo alemán, Jürgen Habermas, cuestiones como los combates contra la desigualdad o las crisis migratorias no se pueden afrontar desde el estado-nación porque son de tal magnitud que no se puede dar respuesta a los grandes problemas que ha conllevado la globalización de manera individualizada. Me parece innecesario recordar aquí como se ha tambaleado Europa, por la falta de coordinación entre los Estados, con la llegada a nuestras costas de gentes desesperadas en busca de un futuro, no digo mejor, simplemente, un futuro.

Soy consciente de que no estamos en el momento más apropiado para llevar a cabo una reforma de semejante calado. Ni la coyuntura política ni la situación socio económica son favorables. No obstante, tengo la firme convicción que un federalismo que supere el concepto de estado-nación es el mejor antídoto contra el repliegue identitario y el nacional-populismo en ascenso en toda Europa y también entre nosotros. Además, es la manera más adecuada para organizarnos institucionalmente y gobernar en tiempos de globalización, a la vez que progresamos, sin codazos, de forma conjunta.

Quizás hoy no es posible, pero vayamos diseñando como queremos que sea nuestro futuro en común porque más pronto o más tarde el mañana llegará y las bagatelas y mandangas que ahora nos atenazan no van a durar toda la vida.

Y como dice el poeta: “si la inspiración llega mejor que nos encuentre con los codos sobre la mesa”.

 

 

Bernardo Fernández

 

 

 

 

Publicitat
Publicitat

27 Comentaris

Publicitat
#12 JOSÉ MANUEL, BADAJOZ, 05/04/2021 - 17:59

Como sueño, me parece maravilloso, en un país imaginario se establece un administración federal donde todos sus habitantes tienen los mismos derechos y deberes, todo esto aderezado con una oratoria adecuada al momento y eureka, conseguido. No hay historía que desmienta, no hay intereses de partido. se prioriza a los gobernados.¡Que bonito!

#11 Joan Ferrandis, BARCELONA, 05/04/2021 - 15:47

La única solución sería la libertad en las comunidades autónomas sometidas por los distintos nacionalismos, y donde quien piensa distinto a ellos es estigmatizado socialmente.

#11.1 Joanet, Bcn, 06/04/2021 - 08:46

La solución sería que no fuese obligatorio el nacionalismo español, y a la gente pacífica que no quisiese adoptar esa agresiva ideología que no le pudiesen apalear, ni inhabilitar, ni condenar a 13 años de cárcel.

#11.2 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 06/04/2021 - 22:53

Tan obligatorio es el nacionalismo español que en la autonomía catalana gobierna el nacionalseparatismo desde hace 40 años. Claro que sí. Je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, e, je, je, je, je, je, je, je, , je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je,

#10 Pierrot, Barna, 03/04/2021 - 21:47

Perico #8.1


¿Quién sería el todo para tí? Me temo que tú sólo quieres más de lo mismo, no federación ni confederación. También hablas de nacionalismo negro, te debes referir al nacionalismo español que históricamente es agresivo, no al catalán que históricamente es defensivo.

#10.1 Perico, Matadepera, 05/04/2021 - 00:02

Está muy claro que el todo sería el estado federal o el confederal, es decir, para que lo entiendas, la federación o la confederación en su conjunto. No he llamado a ningún nacionalismo negro ni blanco ni azul celeste, he llamado "negra" a su historia, o a su recuerdo (si algún día llega serlo). A ver si leemos como adultos, señores.

#10.2 Perico, Matadepera, 05/04/2021 - 11:27

También te equivocas en que yo quiera más de lo mismo. Bien al contrario: si de mi dependiera, volverían al gobierno de España competencias fundamentales para asegurar la igualdad de derechos entre españoles, por de pronto sanidad y educación, que, ciertamente visto a toro pasado, nunca se debieron ceder a las CCAA.

#10.3 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 06/04/2021 - 22:50

El nacionalseparatismo de la utonomía catalana es históricamente defensivo dice Pierrot. Claro que sí, ya lo hemos visto cuando le han pegado fuego a Barcelona Por poner sólo el último ejemplo. Me parto contigo. je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, je, j

#9 A., Barcelona, 02/04/2021 - 17:12

Posiblemente no seria suficiente, pero con poner el Senado Español y un par de ministerios en Barcelona, ayudaría mucho. Ya nunca más podrían quejarse tanto de la "capitalidad". Con lo bien conectada que está BCN y las tecnologías de hoy en día sería muuuuy factible esto.

#9.1 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 02/04/2021 - 22:47

¿De verdad crees que eso funcionaría? ¿Darles más a quienes se le ha dado prácticamente todo y lo que han hecho ha sido utilizarlo para su separatismo y su cortijo? Las políticas Chamberlain no funcionan ni funcionarán con el separatismo. Solo hay algo que no se ha probado, y que nadie tiene cojones de hacer.

#9.2 A., Barcelona, 03/04/2021 - 20:23

Eso no es dar nada a los "separatistas". Estamos hablando del Senado Español y de Ministerios del Gobierno Español. Y distribuir algunos ministerios más por España tampoco lo veo mal. Y más q apaciguar a là Chamberlain sirve también para demostrarles a TODOS, indepes y más todavía a los no indepes q el gobierno de España no sólo es Madrid.

#9.3 Joanet, Bcn, 03/04/2021 - 21:28

Carles Fortuny #9.1


"Darles más...." dices escéptico. ¿Acaso tú eres el dueño del cotarro y los otros son los siervos? Entérate que estamos en el siglo XXI y el feudalismo ya se abolió. Ahora es tiempo de democracia. Actualízate.

#9.4 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 03/04/2021 - 23:29

Joanet, si hay un lugar feudal en España esa es la autonomía catalana que es, de facto, un cacicato.

A., Sí es darle a los separatistas, aunque a ti no te lo parezca. El gobierno de España sobrepasa Madrid, aunque la sede esté allí, por eso no es necesario pasarlo a Barcelona. ¿Por qué no a Cádiz?

#9.5 A., Barcelona, 04/04/2021 - 01:42

Lee mi comentario. Léelo bien please. Poner el Senado y ministerios en Barcelona no es transferir poder a las autonomías, es distribuir el poder central en diferentes sedes. Y vuelve a leer mi comentario, me parece FENOMENAL que se puedan distribuir más centros a otras regiones. Antes era inviable, con la tecnología de hoy es posible.

#9.6 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 04/04/2021 - 22:28

Si no es transferir poder a ningún sitio ¿para qué hacerlo? ¿Que se quiere demostrar? Y sobre todo ¿por qué se le quiere demostrar a los separatistas? Como te decía, si es lo que tu dices, ¿por qué no lo transferimos a Cádiz?

#9.7 Perico, Matadepera, 05/04/2021 - 00:14

#9.2


Si alguien no sabe que el gobierno de España no es sólo Madrid, o es tonto y lo que hay que hacer es educarlo, o está fanatizado y cegato por eso mismo, en cuyo caso no hay nada que hacer. Dicho de otro modo: no hace falta demostrar lo ya demostrado desde hace siglos.

#9.8 JOSE MANUEL, BADAJOZ, 05/04/2021 - 18:05

Este fin de semana un diario nos indicaba los gastos de la administración del estado completo 140.000millones de €, exactamente la suma que nos dará la UE. Por otro lado nos indicaban los sueldos de los españoles según su declaración de renta, El 14,1% declara ganar el salario mínimo interprofesional y el 37,1% declara entre 1-2 SMI. El paro de

#8 Pierrot, Genève, 01/04/2021 - 17:08

Una buena solución podría ser una confederación, no una federación. Más aún, una Confederación Ibérica lo suficiente abierta de mente, civilizada y respetuosa con los distintos territorios para que se puedan adherir Portugal y Gibraltar. Alternando la capital cada 10 años en Lisboa, Barcelona, Madrid u otras que la confederación decida.

#8.1 Perico, Matadepera, 02/04/2021 - 02:48

Todas esas "hermosísimas", "cándidas" y "fraternales" fórmulas sólo es posible que se mantengan partiendo de un absoluto compromiso de lealtad entre las partes y entre las partes y el todo, para lo cual el nacionalismo debería ser negra historia dentro de las mismas. ¿Verdad que no es el caso ni es esperable que lo sea? Pues eso.