Publicitat
La Punteta · 14 de Gener de 2018. 20:33h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

El legado de Mas

Foto de David Airob en la portada de La Vanguardia del 28 de octubre del 2017.

 

El día de la despedida de Mas como presidente del PEDECAT le pregunté de sopetón: “¿Qué legado deja?”. Se me quedó mirando y, tras unos instantes de duda, me preguntó: “¿Yo personalmente?”. Tuve que decirle que, claro, que no iba a ser yo. Que yo era un simple periodista. Él se iba. Él había convocado la rueda de prensa.

Volvió a insistir: “¿Qué dejo como legado? ¿En qué sentido?” Entonces recordó que había sido consejero de Pujol durante ocho años y presidente otros cinco. Hasta mencionó sus victorias aunque, como se sabe, apenas gobernó un lustro. Cuando a media respuesta, le dije que no sé si daba cuenta pero sólo mencionaba cargos y campañas electorales  me dijo que no me impacientera y echó mano del proceso.

¿Pero se dan cuenta de que no hay obra de gobierno? Pujol será un chorizo -eso tiene que confirmarlo una sentencia judicial- pero al menos deja la Generalitat tal y como la conocemos ahora, TV3, los Mossos y hasta el Teatro Nacional de Catalunya (TNC).

Mas no deja nada. Se lo ha cargado todo. Para empezar su carrera política. Prometía tanto. Deberían estudiar el caso en Esade: como hundir tu propia imagen de marca. En Catalunya sólo hay otro ejemplo similar: el de Joan Laporta.

Laporta, cuando era presidente del FC Barcelona, se lo disputaban todos. En las elecciones del 2006 -por mediación de David Madí- hizo un desayuno con Mas. Al día siguiente desayunó con Montilla. Supongo que por gestiones de José Zaragoza.

Podría haber sido alcalde de Barcelona o presidente de la UEFA pero jugó mal sus cartas. Coqueteó con Repagrupament, una escisión de ERC, para acabar fundando Solidaritat. Al cabo de unos meses estaba peleado con López Tena y Uriel Bertran. Acabó en el grupo Mixto haciendo favores a Convergencia.

Lo de Mas tiene más mérito. Además de su carrera, ha hundido su partido. La formación que encarnó las clases medias de este país durante 30 años -y que fue una extraordianaria máquina de poder- ya no existe. CiU ha desaparecido, Unió también, CDC se ha trasmudado en el PDECAT. En el consejo nacional del sábado hacía un llamamiento a agarrarse a JxCat como un clavo ardiendo.

Pero no sólo se ha cargado el mapa político: se ha cargado también el mapa ideológico. El hombre iba como loco para pactar con la CUP. Del centro a la derecha no ha quedado nada. Habrá que reconstruirlo desde cero. Y de momento las opciones que han surgido (Lliures, Units per Avançar) están muy verdes. ¡El exsecretario general de Unió ha tenido que refugiarse en las listas del PSC!. Iceta, vistos los resultados electorales, tampoco ha conseguido atraer el catalanismo moderado.

Hay una foto que ilustra esta situación: la que publicaba La Vanguardia en portada al día siguiente de la proclamación de la República y apenas unas horas antes que Rajoy aplicara el 155. La imagen es de David Airob, justo es reconocerlo. Una imagen vale más que mil palabras: Se ve a Puigdemont, tras su discurso en las escaleras del Parlament, rodeado de diputados de la CUP con los puños en alto. Ahí el PDECAT perdió definitivamente los papeles.

Pero donde ha tenido el expresidente más vista ha sido con el proceso. En el pleno del Parlament del 16 de julio del 2010, después de la sentencia del Estatut, dijo que había que empezar “un nuevo camino sin límites” pero que tenía que ser "evitando al máximo las fracturas sociales dentro de Catalunya”. Si se descuida

No sé si se dan cuenta: pero el único legado de Mas ha sido poner a Puigdemont a dedo. Y ya saben que, en política, todo es susceptible de empeorar. Estamos en ello.

17 Comentaris

Publicitat
#16 pepe.----, andorra, 16/01/2018 - 11:36

no he podido acordarme de un episodio de Si ministro donde se pregunta su legado a las futuras generaciones y como no ha hecho nada, sir humprey y su mujer le dicen ho ha fet força be......Desternillante por lo profetico......Aunque se olvida decir q entro en CIU con mayoria y ahora pasa un poco, de la mitad necesaria para la absoluta. Un desastre

#15 Capit@n España, El último que apague la luz, 15/01/2018 - 22:16

Legado ? El del caballo de Atila.

#14 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 15/01/2018 - 19:36

El único legado de Mas es el prusés, que se inventó precisamente para tapar toda su incompetencia.
El prusés, a la que la hoy difunta Dolores O'Riordan -en paz descanse- pudiera haber dado la banda sonora con su Zombi. Si quitamos lo de guns y bombs, lo demás encaja como anillo al dedo.

#13 unborreguuu, de poble, 15/01/2018 - 16:27

el senyor Mas ha sigut i és un GRAN ESTADISTA..sinó diguim vostè qui es capaç d'enfonsar un partit CONSOLIDAT en majories , endeutar economica i moralment un pais per generacions , DIVIDIR per no dir ENFRONTAR una societat com la catalana i CONTINUAR COBRANT UNA PENSIÓ VITALICIA per els segles dels segles...amèn

#13.1 unborreguuu, de poble, 15/01/2018 - 16:32

però el GRAN LLEGAT del senyor Mas han sigut les seves METÀFORES (sobretot les marineres)...han sigut un llegat PROFUND I CARGAT D'UNA INTELECTUALITAT pròpia de la seva gran formació a L'AULA ...tot un símbol de l'inteligència i astúcia del catalanisme que ell mateix representa !!! ...

#12 Gerard, Barcelona, 15/01/2018 - 10:54

Sr. Rius: El legado de Mas es muy malo,.. pero deberia ya empezar un artículo especial sobre el de Puigdemont, porque -aunque lo de Mas- es penoso,..lo de Puigdemont- a punto de "desaparecer" politicamente- en mucho menos tiempo, es ya delirante!. un saludo

#12.1 Reflexions, Chez Sixty, 15/01/2018 - 20:27

El tema Puigdemont és no sols delirant sino patètic. Que un desconegut o quasi arribi a president a cop de dit per par d' una colla de mediocritats i antissistema per acabar a Brusseles fent el pallasso en nom de tots el catalans és senzillament una tragèdia.