Publicitat
La Punteta · 14 de Setembre de 2020. 22:27h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

El loco de la colina

 

A veces me siento como el loco de la colina.

No sé si soy yo o a alguno de ustedes les pasa lo mismo.

Pillemos, por ejemplo, la última Diada.

Ha sido como un orgasmo de 48 horas. Un portento a mi edad.

La línea de salida la marcó el presidente Torra con su mensaje institucional.

Aquel que exigía que España pidiera “disculpas al pueblo de Catalunya” por el fusiliamiento de Lluís Companys.

Además tenía que ser en un un “acto solemne” a cargo del rey y del presidente del Gobierno.

No sólo por Companys sino también por los “miles de catalanes muertos el exilio, en los campos nazis de concentración, en las prisiones catalanas”.

Ahí se equivocó. Yo creo que quería poner "prisiones españolas", que tiene más morbo.

No fue el único desliz. Al ministro de Exteriores alemán Hans-Dietrich Genscher lo rebautizó como Karl Friedrich.

Pero, en fin, como si Felipe VI y Pedro Sánchez hubieran ordenado fusilar a Companys.

Al entonces presidente de la Generalitat lo fusiló el régimen franquista, no la España actual.

Pero ya saben que están todo el día hablando de “estado autoritario”, de “presos políticos”, de “exiliados”.

Transmiten la idea de que España continua siendo franquista.

“La represión que ha descargado el Estado español contra demócratas pacíficos”, se quejó Torra en otro momento del discurso.

Aparte de que Companys no es una de mis figuras históricas preferidas.

¿Si hay que empezar a pedir perdón quién pedirá perdón por los muertos en la retaguardia republicana?

En fin, a continuación vino la ceremonia institucional retransmitida por TV3.

Creo que este año han añadido el izado de la bandera desde el patio gótico de Palau.

Mientras el Cor Jove de l’Orfeó Català interpretaba el Cant de la Senyera:

"Al damunt dels nostres cants
aixequem una Senyera,
que ens farà més triomfants"

Por momentos temí que cuando el jefe del destacamento de los Mossos en uniforme de gala -alpargatas, sombrero de copa y fusil mauser- dijo aquello de “a sus órdenes, president” Torra no les ordenáse atrincherarse en Palau a la espera de su inhabilitación.

La ceremonia me pareció, sin embargo, un poco ensucrada como decimos en catalán. Demasiado empalagosa para mi gusto. Parecía més una ceremonia religiosa que un acto institucional.

Además, iban colando el mensaje. Por ejemplo, la voz en off de un actor decía: “cuando hablamos de la tierra hablamos también de nuestra tierra y sin libertad no hay justicia”.

¿Lo pillan, no?

El clímax fue una interpretación de Gerard Quintana con las fotos de los presos y exiliados al fondo.

Me sorprendió que elevaran a la categoría de mártires incluso a Valtònyc o a Adrià Carrasco, un CDR huido. También salió Anna Gabriel.

Recuerdo que cuando el Supremo condenó al cantante de rap me leí entera la sentencia.

Quería matar no sólo a policías, guardia civiles o los del PP sino también a los de CiU. Los mismos que luego lo han encumbrado.

En fin, llegué a la conclusión de que el Govern se dirigía sólo a la mitad de los catalanes. Menos de la mitad con los resultados electorales en la mano (47%).

No sólo eso sino que la otra mitad puede no sentirse representada por esta Generalitat.

Al día siguiente, con las declaraciones de los políticos independentistas tras la ofrenda floral, aumentó mi desazón.

La portavoz del gobierno catalán, Merixtell Budó, dijo que “seguimos teniendo presos políticos y exiliados” y que “la represión lejos de detenerse continua”.

¿Represión? No, es la acción de la justicia.

Luego pidió una “respuesta política a lo que es un conflicto político”.

Sí pero haberlo pedido antes de lanzarlo todo por la borda aquel octubre del 2017.

Hasta dijo que la hipotética solución “no puede seguir pasando por la represión y la judicialización de la política”.

¡Pero si ellos son los primeros en judicializar la política!

Por eso Puigdemont no convocó elecciones anticipadas. Porque pedía la libertad de los Jordis.

Con aquellos dos en prisión el resto no podía irse de rositas.

¿Pero qué tenía que hacer Mariano Rajoy? ¿Llamar al juez Llarena? ¿Pedir al Supremo que los liberase? No han parado de interferir en la justicia o de presionar a los jueces.

Acabó pidiendo otra vez “la amnistía y la liberación de los presos políticos y exiliados” para“poder ejercer el derecho de autodeterminación tal como quiere el pueblo de Catalunya”.

Una cosa o la otra, consejera. Lo que que no se puede pedir es la amnistía y al mismo tiempo la autodeterminación y la independencia. Además, por favor, que dejen de hablar de una vez en nombre del “pueblo de Catalunya”.

Es cierto que gobiernan en las instituciones. Y por lo tanto nos representan a todos. Pero en parte gracias a una ley electoral a favor y el apoyo de medios de comunicación públicos y privados. En todo caso no son todo el pueblo de Catalunya.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, otra decepción personal del proceso, también afirmó que “continua habiendo represalias, presos, exiliados”. Como si esto fuera una dictadura.

¿Realmente pensaban que podían salir indemnes?

“Nos conjuramos -añadió- para que sea la última Diada con presos y exiliados”.

Mal asunto cuando tienen que “conjurarse”. Pero fíjense como ha acabo el proceso tras ocho años: ¡pidiendo la amnistía!

Para esto nos ahorramos todo el berenjenal y ahora no estarían en la cárcel, volví a decirme yo para mis adentros.

“Nos conjuramos -insistió- para encontrar una solución democrática, política, al conflicto político, basada en la amnistía y el derecho de autodeterminación”.

Lo mismo que Budó: o una cosa o la otra. Pero las tres al mismo tiempo lo veo difícil.

Luego salió David Bonvehí, el presidente del PDECAT. Vaya marrón le han dejado al pobre.

Empezó bien el hombre. Intentando marcar perfil ahora que han roto con JxCat.

Afirmó que querían trabajar “por el país y la recuperación de la economía”.

Pero luego se lió porque reivindicó "la centralidad del independentismo”.

¿Si quieren la independencia por qué han roto con Junts per Catalunya?

Finalmente la izquierda, que sigue atenazada por el miedo escénico.

Iceta ni siquiera replicó a Torra. Se limitó a vender la nueva ley de memoria democrática.

¿Nadie se atreve a decir a el president mea fuera de tiesto? ¿Cómo va a pedir España perdón por el fusilamiento de Companys? Lo fusiló el franquismo, no la España actual.

Mientras que Joan Mena, de los Comunes -un superviviente de la época de ICV-EUiA- habló de “presos”. Se ahorró lo de “presos políticos” pero dijo que si salían España sería “más democrática”. Es decir que ahora no lo es. Y eso que están en el gobierno. Como se entere Pablo Iglesias lo echa.

En fin, para incementar mi sensación de desarraigo sólo faltaba el discurso de Puigdemont en youtube.

El expresidente djo que España era un “estado débil” y que estaba en “crisis institucional”.

El independentismo siempre cree que el Estado español está a punto de desmoronarse. Desde la pérdida de Cuba y Filipinas. Y ahí sigue.

Respecto a lo de “crisis institucional” no negaré yo que la marcha del Rey Juan Carlos, el covid y un gobierno en minoría no pase factura pero si España padece una “crisis institucional ¿Catalunya, qué?

Al fin y al cabo aquí tenemos los tres últimos presidentes de la Generalitat procesados por la justicia.

Sin olvidar el bloqueo institucional, el Parlament a medio gas, la marcha de empresas. La inestabilidad política e inseguridad jurídica, en definitiva.

Sólo faltaba la guinda de TV3

Primero Xavi Coral al frente del TN mediodía.

Empezó diciendo que “Govern y partidos políticos se conjuran para que sea la última Diada con presos políticos”. Ya ven, el mismo lenguaje que Torrent.

A continuación explicó que el acto de Òmnium con las sillas vacías era en representación “de las personas que de una manera u otra estan sufriendo la persecución judicial”.

¿”Persecución judicial”? No, la acción de la justicia.

TV3 ha acabado asumiendo la neolengua del procés.

Ha acabado siendo la correa de transmisión de Palau. La conciencia crítica. El que se mueve no sale en la foto.

Incluso diría que se ha convertido en un coto privado de caza: a los fieles se les premia. Siempre salen los mismos o contratan las mismas productoras. TV3 ha ayudado a construir el relato del proceso.

Por ejemplo, conectaron con todos los escenarios donde había actos convocados para la Diada con lo cual se transmitía la idea de que todos los catalanes están a favor del proceso.

Al menos en Girona tuvieron la gentileza de no homenajear, en esta ocasión, al atril con el que Puigdemont hizo su último discurso antes de salir por patas.

Cuando lo vi me quedé de piedra: Marta Madrenas ha dado muestras de hiperventilez -como aquella vez que denunció el sobrevuelo de helicópteros militares- pero conocí al actual delegado del Govern en Girona, Pere Vila, cuando fue diputado de CiU en el Parlament y entonces me pareció un tipo serio y juicioso. Ahora no doy crédito si no es que va con el sueldo.

3578-screensnapz024.jpg

 

Por supuesto, salieon también en el informativo los partidos unionistas -Ciudadanos y PP e incluso el presidente de Sociedad Civil Catalana, Fernando Sánchez Costa- lo que les permite afirmar que son una tele plural.

Por la tarde llegué a pillar a un redactor, Antoni d’Armengol, diciendo sobre el citado acto de Òminum que era en homenaje a los que habían sufrido “algún tipo de persecución”.

Lo mismo que antes pero si el presentador del TN ya habla de “persecución” ¿qué va a decir el redactor a pie de calle?

Hasta tuvieron tiempo de entrevistar a una politóloga que ha creado una plataforma para pedir “la libertad de los presos”.

La verdad es que al oirla hablar, era incluso profesora, confirmé mis sospechas sobre el bajo nivel de la universidad catalana. screensnapz055-copia.jpg

 

Y para culminar la jornada la tertulia de Xavier Graset.

No voy a decir nada que no haya dicho ya en youtube pero tenía truco.

Para comentar la Diada tenían a un periodista indepe Ferran Casas; otra próxima a Podemos, Milagros Pérez Oliva; el exdirector de comunicación del PDECAT, Toni Aira; y Montserrat Nebrera.

Es cierto que Nebrera estuvo en el PP pero salió rebotada. O sea que a la mínima aprovecha para meterse con su antiguo partido. Luego festejó con CiU. Hasta se presentó de alcaldable por su municipio pese a que después renunció.

No había nadie de la otra Catalunya. Nadie próximo a Ciudadanos, al PSC o al PP.

Ante la baja participación por la Diada -creo que más achacable al puente que al covid- Ferran Casas se lanzó a dar ánimos: “el independentismo ha venido para quedarse, no es flor de un día”.

¿Y saben qué hicieron a continuación? ¡Entrevistar a los máximos dirigentes de la ANC y de Òmnium! A pesar de que acababan de retrasnmitir íntregros sus discursos.

Elisenda Paluzie seguía en sus trece: “la represión del Estado no se detiene ni se detendrá”.

¿Represión? Pero si ella estaba hablando en una tele pública. Eso no pasa en las dictaduras.

“Quieren acabar con nosotros”, continuó

Y luego dijo que “los ciudadanos no nos quedaremos quietos esperando”.

¿Los ciudadanos? ¿Habla también en nombre de todos?

Por supuesto ninguna réplica entre los tertulianos. Paluzie estaba como en casa. Hasta acabó con un “gracias a usted” en cuanto Graset le agradeció su presencia.

Mientras que el vicepresidente de Òmnium también en su línea. “Un estado que actua con venganza” dijo por la retirada del tercer grado a los presos.

“Es la tercera Diada que el presidente de Òmnium no puede hacer lo que le corresponde hacer”, añadió en referencia a su ausencia.

Es decir, que a pesar estar condenado, no debería perderse una Diada.

No les molesto más. Y perdonen la extensión.

Pero yo acabé con el reforzamiento de uno de mis peores temores: que podemos llegar a las manos.

Porque la Catalunya indepe no sólo ha vuelto a empezar sino que ignora a la otra. Y la otra, por su parte, debe estar harta tras ocho años de proceso.

Sobre todo llegué a la conclusión de que aquella Catalunya que imaginé de joven, en los primeros años de la Transición, se ha esmicolat. Se la han cargado. Ya no existe. Estamos condenados al conflicto. Y el daño causado durará generaciones.

Terminaré pues como he empezado: ¿soy yo el loco o hay alguien más? ¿Algunos de ustedes sienten la misma inquietud? Mi sensación de soledad, de predicar en el desierto, es absoluta.

Publicitat
Publicitat

23 Comentaris

Publicitat
#16 Juan Jose García, Cunit, 21/09/2020 - 19:39

Han creado una mitad de Catalunya,que desprecia y explota a la otra mitad.Y despues de años y años
de tener TODOS los medios de comunicación en sus manos y NINGUNO en manos de los no represen
tados,no hay un proceso electoral que,en éstas condiciones resulte verdaderamente democrático.

#15 NO ESTAS, SOL, Barcelona, 17/09/2020 - 08:56

Som molts, els que ESTIMEM CATALUNYA
fora de la bogeria fanatica del proces

Som molts que ESTEM PER SUMAR
i no pas, per exclusions, confrontacions o sidralls

El que esta clar, es que ens han dut, a un CARRERO BASTAN PERILLOS
en el que TOTS, TOTS pagarem la festa

#14 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 16/09/2020 - 16:12

No está loco Sr. Rius, es la sociedad de la autonomía catalana la que ha enloquecido hace ya tiempo. Desde que contrajo el mal del nacionalismo, que siempre acaba igual. Es un cáncer que pudre las sociedades en las que se instala. Lo que me sorprende es que, con todo lo que ha caído, siga usted siéndolo.

#13 Menjamela Grandi, Anapurna, 16/09/2020 - 05:41

No, Rius, no estás solo.
Cuarenta años de adoctrinamiento nacional catalanista han creado zombis sociales. Nada les importa salvo "la idea".

#12 Jaime de Andrade, El Pardo, 15/09/2020 - 17:32

Y luego decían que José Luis Sáenz de Heredia me hacía la pelota en "Franco,ese hombre"...

#12.1 J.Boor, El Ferrol del Caudillo, 15/09/2020 - 17:38

Hay que reconocer que en esa industriosa región catalana han resucitado la Prensa del Movimiento.

#12.2 pepe, andorra, 17/09/2020 - 14:34

menuda chorrada, si estos es todo lo q hacen los troletes separatas, es q la cosa esta muy malita, hablar de Franco, enunciado de godwin de manual, y sus pelotas del regimen despues de haberme comido 40 años de lo mismo con otro regimen, se supone, no deja de tener su gracia, saenz de heredia es un angelito comparado con la tele separata.