Publicitat
La Punteta · 20 de Maig de 2020. 19:23h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

El negro futuro del PNC

 

El Partit Nacional de Catalunya no tiene futuro.

Es un cadáver político antes de nacer.

Primero por razones de tempo.

El tempo -tomar una decisión en el momento oportuno- es fundamental a veces en política

Hay decisiones que pueden torcerse por no hacerlo en el momento adecuado.

Fíjense en Mas, por ejemplo, convocando elecciones anticipadas en el 2012. Perdió doce diputados de golpe: de 62 a 50. Ya nada volvió a ser igual.

¿Pero a quién se le ocurre avanzar elecciones apenas dos años de ganar y en plena crisis?

A él. Bueno y a él y a José Antich.

Por eso, el PNC no acierta ni en el tempo.

Lo del Partit Nacionalista de Catalunya -inspirado en el PNV- podría haber estado bien años atrás. Créanme, conozco la historia.

De hecho, la JNC -las antiguas juventudes de Convergencia- tenían que ser el embrión del PNC.

¿Pero ahora?

¿A quién se le ocurre crear un partido con el nombre de Partido Nacionalista de Cataunya? A los nostálgicos.

A los rebotados de Convergencia.

Una de las consecuencias del proceso es que ha arrasado también con el nacionalismo. Ha pillado mala fama.

También en el resto del España. ¿Qué vendes ahora? ¿Hacer tabla rasa? ¿La modernización del Estado? ¿La gobernabilidad?

Vamos a tenerlo dificílismo incluso para vender fuets. Hasta nombrando a Pere Navarro -que como saben fue el impulsor de la Declaración de Granada- embajador de buena voluntad.

No sé quién está detras del PNC pero si son Marta Pascal, Carles Campuzano, Jordi Xuclà o Santi Vila es más de lo mismo

Por citar algunos nombres. Es que, de verdad, me da igual.

El único que se salva -y no sé si está en la operación- es el exconsejero Lluís Recoder, que al menos dimitió en el 2012.

Además antes de la adjudicación a Aigües Ter-Llobregat. Le dejó el marrón a su numero dos, Pau Villòria. Por eso lo nombraron comisionado del 155.

Pero todo el resto estuvieron en el proceso hasta el último día. Incluso Santi Vila.

Todos han visto la luz cuando han perdido el cargo público.

¿Ya no recordamos los mítines abrandados de Santi Vila antes del 1-0?

"Si la próxima semana tenemos que ir unos días en prisión, iremos; y si nos tenemos que jugar el patrimonio, nos lo jugaremos”.

¡El patrimonio!

O a Marta Pascal diciendo, tras aquella remodelación de gobierno, que “todos los soldados del PDECAT están dispuestos a hacer lo que haga falta”.

Aunque de la exnúmero dos del partido recuerdo especialmente aquel tuit en mayo del 2017 antes de Eurovisión: “El año próximo contará con un Estado participante más, Catalunya”.

Pascal, por cierto, ha dejado su escaño en el Senado porque sabía que, tras las próximas elecciones, no sería reelegida por el Parlament.

Con las cosas de comer no se juega.

Por lo que respecta a Carles Campuzano lo que es increíble es que un hombre que llevaba treinta años en política -concejal en Vilanova, diputado en el Parlament y diputado en el Congreso- todavía quiera volver.

¡De ellos 26 en Madrid! En la Carrera de San Jerónimo creo que perdió más tiempo peleándose con Duran que con su propio partido. Eran otros tiempos.

Y en relación a Xuclà -el tercero de los citados que procede de la JNC- fue uno de los que recomendó a Puigdemont en sus inicios. Con eso está todo dicho.

¿Pero sobre todo saben por qué el PNC no tiene futuro?

Porque para dedicarse a la política hay que tener no sólo autoridad moral -una trayectoria coherente- sino coraje para defender tus propias ideas.

Y ellos no lo tuvieron.

Tampoco los del grupo de Poblet, que han sido los impulsores.

Recuerdo dos episodios de esta falta de coraje.

Uno, la rueda de prensa de presentación en el Colegio de Periodistas a la que no asistí. No sé si porque no me invitaron o porque tenía cosas más importantes que hacer.

El que dio la cara en esa ocasión fue el economista Antoni Garrell y otra persona cuyo nombre no recuerdo.

¡Ningún otro dirigente se atrevió a dar la cara!

Y luego la cumbre en el monasterio de Poblet que dio nombre al grupo.

Tampoco asistí porque tenías que hacer guardia a la puerta a ver que pescabas y uno ya no está para estos trotes.

Pero todas las crónicas periodísticas coincidieron en que entraron por una puerta lateral.

¡Unos valientes!

¿Éstos tienen que salvar Catalunya? Ni siquiera podrán salvar el catalanismo. Y ya no digo el proceso.

Aunque, por supuesto, puedo equivocarme. Ojalá. Me precio de no haber acertado nunca una quiniela política o futbolística.

Publicitat
Publicitat

17 Comentaris

Publicitat
#12 Juan Jose García, Cunit, 25/05/2020 - 15:02

Sr Rius,el catalanismo es una dependencia.Emocional,pero dependencia.Que necesita ser consolada por los desaprensivos
que lo ven rápido.Y si no mire quien dirige nuestras instituciones de cualquier tipo..Desaprensivos,con el apoyo de los
dependientes emocionales.No lamente que haya desaparecido..!Salut!

#11 recordad 6 y 7 septiembre, Barcelona is not Catalonia. Fuera colonos catalanes de Barcelona. Cataluña nos roba miles millones, 22/05/2020 - 16:51

enésimo montaje de estas sanguijuelas para seguir viviendo a costa de los demás mientras lo destruyen todo, única capacidad real que poseen

#10 Pepe, Alacant, 22/05/2020 - 12:47

Estamos en post-covid19, con la economía hecha pedazos, una urgente necesidad de crédito, y una recesión mundial rayana a la depresión. Ponerse a jugar con independencias, ombliguismos, y nosaltres sols, es un suicidio colectivo de los más imbécil. Habrá tiempo para estas cosas, pero no ahora.

#10.1 Veciana, Barcelona, 22/05/2020 - 15:23

Al contrario: para ellos éste es el momento. Hitler no hubiera sido nada sin el crack del 29.

#9 Purria Separata, Mollerussa, 22/05/2020 - 05:36

No es PNC, es PMC: Partit Mamellista de Catalunya.

#8 Martin, Barna., 21/05/2020 - 18:51

Y yo que querría que el PNC tuviera Futuro. Vaya!