Publicitat
La Punteta · 27 de Juliol de 2020. 21:17h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

El nuevo enemigo del proceso

 

El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, se ha convertido en el nuevo pim-pam-pum del proceso

La verdad es que la ofensiva anticlerical del Govern empezó hace unos días.

El pasado jueves en el Telenoticies ya informaron, a bombo y platillo, de que la Iglesia católica se había apropiado de más de 3.700 fincas.

En la cróncia salía un miembro de Unió de Pagesos afirmando que “lo que se ha hecho es una ilegalidad: es robar todos los patrimonios históricos y culturales de los pueblos de Catalunya”.

El afectado en cuestión reivindicaba la propiedad de una ermita de su familia al parecer desde el siglo XII.

No voy a entrar en el fondo del asunto. Y, desde luego, la Iglesia puede haber cometido abusos. Aunque en este caso enseguida ofrecieron su colaboración.

Pero el acto, en plena zona rural, desprendía un tufillo electoral.

La consejería de Justicia, en manos de ERC, ha creado un mapa interactivo con las presuntas apropiaciones y se presentaba en el Bages nada menos que con la presencia del vicepresidente Pere Aragonès, casualmente cabeza de lista de Esquerra en las próximas elecciones.

En la crónica de La Vanguardia del día siguiente explicaban que la lista de presuntos robos incluía “la catedral de Barcelona, el palacio episcopal, y las basílicas de la Mercè, Santa Maria del Mar y del Pi”. Sólo en Barcelona.

Vamos a ver: ¿de quién van a ser? ¿del Islam? ¿de la asociación de vecionos del barrio Gótico? ¿de un club de petanca?

No, los templos católicos son de la Iglesia católica. Fíjense en Erdogan que acaba de reconvertir Santa Sofía en mezquita.

Parece que no le han perdona al arzobispo Omella el papel que jugó -o más bien que no jugó- tras el referéndum del 1-0.

El fuego lo abrió Carles Puigdemont en su entrevista en TV3 cuando dijo que “no se comportó como un hombre de Iglesia sino como un hombre de Estado”. De todos los zascas de la entrevista fue el más directo además del del Rey. Con nombre y apellidos

Y fíjense la poca consistencia política de Quim Torra que se ha apuntado a lo mismo apenas 24 horas después de que lo hiciera su mentor.

En la rueda de prensa de este lunes ha lamentado que el arzobispo “no haya alzado ni una vez la voz propia para condenar la represión que vive Catalunya”. ¡En una comparecencia sobre el covid! Que manera de desviar la atención.

La Generalitat ha pasado incluso factura a la Iglesia católica por haber celebrado la misa por los difuntos por la pandemia en la Sagrada Familia.

Es cierto que la Iglesia -cualquier iglesia- no debería desobedecer pero estamos en manos de un gobierno que hacía de la desobediencia uno de sus caballos de batalla. Ahora que no se quejen.

¿Han enloquecido definitivamente? Cómo se puede abrir la Sagrada Familia a los turistas y cerrarla en cambio a los fieles?

Lo bueno es que todos los dirigentes del poceso presumen de ser católicos practicantes.

Hasta Junqueras volvió a admitirlo en la entrevista en TV3 hace una semana y el propio Torra ha hecho profesión de fe en su comparecencia en Palau.

“Soy católico, me eduqué en los jesuitas, tuve la suerte que me explicaron la teología de la liberación, mis referentes son Pere Casaldàliga y Ernesto Cardenal”, ha afirmado.

Lo dicho, no le perdonan al arzobispo de Barcelona que ho hiciera de mediador en aquellos aciagos días.

Siempre me sorprendió la petición porque a Juan José Omella, nacido en un pueblo de Teruel, se le pueden pedir muchas cosas pero no que sea un independentista catalán o esté a favor de los Països Catalans. Suficiente hace el hombre con hablar catalán habiendo nacido en un pueblo de Teruel.

Lo mejor es que un gobierno que se apoyaba en la CUP pedía la intermediación de la … Iglesia católica

¿Ya no se acordaban de cuando sus socios parlamentarios la acusaban a ser una institución “patriarcal y machista”?

¿O cuando Arran iba pintando templos?

Hasta organizaron un beso lésbico en señal de protesta ante la Moreneta y luego lo colgaron en las redes

El populsimo -y el procesismo tiene tics populistas- necesita siempre un enemigo exterior.

En su época fue Rajoy, pero ahora ha desaparecido de la primera fila política.

El Rey todavía sirve pero está demasiado lejos. El cardenal Omella está mucho más cerca.

Y que conste que el que escribe esta columna -lo saben los que tienen la inmensa paciencia de seguirme- es agnóstico e incluso diría que anticlerical. No entro en una iglesia ni haciendo turismo. Mi mujer es testigo.

No sé de dónde me viene. Quizá de la escuela de curas a la que asistí en la infancia. Había un padre que lanzaba el llavero al que pillaba hablando en clase. Era otra época.

Pero la verdad es que no pasé de la primera comunión para desesperación de mi abuela, una mujer tan catalanista como devota. Confiaba que al menos llegara a la confirmación. Me negué.

Para acabar de rematarlo me casé por lo civil tras vivir en pecado y mis hijos no están ni bautizados. Lo dejo a su elección.

Sin embargo, utilizar la Iglesia como chivo expiatorio es de cobardes.

Nadie puede negar la influencia que ha tenido el cristianismo -la cultura judeo-cristiana- en la formación de Catalunya, de España e incluso de Europa.

Basta con ver la toponimia. De los más de 900 municipios catalanes aproximadamente un centenar empiezan por Sant o Santa: Sant Andreu de la Barca, Sant Vicenç dels Horts, Sant Feliu, Sant Boi, Sant Cugat. E incluso la patria de mi infancia: Santa Eulàlia de Ronçana.

Y no es por pensar mal pero no sé si nuestros gobernantes, siempre tan políticamente correctos, utilizan una doble vara de medir en este caso.

Ya he dicho en alguna ocasión que no deja de ser curioso como las autoridades -desde Pedro Sánchez a Esquerra pasando por Ada Colau e incluso Quim Torra- felicitan siempre a los musulmanes por el Ramadán y en cambio se olviden de los católicos por Pascua. Ser católico está mal visto.

Recuerdo por ejemplo que, en pleno estado de alarma, musulmanes de El Vendell y de Lleida se saltaron el confinamiento. No me consta que el Govern haya impuesto sanciones.

Es más, un día en rueda de prensa le pregunté al consejero de Interior, Miquel Buch, al respecto y echó balones fuera

El hombre en teoría más bien informado de Catalunya -tiene 17.000 mossos a sus órdenes- no sabía de qué iba.

Cardenal Omella, yo seguiré siendo angóstico, e incluso pecador y estoy seguro que iré al infierno si las pregarias de mi colega y amigo Daniel Arasa no lo remedian. Pero tiene usted todo mi apoyo para defender la libertad de culto y la libertad religiosa. Faltaría más. Esto sí que va de democracia.

Publicitat
Publicitat

23 Comentaris

Publicitat
#15 Joan, Bcn, 30/07/2020 - 20:59

Si Aragones y ERC son capaces de robar a los muertos por Covid, no van a ser capaces de intentarlo con la Iglesia. ?
Se irán preparando otra subida de sueldos.

#14 Assumpta Torrent Solá, Barcelona, 29/07/2020 - 14:59

Benvolgut Xavier,
T'agrairia em facilitessis el teu mail o el del diari per enviar-te comunicats relacionat amb l'avanç del Corredor Mediterrani. Me'l vas donar quan ens vam trobar a Via laietana, tu sorties d'una roda premsa i jo del Col.legi d'Enginyers. Si es veus em reconeixes. Gràcies.
Assumpta Torrent, Directora Comunicació de FERRMED

#13 Very, a, 28/07/2020 - 21:26

Que un presidente de la Generalidad y un ex presidente acusen y señalen con el dedo a un ciudadano por no apoyarles políticamente es de una cutrez....
Los catalanes si os dieran libertad caías rápidamente en una pocilga venezolana.

#13.2 Mesetario, Meseta, 04/08/2020 - 16:55

Very: "Los catalanes si os dieran libertad..."

Los catalanes ya tienen libertad. Y no voy a decir que la Gene sea como la ACTUAL Venezuela, pero se le va pareciendo. Dentro de un tiempo...
(Confundes catalanes con catalanistas).

#10 Sergi Sergio, Barcelona, 28/07/2020 - 17:04

Esta gente sobrevive gracias a inventarse un enemigo exterior cada vez, Madrid, el Gobierno, el Estado, la Monarquia, España, la UE, el resto de Europa, el resto del mundo, las empresas, los bancos, ahora le ha tocado a la Iglesia, da igual viven de ello, hay que inventar algun enemigo para tapar tanta incompetencia, tanta ineptitud.

#9 oriol, BCN, 28/07/2020 - 14:57

Xavier, el obispo es de la Franja, posiblemente hable catalán de siempre y nos tenga bien calados