Publicitat
La Punteta · 18 de Juliol de 2020. 07:52h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

El ocaso de la burguesía catalana

 

Voy a romper esa costumbre tan catalana de no hablar mal de un muerto.

Pero Rafael Español (1945-2020), que falleció el pasado 30 de Junio, se merece unas líneas.

En tiempos de covid el traspaso pasó un poco desapercibido.

En La Vanguardia le dedicaron una necrológica firmada por nadie.

En El Periódico se enteraron al día siguiente.

81942-lvep.jpg

 

Que lejos quedan los tiempos en que fue un "empresario modelo".

No sé a la altura de Javier de la Rosa, al que el propio Jordi Pujol definió en su día con esta expresión.

Espero, en este caso, que no fuera por la venta de Gran Tibidabo. Una de esas operaciones que han salpicado posteriormente a la familia y que en su día quedó impune. Todavía hay accionistas damnificados.

Viendo el auto del juez De la Mata cualquier cosa es posible. Ojalá, ojalá, ojalá fueron inocentes. Prefiero eso que ver como la justicia confirma que la familia del primer presidente de la Generalitat restaurada actuaba como una “banda criminal”.

Pero, volviendo al homenajeado, llegó a ser presidente de la Fundació Catalana per a la Recerca.

El otro día, a raíz de su fallecimiento, entré en la web de la entidad y no hallé el menor rastro de su paso por la misma.

Eso sí, tuve la sorpresa de descubrir que Jordi Portabella era el director.

Todavía recuerdo, como decía, que Rafael Español fue uno de los empresario de referencia de CiU.

Creo que en ello no está exento que metió en el consejo de administración de La Seda a Artur Mas y Jordi Vilajoana. Además de personalidades satélites como Carles Vilarrubí o el propio Jordi Pujol Ferrusola.

No he oído en Mas ninguna palabra de recuerdo. Aunque, de hecho, tampoco las pronunció tras la defenestración de Marta Pascal o la opa hostil de Puigdemont al PDECAT. Silencios que indican, sin duda, una falta evidente de liderazgo. Sálvese quien pueda.

Cuando llegó el tripartito al poder todavía mantenía esa auréola de empresario invicto. En la imagen que ilustra este artículo se le puede ver departiendo en Palau al lado de Josep Bargalló, entonces conseller en cap; y Rafael Niubò, hombre de confianza de Carod.

El de la izquierda es, Arcadi Calzada, otro qué tal. Ex presidente de la Diputación de Girona, exvicepresidente primero del Parlament con CiU, era el candidato de Fèlix Millet para sustituirlo en el Palau tras la operación policial. Llenó la desaparecida Caixa Girona de cuadros que vendía su propia galería de arte.

Por eso, cuando se habla del ocaso de la burguesía catalana no sé si el inicio hay que fecharlo en el incendio del Liceo (1994), el registro del Palau (2009) o incluso la condena de Rafael Español.

Porque no fueron una sino tres. En total seis años y nueve meses de cárcel por hundir La Seda, otra empresa emblemática.

Acumuló querellas por su gestión. En la primera aceptó una pena de un año, once meses y quince días de cárcel por un desfalco de 12,2 millones entre los años 2000 y 2004.

La segunda, recordaba la crónica de Efe, fue de dos años y medio de cárcel por un delito continuado de apropiación indebida tras haberse embolsado fondos de las compañía simulando la venta de toneladas de plástico a Rusia y Túnez.

Y la tercera, otros dos años y cuatro meses, por desviar dinero simulando la reconversión de la producción textil de La Seda a otras actividades.

No entró nunca en prisión. La propia necrológica de La Vanguardia recordaba, que "en el 2018 la Audiencia de Barcelona suspendió su ingresó en prisión a la espera de que el gobierno resolviése su petición de indulto”.

Al final resulta que su gestión se basaba en hundir la empresa y desviar fondos a su bolsillo.

Otro ejemplo del ocaso de la burguesía catalana. El empresario modelo actuó como un vulgar delincuente.

 

Publicitat
Publicitat

7 Comentaris

Publicitat
#5 Joanet, Bcn, 21/07/2020 - 22:58

No es sólo una costumbre tan catalana. "De mortuis nihil nisi bonum" ya lo decían los romanos.
Aparte de esto, es verdad que hay una cierta burguesía catalana de prácticas condenables, pero es también verdad que hay una burguesía unionista, mucho mayor en número, de conducta altamente reprobable. Hay que informar de todo.

#4 Juan Jose García, Cunit, 18/07/2020 - 20:16

Hay algo peor que el ocaso de esa burguesía delictiva.El ocaso de la juventud.Hable con ellos.Sólo
se salvan los que han huido de Catalunya.A Madrid a UK o a Alemania.El resto,no levantan ni una
caja de zapatos.Y a Catalunya habrá que levantarla.¿Quien lo va a hacer?

#3 Sharp, Tarragona, 18/07/2020 - 19:00

El Sr. rafael español es un clásico ejuemplo de personaej que utiliza su cargo y su infleuncia para sacar reditso economicos de su gestion, aunque sea hundiendo a su propia empresa. RTuvo la vision de proponer a cargos de los partidos de todo calse para su Consejo

#2 Pepe, Alacant, 18/07/2020 - 10:43

El declive empezó con la entrada de España en la UE, donde todo cambió, pero ellos no cambiaron, y para mayor error, entregaron su influencia política y social a Pujol, que les desplumó de todo su anterior poder. No han peleado por estar a la altura que creían merecer, y por eso la vida les ha olvidado.

#2.1 Menjamela Grandi, Anapurna, 18/07/2020 - 12:51

Las élites extractivas que basan su poder en aranceles y demás barreras legales para defender y expandir su poder (monopolio del comercio negrero, aranceles proteccionistas, ..) soportan mal el levantamiento de barreras y la libre competencia. Eso se acabó para las élites extractivas catalanas, por eso buscan emular el sistema vascongado.

#1 Menjamela Grandi, Anapurna, 18/07/2020 - 08:18

Disculpe Sr. Rius, pero lamentarse por la desaparición de la llamada burguesía catalana es el blanqueamiento de una clase extractiva y corrupta hasta el tuétano. Gente sin escrúpulos que no ha tenido nunca problema en pactar con quien fuese y siempre dispuesta a especular y hacer negocio de la desgracia ajena: negros, trabajadores, temporeros, ...

#1.1 Coque, El Centro de Tabarnia, 20/07/2020 - 09:25

Se ha olvidado usted de mencionar que se trataba de una clase tremendamente excluyente y clasista. Cerrada sobre si misma, donde los matrimonios solo se producinan entre familias burguesas y que despreciaban al resto de sociedad. Nadie los echará de menos