Publicitat
La Punteta · 12 d'Abril de 2021. 09:31h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

El quid de la cuestión

La política tiene su razón de ser cuando es un instrumento útil para resolver problemas de los ciudadanos y permite mejorar su calidad de vida. En cambio, cuando los intereses personales y/o de partido se priorizan sobre el bien común, la política puede llegar a ser algo tan deleznable como mezquino.

Y eso es lo que sucede ahora mismo en Cataluña. Porque más allá de las diferencias programáticas que existen entre ERC y Junts y que hacen que sea difícil llegar a un acuerdo para forma gobierno, existe un problema de fondo que es lo que tiene a la política catalana paralizada.

En efecto, el nudo del bloqueo no está tanto la estrategia a seguir por el nuevo Govern, que, desde luego, tiene su importancia, si no en el reparto de consellerías, empresas públicas y organismos autónomos; y, por consiguiente, en el nombramiento de cargos y la asignación de salaros, con todo lo que eso conlleva.

Esos cargos, más o menos entre bambalinas, es lo que en el argot se conoce como sottogoverno.  De hecho, el sottogoverno es el nexo entre la responsabilidad política y la gestión que llega a los ciudadanos. De ahí, el interés existente en las altas esferas para colocar en esos lugares gente a fin y de confianza. Ellos son el hilo conductor entre gobernante y gobernado. Pero son, sobre todo, los encargados de crear de redes clientelares que tantos réditos electorales han dado a los gobiernos nacionalistas en nuestro país. Ahí es donde de verdad se está jugando el partido porque hay demasiadas cosas en juego.

Según el último informe del Ministerio de Hacienda, sobre el impacto del sector púbico autonómico en la actividad económico financiera, publicado en julio de 2020, Cataluña es la Comunidad con más entes vinculados a su gobierno, un total de 363, seguida de Andalucía, 276, País Vasco, 154 y Comunidad de Madrid, 145.

El interés de que esas empresas y organismos estén controlados por personas afines es muy grande porque tienen una gran capacidad para hacer las contrataciones administrativas que consideren oportunas y, en cambio, los controles a los que están sometidos son muy laxos. En conjunto, a esos organismos se destinaron en 2020, más 21.000 millones de euros. La magnitud de estas cifras nos puede dar una idea de la importancia

De todo este entramado de organismos y empresas conviene destacar, tanto por su importancia presupuestaria, como por la fuerte trascendencia socio-política, dos entes muy relevantes. Uno es el Institut Català de la Salut (ICS) dependiente de la consellería de Salut y que tiene una inmensa capacidad de compra, y otro es la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) que controla los medios públicos de comunicación, con eso está casi todo dicho.

Desde luego, no son pocos ni pequeños los palos que va poniendo en las ruedas Junts para llegar a un acuerdo y formar gobierno. Los adeptos del hombre de Waterloo pretenden que se reconozca a ese oscuro Consell de la República como “Autoridad Nacional” (sic). De la misma manera que buscan la unidad de voto en el Congreso. Algo fuera de toda lógica porque ERC tiene 13 diputados y por lo tanto grupo propio, mientras que Junts solo tiene cuatro y los republicanos, legítimamente, quieren hacer vales esos escaños cuando lo crean oportuno sin condicionantes de ningún tipo.

A nadie se le escapa que la pugna que mantienen ERC y Junts es una lucha por el poder. Por eso, Jordi Sánchez, secretario general de Junts, lanzó días atrás un globo sonda invitando a ERC a gobernar sin que los postconvergentes entren en el Govern.  De lanzarse Pere Aragonés a esa aventura podría suponer dos cosas: una, que los republicanos se viesen obligados a pactar con el PSC y, entonces, deberían renunciar, aunque fuera temporalmente, a algunos de sus postulados y esa sería la coartada perfecta para que el independentismo más hiperventilado los tratase de traidores y botiflers, que es lo que andan buscando los acólitos de Puigdemont. O bien que Aragonés tenga que mendigar una y otra vez los apoyos parlamentarios de Junts y deba actuar, como ya hizo Quim Torra, como president vicario.

En Junts saben del pánico que a los republicanos les entra solo de pensar que pueden aparecer ante su parroquia como los malos de la película en ese culebrón inacabable en que se ha convertido el procés. Por eso, los de Puigdemont, cada día que pasa, hacen subir el precio de sus votos para investir a Pere Aragonés. Además, en ERC están acomplejados. Lo hemos visto estos días con la sustitución de Jaume Alonso Cuevillas por Aurora Madaula para la segunda secretaría de la Mesa del Parlament, los republicanos han anunciado su voto favorable…, sin negociar nada. En las circunstancias que estamos, eso no es ni buenismo, es candidez o miedo a la reacción del otro, y lo digo con toda la suavidad de que soy capaz.

De todas formas, tranquilos y que no cunda el pánico. Unos y otros sabrán frenar a tiempo y pactar lo que haga falta para que el carro no se despeñe por el pedregal. El apartamento en la Costa Brava y la casa en la Cerdanya se han de preservar. Son los símbolos de un estatus y una manera de entender la vida que, por encima de todo, se han de preservar. Ese es el quid de la cuestión.

 

 

Bernardo Fernández

 

 

 

 

Publicitat
Publicitat

4 Comentaris

Publicitat
#4 Pepe, Andorra, 17/04/2021 - 20:14

¿Q solo es una la región española en la q ocurre lo usted describe? Ocurre en todas las administraciones, locales, autonómicas y nacionales. Y de todos los partidos. Los escandalosos niveles de deuda, la total y no la light q dan en la propaganda, son el mejor indicativo de la brutal corrupción q existe en toda España. Como Argentina o México.

#3 Alberto, Mataró, 12/04/2021 - 17:24

Los de Junts son la gent benestant de toda la vida y esos siempre han preferido la pasta a la patria, y es lo que siguen ahora, todo lo demás les importa un pimiento, lo que quieren es trincar y viva la vida

#2 Perico, Matadepera, 12/04/2021 - 15:35

"Cuando los intereses personales y/o de partido se priorizan sobre el bien común, la política puede llegar a ser algo tan deleznable como mezquino." Eso se ve aquí y en todos los partidos en general, y es muy, muy palpable en el partido sanchista. Sea más cuidadoso, que hay m****** que, una vez escampadas, devienen formidables boomerangs.

#1 Ganxet, Reus, 12/04/2021 - 13:56

Doncs si, ja fa molts anys que els problemes dels ciutadans i intentar millorar la seva qualitat de vida ha passat a ser quelcom secundari (o irrellevant) pels polítics. Els seus objectius són l'assoliment o el manteniment del poder i, per tant, un cop obtingut només actuen i treballen pensant en les següents eleccions. Governar, no ho fa ningú.