Publicitat
La Punteta · 28 de Juliol de 2019. 18:02h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

El silencio de los progres

 


Un tertuliano de TV3, Antoni Puigverd, acaba de admitir tras quince años en antena que la cadena funciona “por cuotas”.

“Ya sabes lo que dirá el tertuliano”, afirmó el pasado dia 22 durante su despedida de Els Matins.

Puigverd salvaba el programa matinal en el que ha colaborado todo este tiempo -¡faltaría más!- pero no el resto de la cadena. El presentador estival del programa, Pere Bosch, ni se atrevió a replicarlo.

De hecho, el control político de TV3 es tan férreo que ahora lo reconocen hasta ellos.

Ramón Cotarelo denunció el otro día "listas negras" aunque ha vuelto a salir tras las quejas.

Mientras que un exdiputado de JxSí denunciaba que se veta "sistemáticamente". Con lo que prometía Germà Bel.

¡Puigverd, haberlo dicho antes!

Porque no sólo TV3 funciona por cuotas. También Catalunya Ràdio o Rac1. Incluso periódicos.

¿O acaso Pilar Rahola, Francesc-Marc Álvaro, Toni Aira o Marçal Sintes no son cuotas? Aunque en este caso del otro espectro ideológico.

El mismo es cuota progre en La Vanguardia.

Cuando el PSC llegó a la Generalitat en el 2003 lo primero que hicieron fue meterlo en en La Vanguardia y en TV3.

Antoni Puigverd era el opinador de referencia de Pasqual Maragall.

Lo que no sé es si desde el Govern llamaron a La Vanguardia o desde el diario llamaron al Govern: ¿a quién metemos de los vuestros?

Voy a decir algo todavía peor: todos los que callaron ante el proceso también son culpables del estropicio institucional, político, social y económico causado.

Este país ha llegado donde ha llegado porque los progres como Antoni Puigverd callaron o miraron hacia otro lado.

Ya saben que pienso: me parece tan legítimo estar a favor de la independencia como estar en contra. Siempre que se defienda, una y otra causa, por cauces democráticos.

Pero la mayoría de intelectuales progresistas callaron ante el proceso o simplemente miraron hacia otro lado.

Algunos, como Josep Ramoneda, hasta se pasaron al otro bando tras haber vivido toda la vida del PSC. Sólo hay que leer los diarios de Quim Nadal (1) para comprobar las veces que sale: once veces. Claro que Sílvia Cóppulo, otra que tal, sale cuatro.

Ramoneda fue durante 17 años director del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB).

Un organismo creado casi a su medida que financiaron durante muchos años el Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona, ambos gobernados entonces por el PSC.

¡Incluso recuerdo alguna subvención ad hoc del Ministerio de Cultura!

Todo el mundo sabía que lo del derecho a decidir era una trampa semántica.

Era una manera de pedir la independencia sin asustar demasiado al personal. Tenía que ser una “desconexion”, un “win-win”. ¿Se acuerdan?

¿Por qué reclamar el derecho a decidir si no eres partidario de la independencia ¿Para votar en contra?

Los progres soltaban sus peroratas -con frecuencia espléndidamente retribuidas- pero nunca advirtieron de los riesgos del proceso.

Algunos lo hicieron simplemente para joder al PP o a Rajoy. Como Colau, pero ésta es un caso aparte. Aznar era ideal para echarle la culpa de todo. Procedían de la izquierda.

¡El propio Puigverd rindió un último servicio a la causa al meterse con el riñón de Enric Millo!

En fin, ahora todo son lamentos.

“La revolu­ción de las sonrisas escondía un huevo de serpiente" se lamentaba ya en mayo del año pasado.

La profesora de la Autónoma Argelia Queralt, tras ser linchada en las redes en julio del 2018, confesó en twitter que “he defendido la libertad de los políticos presos, he defendido el referéndum, la inexistencia de rebelión … ahora soy una españolista que promueve ‘ataques’”.

Y el notario López Burniol, uno de los más apreciados en su inicio por los procesistas, afirmó en febrero del 2017 que “hasta aquí hemos llegado".

“A día de hoy soy absolutamente incapaz de repetir lo que vengo repitiendo desde hace 12 años”, admitió entonces. "No reconozco a esta Catalunya", añadió en un augurio de lo que iba a pasar.

En efecto, están empezando a pelearse entre ellos. Esquerra lleva dos escraches de los CDR este fin de semana: uno en Dosrius y otro en Mataró. ¡Ahora los meten en el bloque del 155!

Mientras que un columnista de Vilaweb equiparó recientemente a Jordi Sánchez nada menos que al juez Llarena.

Y eso que el presidente de la ANC lleva, a la hora de escribir este artículo, 651 días en la cárcel.

Lo dicho: se puede estar a favor o en contra de la independencia.

Pero lo mínimo que podían hacer era decir la verdad.

Y no lo hicieron.

Los daños materiales, psicológicos e incluso morales del proceso son ahora enormes. Haberlo dicho antes.

 

 

(1) Quim Nadal: "Testimoni de càrrec". Proa, Barcelona, Enero del 2014

 

 

Publicitat
Publicitat

13 Comentaris

Publicitat
#8 Kropotkin, Vic, 01/08/2019 - 16:44

Solo hay que fijarse en el rostro noble e inteligente del Toni para darse cuenta de que algo no funciona bien... Jua, jua, jua,...

#7 M, Sabadell, 29/07/2019 - 18:48

Empezar a decir la verdad cuando todo el mundo la conoce no tiene mérito.
Es como el desertor que cambia de bando cuando todos los suyos se están rindiendo, no lo hace por ideología y defensa de sus ideas, sino por sobrevivencia propia.

#6 Chris, Lleida, 29/07/2019 - 16:38

La peor condición del progre ha sido y será su desmesurada soberbia por crear líneas para conjeturar sobre qué es blanco y qué es negro,y en cuál lado debe estarse para ser un buen ciudadano,aunque su lado bueno sea blanquear exconvictos,convocar referendums por objetivos transcendentales,animar la animadversión del hombre como misogino,etc

#5 Sergi Sergio, Barcelona, 29/07/2019 - 15:08

Es el silencio de los cobardes, ha habido mucha cobardia, en privado se decia una cosa y en publico otra, off de record decian la verdad y en cuanto se abrian los micros solo decian lo que convenia. Estamos donde estamos porque ha habido mucha cobardia, muchos intereses por medio, ahora una vez consumado el desastre empiezan a salir las verdades.

#4 QUIEN CALLA, OTORGA, Barcelona, 29/07/2019 - 12:01

Estan esperando y ONSERVANDO la valanza hacia donde se decanta

Quizas no se dan cuenta de que el trabajo ESTÁ HECHO
y la cuestion es quien PAGARA LA FACTURA
los unos dicen que LOS OTRO como si ellos no hubieran hecho nada
y algun MERITO TENDRAN de haber ARRASTRADO A LA QUERIDA PATRIA hacia el desfiladero
por muy de rosa que lo pinten