Publicitat
La Punteta · 12 de Gener de 2015. 14:43h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

El suicidio político de Artur Mas

El proceso ha entrado en una fase en la que Artur Mas negocia con Oriol Junqueras a través de Pilar Rahola. De hecho, más bien se tiran los trastos a la cabeza. Dicho con toda la envidia por la conocida periodista, que ha alcanzado una posición de privilegio como confesora del president. A mí no me dejan pasar de las ruedas de prensa. Pero ésto confirma también que Mas no tiene equipo. Más allá de Francesc Homs y José Antich, que son los que más le aconsejaron adelantar las últimas elecciones con resultado ya conocido. A Mas le costó 12 diputados y a Antich la dirección de La Vanguardia.

Por eso cada vez estoy más convencido de que la famosa llista de país (sic) es una operación de supervivencia personal de Artur Mas. De hecho, él mismo se apresuró a negarlo en su conferencia del pasado 25 de noviembre cuando afirmó que los que pensáramos mal éramos unos "pícaros, desconfiados o interesados". Más bien soy de los escépticos, president. Un requisito indispensable en periodismo porque, en política, casi nunca es lo que parece.

Por supuesto, él sólo piensa en el país. Ésto es lo que cree la buena gente de Convergència que, legítimamente, aspira a la independencia. Por ello sólo puso dos condiciones: si gana no se volverá a presentar. Y puede "encabezar" la lista o también cerrarla. Pero todo el mundo sabe -el president y su entorno también- que con 58 años está más al final de su carrera política que al principio.

Sobre todo si van en listas separadas y acaba sacando un escaño menos que Junqueras. Aunque sólo sea un escaño. Como, por otra parte, vaticinan todas las encuestas. Entonces tendrá que dejarlo e irse a casa. Que es lo que le pasó a José Montilla en 2010: de presidente de la Generalitat a jubilado de lujo. ¿Qué hará Mas en caso de perder? ¿Conseller primer de Oriol Junqueras? ¿Alguien que ya ha sido presidente? ¿Dirigir un grupo parlamentario de la oposición ?. ¿Presidir el CAC ?. La dignidad ante todo.

La insistencia de CiU en la lista conjunta sólo reafirma esa sensación: están desesperados. Jordi Turull ha llegado a decir que la comunidad internacional no entendería que fueran en listas separadas. Como si la comunidad internacional, en los tiempos que corren, estuviera pendiente del tira y afloja entre CiU y ERC. Me recuerda al conseller Homs, que dijo que había quedado estupefacto por la querella contra Mas. No sé si lo decía por el Papa, Obama, Merkel o los tres a la vez.

Por eso CiU ha puesto toda la carne en el asador. Más bien ha puesto una pistola en el pecho de Esquerra. La presión mediática a la que está sometida ERC no tiene nombre. No sólo gracias a la habitual clacla mediática de CiU -dicho con todo el respeto: todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida- sino a también a la contribución de medios privados y, lo que es peor, públicos. Tertulianos de la talla intelectual de Francesc-Marc Álvaro, Vicent Sanchis, Toni Aira, Marçal Sintes o Vicenç Villatoro están haciendo méritos para ir, como mínimo, en la lista de Mas. Incluso ahora los ponen de dos en dos en TV3, a ver si así cuela el mensaje. Al único que echo de menos es a Jordi Barbeta, ahora exiliado en EEUU.

También ha habido verdaderos episodios de guerra sucia. Aún recuerdo el informe que se inventó el Govern -supongo que a propuesta del conseller Homs- en el que advertían en tono apocalíptico que si Esquerra no daba apoyo a los Presupuestos peligraba la paga extra a los funcionarios, entre otras partidas. La Vanguardia -la foto que encabeza este artículo- abrió su portada el sábado 13 de diciembre con este tema. Y, por supuesto, el Telenotícies de mediodía se añadió al festival. Al final, como no lo consiguieron, el Consell Executiu aprobó en su última reunión del año un decreto ley para recuperar la paga extra. Que es precisamente lo que proponía el republicano Pere Aragonés. Mucho ruido y pocas nueces.

Pero, a pesar de todas las presiones, tampoco me extraña las resistencias de Esquerra: cómo quieres hacer una coalición electoral con un partido el secretario general del cual, Oriol Pujol, tuvo que dejarlo el 15 de julio por el caso de las ITV. Mientras que el presidente fundador, Jordi Pujol, confesó  tener dinero en Andorra diez días después. La pregunta que haré ahora pone los pelos de punta: si la fortuna no viene del testamento, ¿de dónde viene? ¿Del famoso 3%?. Sin olvidar que Convergència ha puesto su sede como aval por el caso Palau. ¡Félix Millet había llegado a desviar 600.000 euros anuales a la Catdem para conciertos de música clásica!. No hay constancia en las hemerotecas que la fundación de CDC hubiera organizado nunca ninguno.

Además, con una lista conjunta ni siquiera habría que hacer balance de la obra de govern. Borrón y cuenta nueva. Porque las elecciones se hacen también para eso: para juzgar lo que se ha hecho. Y salvo el procés, no han hecho nada. El Govern dels millors ha sido un bluff. De los cinco consejeros independientes nombrados en 2010 sólo quedan dos. Uno, Boi Ruiz, pasará a la historia por cargarse la sanidad pública. Un paciente se ha muerto en Tarragona por un infarto y ahora dicen que abrirán una investigación interna. El otro, Ferran Mascarell, por haberse pasado del PSC a CiU al percibir el cambio en la dirección del viento. El balance es descorazonador: la Grossa de Navidad, el fiasco de BCN World y la venta de todo el patrimonio de la Generalitat en plena crisis inmobiliaria. El próximo presidente se encontrará la caja aún más vacía.

Yo, que no he sido nunca tarradellista, no hubiera imaginado que acabaría citando a Tarradellas. Porque el ex presidente decía que en política se puede hacer todo salvo el ridículo. Y Mas parece a estas alturas una amante despechada. Sería incapaz de decir en cuál de las figuras de la literatura universal encaja: si Ana Karenina, Madame Bovary o La Regenta. Más bien pienso en una novela de Bernhard: El Malogrado. Pero a este paso acabarán como Romeo y Julieta. La cosa tiene pinta de acabar en suicidio. Al menos político. Que alguien le diga, por favor, que en política es como en las relaciones de pareja: cuando te dicen que no es que no. Porque en dos meses hemos asistido a espectáculos impropios de todo un presidente de la Generalitat: desde perseguir a Oriol Junqueras por los pasillos del Parlament a filtrar SMS.

El problema es que ha sido el propio Artur Mas el que se ha metido en un callejón sin salida. En otro, quiero decir. Los politólogos del futuro -yo soy incapaz de hacerlo con mis limitados conocimientos de psicología- deberán estudiar qué falló en este hombre que prometía tanto. La carrera política del presidente es como un laberinto: quizás hay salida, pero no se sabe dónde está. Porque él fue el primero, aquel 25 de noviembre, en iniciar la campaña electoral. ¿Saben cuántas veces mencionó la palabra “elecciones" en su conferencia? 43. Después se quejaba de que "a mí también me gustaría hacer elecciones cada cuatro años". Como si, avanzar elecciones, no fuera cosa suya.

Da igual, ¿saben cómo acabará todo ésto? Los de Convergència -digo Convergència, no CiU- harán una lista de partido con Carme Forcadell de segunda, algunos mediáticos -Sanchis debe morirse de ganas de cobrar los servicios prestados- y un par de miembros del CATN como Carles Viver i Pi-Sunyer o Salvador Cardús para acabar de rellenarla. La mayoría de diputados de la federación que hasta ahora han estado picando piedra en el Parlament ya se pueden buscar trabajo durante dieciocho meses porque con tanto independiente no caben. Todo para intentar transmitir a la opinión pública que han sido los chicos malos de Esquerra los que no han querido sumarse a la lista de país. Pero incluso en este caso dudo que salven los muebles. Lo peor es que Mas se está cargando el proceso.

 

Xavier Rius es director del digital catalán e-notícies

 

Sígueme en twitter

Web personal

Elogios

Insultos

Publicitat

4 Comentaris

Publicitat
#3 V. Carballio, Barna, 13/01/2015 - 18:28

Muy bien, Xavier! ¿Porqué éste muy buen artículo tiene versión en español y la mayoría de los otros que firmas, no? ¿No crees que, ahora que el 'prusés' se va por la alcantarilla, es hora de normalizar tu relación con algunos seguidores, fervorosos como yo, y hacer como el 'condesito' con su LV,?

#2 zampador, Valladolid, 12/01/2015 - 22:09

Y volvemoa a las cuestiones ortográficas, los nombres de los reyes se traducen, Mr. Rius, será pues Arturo Mas.

#1 Antonio Puijverde , Cabezón de Pisuerga , 12/01/2015 - 16:50

¿Y usted para quien hace puntos con este artículo? ¿O sólo los demás los hacen? Ya vi que lo mandó a algunos amigos del partido popular para que puedan leerlo con atención, a través de Twitter.

Contiene al menos un error, por si quiere corregirlo: la grossa no es de Navidad, es de fin de año.

#1.1 Rafael, Madrid, 12/01/2015 - 22:18

Todos harán lo que les digan Fainé y Prat de la Riba, que son los amos del "prusés".