Publicitat
La Punteta · 1 de Juliol de 2020. 08:16h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Elecciones, ya

A medida que vamos dejando atrás la pandemia de la Covid-19, al menos la fase más nociva, se van alzando voces que piden elecciones al Parlament, cuanto más pronto mejor.

Una mayoría de políticos, periodistas, tertulianos, agentes sociales y personajes de la sociedad civil consideran que la actual etapa política en Cataluña ha terminado y son necesarios unos comicios que den el pistoletazo de salida a una nueva época en nuestro país. Solo algunos hiperventilados, ni siquiera todos, y los que han situado su modus vivendi a la sombra del poder niegan esa evidencia.

El pasado, 29 de enero, fue el propio president Quim Torra quien anuncio en rueda de prensa que fijaría la fecha de las elecciones tras la aprobación de los presupuestos, porque se había perdido la confianza entre los socios de Govern. JxCat y ERC.  Los independentistas no querían, entonces, que fuera el Tribunal Supremo el que marcase la fecha electoral al inhabilitar a Torra. Eso hizo pensar que en verano o, como muy tarde, en otoño, los catalanes acudiríamos a las urnas. Sin embargo, la emergencia sanitaria, vino a cambiarlo casi todo, incluso las previsiones electorales.

En Cataluña, llevamos unos años en los que las cosas suelen ser diferentes al resto del mundo. Por ejemplo: en una crisis como la que hemos padecido lo más razonable era unir fuerzas, acentuar la colaboración y dejar para más adelante las diferencias. En cambio, Torra y su equipo ha hecho todo lo contrario: han acentuado el perfil político-ideológico al estilo de la derecha extrema y han buscado la confrontación constante con el Gobierno central. La cuestión no era menor. De esa forma también marcaban distancia con ERC de cara a lo que está por venir.  

En declaraciones muy recientes Quim Torra ha admitido que “se necesita un nuevo Govern que marque el rumbo político” y que él “tiene muy claro cuando han de ser esas elecciones”. Pues bien, ante la más que probable inhabilitación de Torra, por el Tribunal Supremo, el próximo mes de septiembre, es muy lógico pensar que en otoño seremos llamados para renovar el Parlament. La inestabilidad y fragmentación del espacio nacional-independentista es un hecho muy poco cuestionable y eso puede significar el fin de la hegemonía secesionista.

Con este nuevo paisaje político es muy plausible que se abran unas expectativas inusitadas desde hace muchos años en Cataluña. Por eso, no son pocas las plataformas, grupos y grupúsculos que están barajando la posibilidad de dar el salto y presentarse a las próximas elecciones autonómicas. Los ejemplos más claros son Lliures de Antoni Fernández Teixidó o la Lliga Democrática que está en la órbita del ex primer ministro francés Manel Valls.

El pasado fin de semana se llevó a cabo, de manera virtual, el congreso constituyente del nuevo Partit Nacionalista Català (PNC). La nueva formación está constituida de manera muy mayoritaria por antiguos convergentes incómodos en las filas independentistas y que tienen como referente al Partido Nacionalista Vasco (PNV).

Esta nueva organización estará dirigida por Marta Pascal que había sido coordinadora general del PDECat y fue fagocitada por Carles Puigdemont. De hecho, Pascal ya está en negociaciones con Units per Avançar para concurrir juntos a las próximas elecciones. Es decir, la versión posmoderna de CiU.

Las dos formaciones tienen muchos puntos en común, pero también serias discrepancias. Mientras que el PNC defiende la vía escocesa para lograr la independencia de Cataluña, o sea un referéndum pactado con el Gobierno central, en Units son partidarios de una negociación con el Estado para blindar competencias. Dicho de otro modo, los demócratas cristianos de Units pretenden un sistema competencial y de financiación muy similar al que tienen en Euskadi y Navarra, pero con otro nombre.

Mientras, en el PDECat, entre navajazos y puñaladas por la espalda van deshojando la margarita para decidir si se integran en el proyecto de Carles Puigdemont o mantienen su identidad hasta estrellarse en las rocas de la irrelevancia política.

Por su parte, el ex president prófugo perfila su proyecto, quizás el último. Un proyecto que sería la suma de la Crida per la República, PDECat más algún despistado con ansias de un buen sueldo por un tiempo y, tal vez, alguna estrella de relumbrón como se dice estos días por los cenáculos políticos de Barcelona. Hay quien apunta a Josep Lluís Carod Rovira e incluso a Pep Guardiola en un sitio relevante de la lista, aunque después el entrenador de fútbol renunciara.

La situación es apasionante y hay que ver cómo evoluciona. Estas formaciones tienen un poso ideológico y unas convicciones políticas muy diferenciadas entre sí. Por eso, será muy interesante comprobar si alguna de ellas llega a ser fundamental para conformar una mayoría, y si es así, en que cesta decide poner sus huevos. ¿O sencillamente se venderán al mejor postor, al que más cargos les prometa?

Desde luego, el nuevo estadio político promete.

Con el permiso de todos ustedes seguiré comentando.

 

Bernardo Fernández

Publicitat
Publicitat

2 Comentaris

Publicitat
#3 Juan Jose García, Cunit, 04/07/2020 - 18:08

Apasionante?..Para quién? Si Puchi no puede ser President ni Oriol tampoco..Nos queda la Budó,el
Aragonés..O la Vergés.O el Torra de turno.Lo único que veo apasionante es la cifra de abstención.

#2 Juan , Barna, 02/07/2020 - 20:19

Otro buen análisis de Fernández, lleno de lógica y sentido común. Hay que pasar página cuanto antes y dejar el l sueño de procés atrás. Con esta gente no hay nada que hacer