Publicitat
La Punteta · 15 de Març de 2019. 20:23h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

Enric Millo es amigo mío

 

 


Ahora que lo tratan como a un apestado voy a decir una cosa: Enric Millo es amigo mío. Incluso a pesar de las diferencias ideológicas.

Bueno, no es que hayamos ido nunca de copas juntos. Ni siquiera a comer.

Procuro no comer con dirigentes políticos. Por prescripción facultativa.

Los últimos con los que compartí mesa y mantel fue con Joan Puigcercós y con Josep Antoni Duran i Lleida.

Por separado, claro, porque son dos personajes antagónicos.

Y cuando ambos estaban ya al final de su carrera política.

O sea que imaginen cuánto tiempo ha pasado.

Pero a Enric Millo lo conozco al menos desde hace 20 o 25 años.

Los mismos que ahora lo dejan como un trapo sucio han olvidado que fue diputado de CiU en el Parlament durante varias legislaturas.

Tampoco ha cambiado tanto. Más bien los que han cambiado han sido los otros.

El contacto personal no ha impedido por otra parte -y él lo sabe- alguna pregunta cabrona en rueda de prensa.

Por ejemplo, me acuerdo de haberle preguntado cuando era portavoz del PP en el Parlament si lo que defendía entonces era lo mismo que defendía cuando era portavoz adjunto de CiU porque llegó a tener tan alta responsabilidad.

De hecho, lo recuerdo compartiendo atril en la sala de prensa de la cámara catalana a finales de los 90. Nada menos que con Felip Puig.

E incluso juraría que sobre el caso Treball. Aquí ya no recuerdo si en público o en privado. Caso del que -todo hay que decirlo- fue exonerado antes de llegar a juicio.

Lo cortés no quita lo valiente.

Dicho todo esto, hay que decir que Millo ejerció el cargo de Delegado del Gobierno en Catalunya en momentos difíciles con tacto y diplomacia. Después del 155 no se le vio por Palau.

En el bien entendido también de que era el Delegado del Gobierno español en Catalunya no el delegado de la ANC o de Òmnium Cultural.

Siempre intentó convencer a Carles Puigdemont -ambos se conocen de Girona- de que no lo hiciera, intentó mantener los puentes y buscar una salida del atolladero como explicó durante su declaración judicial.

A mí, la verdad, me dio la sensación de que contaba la verdad. En realidad, su declaración no dista mucho de lo que dijo el jueves el ex mayor de los Mossos, José Luis Trapero.

Trapero dejó una sensación agridulce: para los indepes con los pies en el suelo -pocos- hundió a Puigdemont y especialmente a Forn.

Éste último, a diferencia del primero, sentado en el banquillo. Y tras apenas unos meses en el cargo.

Otros -que viven en la burbuja auspiciada por TV3- consideran que desmontó la acusación de rebelión. Habrá que esperar a ver qué dice la sentencia. Me da la sensación que más dura será la caía.

Pero Millo ha sido -desde entonces- vilipendiado, demonizado, crucificado.

En algunos casos incluso desde TV3 con la excusa de que es sentido del humor. No, no es sentido del humor. Es algo peor: es meterse con la dolencia de su esposa.

Lo que hacen algunos en teoría humoristas de la cadena es simple y llanamente una zafiedad. Además con total impunidad.

La culpa es de los autores, por supuesto. Pero también de estos dos que salen en esta foto: la presidenta de la CCMA, Núria Llorach; y el director de TV3, Vicent Sanchis.

40056-nll.jpg

 

Parece que, para Toni Soler y Jair Domínguez, los del PP sólo tienen de humano el riñón.

Partido que, nos guste o no, ganó las últimas elecciones generales con casi ocho millones de votos, incluido el de 460.000 catalanes.

Hay que decir que la vida de Enric Millo -y la de su familia- desde su acceso al cargo no ha sido fácil.

Yo coincidí con él en un programa de TVE-San Cugat poco después de la aplicación del 155 -foto que ilustra esta columna- e iba ya con doble protección. Coche oficial y otro de escolta.

Cuando fue cesado -después de la moción de censura a Rajoy- le envié un whatsapp en el que decía que había algo que peor que ser Delegado del Gobierno en Catalunya: ser exdelegado.

Sospecho que no me equivoqué.

No sólo por las circunstancias que contó en el juicio -una de sus hijas limpiando con sus propias manos una amenaza de muerte- sino por el desgaste personal y familiar sufrido.

No voy a entrar en detalles pero me consta que su esposa sufrió otro problema de salud durante aquellos meses de tensión.

Sin ir más lejos, el otro día hizo un retuit de un video de Jordi Cuixart y fue sometido a un linchamiento público. ¡Hasta se apuntó un jugador del FC Barcelona!

Es cierto que el video era incompleto y que el presidente de Ómnium pedía "hacer un pasillo" para que pudieran salir la comisión judicial del Departamento de Economía.

Pero me temo que hay una frase demoledora a efectos judiciales: “se irán de aquí cuando nosotros lo digamos”.

En Catalunya, lamentablemente, hemos vivido muchos registros judiciales: el caso Palau, diversas sedes del PDECAT.

¿Ustedes se imaginan diciendo algo semejante a una comisión judicial? Se te cae el pelo. Y eso que Cuixart hizo el discurso de su vida en el Supremo.

Tengo la sensación, por otra parte, que el PP de Pablo Casado ha dejado tirado a Enric Millo.

Es verdad que jugó la baza de Soraya Sáenz de Santmaría en el congreso del partido.

Pero el PP debería buscarle urgentemente una salida: su vida corre serio peligro en Catalunya.

Y si no es el PP, el próximo Gobierno sea cual sea porque Millo prestó un servicio al Estado en momentos difíciles.

Desde luego al Estado español, no a un eventual Estado catalán. Pero es que Enric Millo -y eso hay que entenderlo- no es un independentista catalán ni està a favor de los Països Catalans.

El independentismo se queja con frecuencia de la falta de sentido de estado de sus dirigentes.

Él lo tiene. Pero de servicio al Estado español. No a una hipotética -y parece que cada vez más lejana- República Catalana.

En Francia sería un enarca, los altos funcionarios que salen de la Escuela Nacional de Administración.

 

 

Publicitat
Publicitat

43 Comentaris

Publicitat
#15 Intelectual Brutaaal, Tabarnia del Llobregat, 19/03/2019 - 12:03

Rius , estás en el axis of evil tractoriano.

#14 Lobisome, BCN, 16/03/2019 - 20:33

"(...) el PP debería buscarle urgentemente una salida: su vida corre serio peligro en Catalunya.(...)" Reflexionar un momento en serio sobre el hecho de que alguien escriba esa frase hoy por hoy en Cataluña, sin que se trate en absoluto de una broma, debería bastar para entender, de verdad, qué ha pasado y qué hay que hacer.

#13 Sergi , Barcelona, 16/03/2019 - 14:02

Aquests fanatics independentistes cada vegada foten mes fastic.

#13.1 Purria de Tabarnia, Bcn, 16/03/2019 - 22:05

Doncs els falta poc per semblar-se a tu

#13.2 Sergi, bcn, 17/03/2019 - 06:21

Purria dejas fatal a los argentinos....no todos son como tu...

#13.3 pepe, andorra, 18/03/2019 - 15:30

sin embargo a purriano no le falta nada para dar mucho fastic, claro q tampoco es una novedad, es solo ser reciproco con sus cariñitos.

#12 M, Sabadell, 16/03/2019 - 13:37

En Catalunya falta mucho respeto.
Falta respeto a las personas que no coinciden en las ideas.
Falta respeto a los trabajos de cada cual, sea delegado del gobierno, GC, magistrado o picapedrero.
Falta respeto a quien dice verdades que no son las propias.
Falta respeto a quien no forma parte de la manada.
Y luego piden respeto para ellos y se ofenden

#11 Calvet, Sant Joan Despi, 16/03/2019 - 12:26

Bon día Sr. Rius. Yo se que a ud. no le gusta, pero el nacionalismo se basa en el odio. Sin odio, no existen. Millo es un enemigo al que destruir, ni siquiera es una persona. Hay que quitarles la condición de personas para poder justificar su aniquilación. No es la prime vez que pasa en Europa, pero parece que no lo queremos ver. Salutacions

#11.1 Jordi BR, L'H, 16/03/2019 - 13:45

Calvet, piensas lo mismo del nacionalismo español, francés o norteamericano? No voy a negar excepciones en cada uno de los nacionalismos, pero por norma general todos tenemos lazos ya sean familiares o de amigos que demuestran que tu razonamiento de odio no se sostiene.
A Millo no se le perdonan las injurias y mentiras, pero condeno las amenazas

#11.2 Pepe, Alacant, 17/03/2019 - 11:34

El patriotismo no necesita de enemigos, el nacionalismo sí, y es una constante en la historia la confluencia del nacionalismo con el despotismo y la tiranía, más aún cuando es étnico y exige homogeneidades imposibles en una democracia moderna.

#11.3 Calvet, Sant Joan Despi , 17/03/2019 - 13:04

Jordi. El nacionalismo es igual sea el que sea. Dicho esto, si hubiera existido nacionalismo español (como el catalán) Cataluña sería como el sur de Francia. Ni cultura, ni autogobierno, ni lengua, solo el francés y una región como las demás sometida al centralismo de Paris. Jordi, el nacionalismo español es irrelevante. El catalán es una pand

#11.4 pepe, andorra, 18/03/2019 - 15:32

q los demas nacionalismos sean malos, no hace mejores a los separatas, es decir, los errores de los demas, no justifican los propios, pero al nacionalismo frances republicano y su centralismo me apunto sin dudarlo; item mas, Jordi confunde interesadamente, es una forma de manipular, nacionalismo y patriotismo, q no es lo mismo.

#11.5 Jordi BR, L'H, 18/03/2019 - 18:33

Pepe, confusión ninguna. Aparte de tener estado que diferencia hay?
Yo no veo problema en ser nacionalista español o francés o catalán, todos me parecen igual de respetables siempre y cuando se respete el de los demás

#11.6 pepe, andorra, 19/03/2019 - 11:55

no, tu solo intentas confundir al mezclar todos los nacionalismos para blanquear el separatismo totalitario catalan. A mi no me parecen respetables, ni siquiera el frances, aunque sea el menos malo, deja de hablar de los demas y centrate en lo violento y agresivo q es el separatismo catalan q no admite discrepantes y q solo aspira a ocuparlo todo.