Publicitat
La Punteta · 23 de Juny de 2020. 14:14h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Envidia ajena

Solía decir Pasqual Maragall que “para la derecha que gobierne la izquierda es un accidente porque ellos han mandado siempre en España”, cuánta razón tenía el visionario político catalán.
Desde la reinstauración de la democracia, hasta la aparición en la escena política nacional de José María Aznar, la derecha estuvo como acomplejada. Daba la sensación de que se querían hacer perdonar su pasado franquista. Después, con el “váyase, señor González” y, sobre todo, con la mayoría absoluta del PP en el año 2000 se vinieron arriba. A partir de ese momento, los gobiernos de izquierda, primero el de José Luís Rodríguez Zapatero y ahora el de Pedro Sánchez han sido para ellos anomalías históricas y, por consiguiente, todo vale para derribarlos.

Por eso, cuando supe qué el líder de la oposición portuguesa y del partido conservador PSD, Rua Río, le decía al presidente del gobierno de su país, Antonio Costa, en un pleno del Parlamento de Portugal: “Señor primer ministro, cuente con nuestra colaboración. Todo lo que podamos ayudaremos. Le deseo coraje, nervios de acero y mucha suerte…”, sentí envidia ajena. igual que aquí, pensé.

El pasado 27 de mayo la Comisión Europea propuso un fondo de recuperación, dotado de 750.000 millones de euros de los cuales 500.000 estarían destinados a subsidios y el resto a préstamos. La idea inicial de la presidenta de la Comisión, Úrsula von der Leyen, proponía una condicionalidad suave, vinculada a recomendaciones anuales sobre reformas que la UE aprueba en el marco de la vigilancia macroeconómica conocido como Semestre Europeo.

Sin embargo, Holanda, Suecia, Austria, Dinamarca, los países llamados halcones, no ven con buenos ojos la iniciativa y quieren endurecer de manera considerable la concesión de subsidios. Por eso, los negociadores consideran imprescindible que se haga alguna concesión a esos países para que acepten que dos tercios de los recursos sean sin retorno. Además, ese acuerdo es urgente porque si hay consenso y el pacto se cierra en las próximas semanas esas ayudas llegarán a los países que más las necesitan a finales de este año o a principios del que viene como muy tarde.
No obstante, siempre tiene que haber algún aguafiestas. En esta ocasión, para variar, ha sido el PP. El último episodio de deslealtad política ha sido que los eurodiputados del Partido Popular se han alineado con los países más duros de la Unión Europea para imponer unas normas muy estrictas y exigentes para acceder a ese fondo de recuperación. La pretensión de los halcones es garantizar que el dinero que se pondrá en circulación se utiliza para inversiones de valor añadido y reformas.

Esa matización que sobre el papel puede parecer bastante razonable, es posible que, a la hora de la verdad, esa pretensión se convierta en un campo de minas que impida que las ayudas lleguen donde se necesitan. Que lo pidan Austria, Holanda o Dinamarca, nos guste o no, forma parte de la dinámica europea, pero que se añada la derecha española, es directamente una traición no a España, que no deja de ser un concepto un tanto abstracto; es una traición y un robo a la ciudadanía española, que para mí es un concepto mucho más tangible.
Además, y aunque solo sea una anécdota, en esta ocasión el PP está capitaneado, en Bruselas por la catalana Dolors Montserrat, para que quede claro que la mala gente no es exclusiva de ningún sitio, nacen en cualquier parte, también en Cataluña.

De todos modos, esta actitud despreciativa de la derecha no es nueva y no nos debería sorprender. En 1994 cuando el Gobierno socialista de Felipe González logró una importante aportación de fondos de la UE para España, el líder de la oposición José María Aznar trató al presidente del Gobierno de “pedigüeño”. Ahora, según Alberto Núñez Feijóo, con la aquiescencia de la cúpula de su partido, ha dicho que “Sin ese dinero no podemos llegar a final de mes. España no tiene autonomía financiera para poder endeudarse si no es con el respaldo de la UE.” Desde luego, con amigos así no hacen falta enemigos.

Todos hemos podido observar la actitud, cada vez más mezquina, de la oposición política de nuestro país a lo largo de estos meses de crisis y confinamiento. Nadie les pide que hagan una oposición como si fueran un osito de peluche, seguramente no sería bueno para nadie. Pero el todo vale y demonizar al Gobierno haga lo que haga ha sido el leitmotiv de estos tiempos que nos ha tocado vivir.

Los populares han de entender que no pueden continuar con la bronca permanente, la ciudadanía sabe que con esa estrategia no se va a ninguna parte. El ejemplo está en la patronal que ha comprendido cual es la situación y se ha sentado, junto con le resto de agentes sociales, a negociar con el Gobierno para establecer medidas que den aire a las empresas y mantengan los puestos de trabajo.

Esa actitud, de puro sentido común, ha descolocado al PP y les ha sentado como una patada en salva sea la parte, que cada vez está más aislado, aunque sea con la inestimable compañía de Vox; y es que el giro de Ciudadanos tiene mucho que ver en toda esta martingala política.
En estas circunstancias, los populares tendrán oportunidad de rectificar en la tramitación presupuestaria que se va a iniciar en breve. De no hacerlo, habrán cometido un error, con toda probabilidad, histórico.

Reconducir la situación está en su mano.

Publicitat
Publicitat

16 Comentaris

Publicitat
#8 Juan , Barna, 27/06/2020 - 23:53

2. Me parece muy bien que los europeos exijan condiciones a la hora de prestar su dinero a los manirrotos que no saben gobernar sin agigantar la deuda pública a base de comprar votos, que es lo que hace sistemáticamente la izquierda cuando gobierna en España desde el infausto Zapatero.
Falso y vergonzante.

#8.1 Perico, Matadepera, 28/06/2020 - 16:21

Ni falso ni, en consecuencia, vergonzante: según datos del Banco de España, Zapatero heredó una deuda, tras los gobiernos de Aznar, del 46,3 % del PIB en 2004 y la dejó en el 70,5 % en 2011, al acabar sus dos mandatos. Respecto a Sánchez, según la misma institución, durante los primeros ocho meses de su gobierno, se incrementó...

#8.2 Perico, Matadepera, 28/06/2020 - 16:23

... en unos 4.000 millones de euros al mes (hasta el 98,2 % del PIB, un 3 % más respecto a la situación que había cuando se produjo la moción de censura). Cierto es que los gobiernos de Rajoy la llevaron del 70,5 % al 95,2 %. La diferencia es que Zapatero dejó el país al borde del rescate europeo...

#8.3 Perico, Matadepera, 28/06/2020 - 16:24

... y llevó el paro (según datos del INE) del 10,5 % del 2004 hasta el 25, 8 % del 2012; los gobiernos de Rajoy salvaron al país del rescate, reactivaron la economía y llevaron el paro desde el 25,8 % al 14,5 % del 2018.

#7 Josep, Barcelona , 27/06/2020 - 23:51

No por ser hiperactivo diciendo tonterías se tiene más credibilidad Perico, sabemos que este legítimo y más votado gobierno por los españoles no te gusta pero razónalo, aunque pedir razonar a un fanático es complicado

#7.1 Perico, Matadepera, 28/06/2020 - 12:51

Punto uno: he aportado razones hasta la saciedad (y dentro de los estrechos límites que conceden estos comentarios) cada vez que he hecho críticas al gobierno. Punto dos: todavía espero que alguien como ud o Juan contradiga "con razones" y datos mis "tonterías", y me temo que seguiré esperándolo.

#7.2 Perico, Matadepera, 28/06/2020 - 12:55

Punto tres: difícilmente puede acusar de "fanático" a otro alguien que considera infalibles a los "suyos" cuando gobiernan y a quien no he leído ni el menor atisbo de autocrítica, y sí bastantes insultos.

#6 Juan , Barna, 27/06/2020 - 12:47

Si no estoy confundido este espacio esta pensado para opinar sobre los artículos que se publican. Dudo que sea el lugar adecuado para establecer debates entre lectores.

#6.1 Perico, Matadepera, 27/06/2020 - 15:25

Pues en eso estaba yo, en rebatir ciertas apreciaciones del artículo. A lo que vino usted con lo de la lucidez y finezza analítica por mi parte. No me parece que su comentario #4

sea una "opinión sobre el artículo publicado".

#5 Juan , Barna, 26/06/2020 - 20:13

Estoy convencido de que si leyéramos más, y reflexionáramos un poco antes de hablar, no diríamos tantas tonterías.
Hace falta información para consoldar criterios.

#5.1 Perico, Matadepera, 26/06/2020 - 22:17

O sea, que no tiene usted argumentos. Lo suponía. Un sectario más que mucho presume de lecturas y de finezza irónica, pero no se atreve a argumentar y debatir. Hala, a cascarla.

#4 Juan , Barna, 25/06/2020 - 19:02

Madre mía. Tanta lucidez y finezza analítica del amigo Perico me obnubila

#4.1 Perico, Matadepera, 26/06/2020 - 11:07

Tal vez disponga usted de argumentos con los que rebatir mis afirmaciones y demostrarme que estoy equivocado; si así fuera, no debería privarse de compartirlos. Estaré encantado de debatir con usted.