Publicitat
La Punteta · 8 de Febrer de 2021. 11:08h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Fin de fiesta

El proceso secesionista catalán, como lo hemos conocido hasta la fecha, tiene los días contados. Las elecciones al Parlament del próximo 14 de febrero deberían ser un punto de inflexión en la política catalana.

Eso no significa que el independentismo vaya a desaparecer, ni mucho menos. Primero porque importantes segmentos de la población tiene las señas de identidad o el sentido de pertenencia muy arraigado y eso es terreno abonado para plantar la semilla independentista. Y segundo porque muchos han hecho de la lucha por la independencia, nominal, su modus vivendi. Durante el pujolismo se creó un extenso entramado de empresas, organismos y entidades, todos ellos controlados por personas, nacionalistas más o menos moderados, leales a la causa que con Artur Mas y sus sucesores mutaron al independentismo; y eso les ha permitido controlar  importantes resortes de poder, como por ejemplo, los medios públicos de comunicación.  Y ahí siguen.

De todas formas la realidad es tozuda y más pronto o más tarde acaba por imponerse. Según una encuesta publicada en el último trimestre de 2020, por el Instituto de Ciencias Políticas y Sociales (ICPS) de la UAB, los catalanes que creen que se alcanzará la independencia no llegan al 10%. Este dato es muy relevante porque para que una determinada opción política triunfe es fundamental su credibilidad. En cambio, el 42% de los consultados piensan que todo esto acabará con una mejora del autogobierno y el 26% que esta etapa se cerrará con el decaimiento de las reivindicaciones.

La verdad es que aquí nos quisieron dar gato por liebre: se nos prometió que el proceso para conseguir la independencia de Cataluña sería escrupulosamente democrático, cosa que ha sido objetivamente falsa. Nunca fue democrático ni fue constitucional, tal y como la Comisión de Venecia se encargó de recordar. En aquel aciago pleno parlamentario del 6 y 7 de septiembre de 2017, se visualizó el delirio independentista, tumbaron la Constitución, el Estatut y, además, no respetaron la minoría parlamentaria que representaba la mayoría social; y, todo eso, se hizo fuera de los cauces representativos y con total opacidad. Es, por lo tanto, una ofensa a la inteligencia ligar procés independentista con democracia. 

Hay que ser realistas y reconocer que, ni la idea de la unilateralidad ni una separación abrupta de España, tienen recorrido en la UE del siglo XXI. El derecho a la secesión como un derecho fundamental no existe en la vida jurídica ni a nivel del Estado español ni a nivel internacional. Por si alguien tenía alguna duda, una resolución del Parlamento europeo aprobada el pasado 26 de noviembre dice que: el derecho de autodeterminación y, por lo tanto, la independencia no proceden dentro de la Unión, lo deja meridianamente claro

En consecuencia, los independentistas harían bien en dar por finiquitado lo que ellos llaman el mandato del 1 O, la entelequia de la república de los ocho segundos y las bagatelas diversas con que envuelven sus ensoñaciones quiméricas.

Con todo, la independencia como parte integral de un credo ideológico, además de ser legítima, es perfectamente defendible. No obstante, los líderes de un proyecto semejante deberán aprender de los errores que en los últimos años se han cometido en Cataluña y denunciarlos para que no vuelvan a ser las piedras en las que vuelva a tropezar su proyecto.

Aunque el terreno para la discordia y el enfrentamiento estaba abonado con la sentencia del Tribunal Supremo por los recortes a que fue sometido el Estatut de 2006, así como la labor en la sombra de los independentistas más hiperventilados, fue Artur Mas quien puso a Cataluña a los pies de los caballos. Su gestión como máxima autoridad de los catalanes fue, sencillamente, nefasta. Quiso hacer una transición hacia un Estado propio, pero el balance es una Cataluña donde se ha roto la cohesión social, se ha degradado el autogobierno, nos hemos empobrecido como país y como sociedad y hoy el mundo nos mira… y queda perplejo.

La fiesta independentista se ha terminado. Ha llegado el momento de pasar página. Lo primero que debemos hacer es recuperar la convivencia (en mi opinión el valor más preciado que hemos tenemos) y el respeto al Estado de derecho. Después, conseguir que Cataluña vuelva a ser la locomotora de España y la referencia de muchos. Para lograrlo necesitamos una mejor financiación y más autogobierno, con más competencias y más corresponsabilidad en la cogobernanza. Ahora bien, hemos de ser conscientes de que los puentes están rotos, se deberán recomponer y eso costará tiempo y esfuerzo. En este contexto, fue un acierto la moción presentada por ERC en el Congreso de los diputados para poner de nuevo en marcha la mesa diálogo, inmediatamente después del 14 F, que fue aceptada de inmediato por PSOE e IU Podemos, y votada por toda la izquierda y varios partidos nacionalistas. A destacar aquí que JxCat votó, no. Es decir se alineó con PP, Cs y Vox.

Esperemos que tras las elecciones del próximo domingo un nuevo horizonte político se empiece a vislumbrar en Cataluña. Si es así, el esfuerzo habrá merecido la pena. Pero, si las urnas validan el aquelarre independentista, respetaremos los resultados, aunque muchos, entre los que me incluyo, seguiremos en la trinchera plantando cara.

 

Bernardo Fernández

Publicitat
Publicitat

10 Comentaris

Publicitat
#5 Alberto, Mataró, 09/02/2021 - 17:14

Se debería ser más respetuoso con las opiniones de otros. Solo un cenutrio indocumentado puede decir según que tonterías, como las que aquí se dicen. De todas formas, no insulta quien quien, sino quien puede y rebuznos de borrico no llegan al cielo que decía mi abuela

#5.1 Perico, Matadepera, 10/02/2021 - 10:24

Vamos a ver, luminaria nuestra, exponga si es tan amable las tonterías que aquí se dicen por parte de los cenutrios y tenga a bien argumentar por qué las considera usted tonterías, de forma que podamos argumentarle, con nuestras grandes limitaciones, por qué no nos parecen ninguna tontería. ¿No? Supongo que no le será difícil.

#5.2 Perico, Matadepera, 10/02/2021 - 10:31

Por otra parte, llamar "tonto útil" a Fernández y a sus conmilitones del PSC, que es lo más "faltón" que se le ha dicho, no es descubrir la sopa de ajo. Es constatar por enésima vez su papel en la política catalana, papel que han acreditado con tenacidad encomiable desde hace décadas.

#5.3 Perico, Matadepera, 10/02/2021 - 10:36

"Tonto útil", le aclaro, dícese de aquel que, sin pretenderlo explícitamente, actúa en favor de objetivos, intereses o ideas de los que dice que no son los suyos ni los comparte. No ha hecho otra cosa el PSC con el nacionalismo catalán.

#4 Perico, Matadepera, 08/02/2021 - 18:52

"Para lograrlo necesitamos una mejor financiación y más autogobierno". ¿¿¿¿¿Mejor financiación, más autogobierno?????? Pero si ya de facto lo tienen casi todo. O sea que es usted independentista y, en esencia, tonto útil, como su partidito.

#4.1 recordad 6 y 7 septiembre, Barcelona is not Catalonia, 09/02/2021 - 10:04

lamentablemente esta región está llena de tontos útiles que han asumido el discurso de quienes se están enriqueciendo a costa sus habitantes sin la más mínima moral ni contención

#4.2 Uno que os lee, Al sur de Waterloo, 09/02/2021 - 12:43

Estrictamente hablando, el Sr Fernández es palanganero y abajofirmante del PSC, partido que no es indepre pero sí que lo es: creen que la política de apaciguamiento servirá de algo con la manada groga. Y así llevan 40 años. O son idiotas y aún no se han enterado de que eso no funciona, o son malos y pretenden ser los recogenueces catalanes.

#3 Perico, Matadepera, 08/02/2021 - 18:48

"La fiesta independentista se ha terminado." Ingenuo, como poco... como muy poco.

#2 Juan, Barna, 08/02/2021 - 17:16

El próximo domingo tenemos la oportunidad de pasar página y dejar esta pesadilla del procés y toda esa mandanga atrás. Solo depende de nosotros. Si vamos a votar ganamos porque somos más. pero si el lunes vemos que los indepes han ganado, no nos quejemos, la culpa será nuestra de nadie más.

#1 Teniente Dimitri, BCN, 08/02/2021 - 12:09

Es imposible que todo esto se acabe (y bien). Hoy desde la escuela (funcionan como madrasas) se educa en el odio y el desprecio a todo lo relcionado con España. El dominio de los medios de comunicación con todo su sectarismo y tergiversación va encaminado a sus fines y mucha gente vive de esto. Yo soy funcionario en cuanto me jubile me marcho.