Publicitat
La Punteta · 1 de Juliol de 2020. 10:33h.

GERMÁN GORRAIZ LÓPEZ

Analista

¿Golpe de mano contra Putin?

La implementación de sanciones por EEUU, el hundimiento del rublo, la caída brutal del precio del petróleo y la subida de impuestos serían misiles en la línea de flotación de la supervivencia económica del Gobierno de Putin pues implicará serias dificultades para conseguir financiación externa, un aumento en las partidas de gasto en la compra de equipos, componentes y electrónica occidentales. Además, la irrupción de la pandemia del COVID habría afectado a un 70% de las pymes rusas por lo que el Gobierno ruso estima para el 2020 una caída del PIB del 5% que conllevará el aumento del número de parados hasta los 8 millones y una pérdida real de ingresos del 4%. Ello agudizará la pérdida de poder adquisitivo de la ciudadanía rusa así como la drástica reducción del sector público y la consiguiente merma de las prestaciones sociales que harán desaparecer a la clase media, lo que aunado con la rampante corrupción de las élites, la decisión de aumentar la edad de jubilación y la anunciada subida de impuestos a las rentas altas, provocará una pérdida sensible de la popularidad de Putin así como el nacimiento de una creciente corriente de denuncia de la corrupción, del militarismo y de la carestía de la vida.

EEUU quiere evitar a toda costa que Putin se perpetúe en el poder hasta el 2036 mediante una reforma de la Constitución, no siendo descartable una Revolución de Colores alentada por EE.UU. que movilizará a la sociedad rusa para protestar contra la carestía de la vida y la rampante corrupción, pudiendo reeditarse los disturbios y protestas sucedidas con Jruschov (represión del levantamiento de obreros de Novocherkaask, 1962. Asimismo, se estaría gestando una trama endógena con el objetivo confeso de debilitar el otrora poder omnímodo de Putin en el Partido y en la Administración y posteriormente lograr su defenestración política mediante un golpe de mano incruento, trama atribuible al Club de las Islas pilotado por George Soros y al exiliado ex-empresario petrolero Jodorkovski (Rusia Abierta).

Dicho Golpe de mano contaría con la colaboración desde el interior del multimillonario y amigo personal de Putin, Arcady Rotenberg quien moverá a sus peones estratégicamente situados en puestos claves de la Administración, Mass Media, FSB y Ejército para tras una intenta campaña mediática contra Putin, lograr que el Tribunal Supremo ruso lo acuse formalmente de los mismos cargos con los que decapitó a la camarilla oligarca: abuso de poder, corrupción y delitos fiscales, culto a la personalidad y errores políticos, reviviendo el golpe de mano contra Jruschov y su sustitución por Leoniv Brézhnev (1.964).

GERMÁN GORRAIZ LÓPEZ-Analista

Publicitat
Publicitat

4 Comentaris

Publicitat
#6 pepe, andorra, 13/07/2020 - 14:54

pura propaganda negra, este señor se cree q todos somos idiotas y q yo me voy a creer q esta con putin, cuando Soros se lo quiere quitar de encima por no doblegarse ante el totalitarismo globalista y de genero, el escritor de este articulo usa eso de la lawfare para apuntalar las teorías conspiratorias de los clinton contra Trump, pero se te nota..

#4 Juan Jose García, Cunit, 04/07/2020 - 18:02

Cualquier parecido con la realidad,es involuntario,supongo.

#3 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 02/07/2020 - 19:56

Mucho criticar el imperialismo, pero luego le parece genial si es ruso. Hágaselo mirar, que la hipocresía le sale por las orejas.

#1 Jesús Méndez, BCN, 01/07/2020 - 20:28

Pero ahora ya has levantado la liebre y Putin podrá mover ficha para defenderse y abortar el golpe. Putin hasta el 2036 por "bocas", Germán. "Asin" se escribe la Historia.