Publicitat
La Punteta · 22 de Febrer de 2021. 07:20h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Hasél como excusa

Claro y concreto: Pablo Hasél no ha ido a la cárcel por injurias a la Corona. Pablo Hasél está en prisión por acumulación de condenas.  El expediente judicial del rapero no se limita a delitos de opinión, también ha sido condenado por agresiones y amenazas.

En efecto, en 2014, el rapero fue condenado a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo en algunas de sus letras.

Después, en 2019, la Audiencia Nacional suspendió la ejecución de la sentencia durante tres años porque en aquel momento no tenía antecedentes penales. En el auto hecho público entonces se decía que si Hasél volvía a delinquir ‘se procedería, sin más trámite, a ejecutar la pena en su día impuesta’.

Más tarde, ya en 2018, la Audiencia Nacional volvió a condenar al rapero por un segundo delito de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en una serie de tuits.

Para redondear la brillante carrera en los tribunales de este singular ‘artista’, en enero de 2020 fue condenado a seis meses de cárcel por agredir a un periodista de TV3 en una rueda de prensa. El juez consideró probado que Hasél empujó, insultó y roció con un líquido de limpieza al periodista.

Y, por si su historial de cuentas con la justicia no era suficientemente extenso, el pasado jueves la Audiencia de Lleida confirmó otra condena de dos años y medio por amenazas a un testigo en un juicio a unos guardias urbanos de Lleida. Aunque esta condena no computa para su estancia en prisión porque se puede recurrir.

En consecuencia, debe quedar claro que, ha sido por la acumulación de condenas por lo que el rapero fue detenido e ingresó en prisión el pasado 16 de febrero.

Eso no significa que no deba hacerse una revisión en profundidad de nuestro Código Penal y modificar lo que se tenga que modificar para adecuarlo a los tiempos que corren, porque nuestro marco legal es muy restrictivo. Pero, en ningún caso, esa presunta falta de actualización puede justificar la violencia que estos días se está viviendo con especial intensidad en Barcelona, pero también en el resto de Cataluña y en otros lugares como Madrid o Valencia.

El caso es que Pablo Hasél se ha convertido en una estrella icónica en la supuesta batalla por la libertad de expresión.

Según los estudiosos de los movimientos sociales, los manifestantes, muchos menores de edad, no tienen una carga ideológica definida y son de perfiles diversos que se mezclan con grupos antisistema, a menudo de pasado violento. Hay que sumar aquí cuadrillas que se autodenominan anarquistas o de forma genérica antifascistas: Algunos tuvieron un papel relevante en los disturbios del otoño de 2019 en Barcelona u otros lugares de Cataluña.

Se activan a través de las redes sociales por los denominados ‘movimientos anti represión’. Según expertos policiales ‘la fatiga’ derivada de las restricciones impuestas por la pandemia de la Covid 19, está íntimamente ligada a la violencia que estamos padeciendo estos días, y para algunos es un mecanismo de escape.

El uniforme ‘informal’ que suelen utilizar es una sudadera con capucha para taparse el rostro y llevar herramientas para atacar y/o levantar adoquines cuando convenga.

En opinión de esos estudiosos y expertos, estos movimientos son un fenómeno en evolución que a partir de una supuesta defensa de la libertad de expresión y rechazo a la policía se pretenden justificar por el estancamiento a que está sometida la juventud.

Algunos jóvenes consultados consideran que ‘no tienen perspectiva de un proyecto vital’, otros dicen que ‘su realidad no es la del Estado del bienestar’ y los hay que han afirmado que ‘participar en los disturbios y quemar contenedores les divierte’.

Los barceloneses tenemos un máster en soportar acciones vandálicas.  A finales del siglo pasado fueron las manifestaciones a favor del movimiento okupa, con dosis no menores de vandalismo incorporado. Unos años después soportamos manifestaciones y disturbios contra las políticas de austeridad que tuvieron su punto culminante en junio de 2011, cuando grupos autodenominados ‘Indignados’, sitiaron el Parlament, insultaron y zarandearon a varios diputados y el entonces president Artur Mas y la presidenta de la Cámara Nuria de Gispert tuvieron que acceder hasta la puerta del Hemiciclo en helicóptero. En octubre de 2017 volvimos a las andadas; se repitieron los disturbios con violencia incorporada y, de nuevo, en 2019. Esta vez, en protesta por la sentencia del Tribunal Supremo a los líderes del procés.

Pasear por el centro de Barcelona, como yo hice el domingo por la mañana, da grima. Motos quemadas, jardineras destrozadas, entidades financieras con los cristales destrozados, tiendas, tanto de grandes marcas, como pequeñas, franquiciadas o no, de artículos de lujo o de ropa deportiva, es igual, todas con los escaparates hecho añicos y bastantes saqueadas. La violencia ha sido tan absurda y tan desproporcionada que en esta ocasión no se ha salvado ni el Palau de la Música, templo emblemático del catalanismo, que también ha sido apedreado.

La cuestión es que esa innegable problemática social viene auspiciada por una larga etapa de laissez faire, laissez passer política. Aquellos polvos trajeron estos lodos. Durante años, la intervención mínima, a veces inexistente, de los Governs de la Generalitat, incluso en ocasiones. La invitación más o menos encubierta a la insumisión o desobediencia nos han traído hasta aquí. Quién no recuerda el ‘apreteu, feu bé d’apretar’, de Quim Torra.

Ante esta situación, lo razonable es que los dirigentes políticos cierren filas con los Mossos d’Esquadra; tiempo habrá, si se considera oportuno, de hacer investigaciones, depurar responsabilidades y modificar protocolos. Ahora el objetivo, absolutamente, prioritario debería ser parar la violencia.

Sin embargo, los dos partidos que están en el Govern y la CUP se han dedicado a cuestionar las actuaciones de los Mossos. Incluso los antisistema han pedido la dimisión del conseller de Interior. Ver para creer.

En estas circunstancias, los nueve sindicatos que hay en la policía catalana han pedido una reunión de urgencia con el conseller porque dicen que ‘están al límite’, y no me extraña, porque con semejantes dirigentes no hay para menos.

Como dice el escritor mallorquín Valentí Puig, en un brillante artículo publicado en Crónica Global (21/02/21). ‘No es el paro juvenil. Es el desgobierno.

 

 

Bernardo Fernández

Publicitat
Publicitat

1 Comentaris

Publicitat
#1 Juan, Barna, 22/02/2021 - 17:16

Articulo muy interesante de Fernández que llama a las cosas por su nombre y no hace el friki, como otros, que intentan justificar lo injustificable. Lo que estamos viviendo estos día no es de recibo y no tiene justificación. Ese pavo; Pablo Hasél, es un delincuente.