Publicitat
La Punteta · 16 d'Octubre de 2016. 12:00h.

XAVIER RIUS

Director d'e-notícies

"Hispanitat és genocidi"

Unos jóvenes, en Salt, con la bandera soviética

El otro día me encontré un cachondo en twitter que decía que si lo de la Hispanidad es genocidio “lo de fenicios, griegos, cartagineses, romanos, visigodos y árabes en España fue enriquecimiento cultural”. No le falta razón.

En Barcelona, el pasado 12 de octubre, unos 300 antifascistas se manifestaron al grito pelado de “Hispanitat es genocidio” (“Hispanidad es genocidio”). El día antes habían pintarrejado la estátua de Colón. Yo no estoy necesariamente contra les pintadas pero luego deberían limpiarlas los mismos que las hicieron. No los sufridos operarios de limpieza del Ayuntamiento de Barcelona. Probablemente inmigrantes y víctimas del mismo genocidio que ellos denuncian.

Aunque tampoco les faltaba parte de razón. Lo de España en América desde luego no fue un paseo sino una conquista a sangre y fuego. Como todas las conquistas, por otra parte. En fin, no vamos a enumerar a estas alturas los los abusos y maldades porque ya lo hizo el fraile dominico Bartolomé de las Casas (1484-1566) en su tiempo.

Aunque también es cierto que Hernán Cortés, el que quemó las naves, no hubiera acabado nunca con el imperio azteca de no haber contado con la colaboración de otras tribus sometidas por el yugo de Tenochtitlan como los tlaxacaltecas.

Pero, como decía, puestos a denunciar deberían denunciar todos los genocidios. La historia, lamentablemente, está llena. Sin ir más lejos El País (1) publicaba el pasado mes de diciembre que “en el año 55 antes de nuestra era, dos tribus germanas, los téncteros y los usípetes, expulsadas de sus territorios por otros bárbaros, pidieron permiso para cruzar el Rin e instalarse en lo que entonces era el norte de la Galia”.

Julio César decidió que representaban un peligro para Roma (o quería enriquecerse con los bienes arrebatados al enemigo) y ordenó su exterminio. Calculan ahora que unos 150.000. César ha pasado a la historia como uno de los grandes -junto a otros carniceros ilustres como Alejandro Magno o Napoleón, todo sea dicho- cuando en realidad el bueno era Bruto. Bruto y sus sequaces querían reinstaurar la República, lo más aproximado que había a la democracia actual en la antigua Roma.

Lo de Julio César en las Galias, que él trató de endulzar haciendo de cronista de sus propias fechorías, tambén fue un “genocidio de impresionantes proporciones según el convergente testimonio de Plinio y Plutarco” según recoge el italiano Luciano Canfora, uno de sus más reputados biógrafos (2). Aunque no descarto que tenga síndrome de Estocolmo porque lo define como "un dictador democrático". Lo que no puede ser no puede ser. En todo caso, recoge que Plutarco da la cifra de un millón sólo en esclavos. Desde luego de todas las edades y géneros. Sin contar muertos, heridos, tullidos y desparecidos en combate.
 
El historiador británico Matthew White -que empezó de bibliotecario, que es la mejor manera de empezar- publicó en el 2011 un compendio de todos los genocidios con el titulo de “Atrocitology” (3).  Le salieron más de 600 páginas entre guerras, matanzas religiosas, purgas, revueltas y revoluciones.

Yo lo compré en Dublín durante una escapada para desintoxicarme de la aciaga política catalana -que es como droga dura- pero hay traducción en castellano con el nombre de “El Libro Negro de la Humanidad” (4). El otro día estuve de paseo en la Librería Alibri, en la calle Balmes, -la gente para relajarse va de compras, yo voy de liberías- y había un ejemplar en uno de los estantes. Sección Historia.

Como el autor retrocede hasta las guerras médicas entre griegos y persas (300.000 muertos) vamos a limitarnos al siglo XX. En fin ya se sabe que a Hitler se le atribuyen 50 millones de muertos pero no le van a la zaga Stalin (30 millones) ni Mao (40, aunque algunos elevan la cifra hasta 70). Aquella famosa frase atribuída al dictador soviético: “Una única muerte es una tragedia, un millón de muertes es una estadística”.

Hitler, desde luego, está prohibido en todos lados pero a Stalin todavía lo veneran en partes de la antigua Rusia y de su Georgia natal. Mientas que, si no me equivoco, permanece colgadoun retrato gigante de Mao en la plaza Tiananmén de Pekín. Por eso el otro día, durante la Diada, se me pusieron los pelos de punta -cosa francamente difícil en mi caso- cuando vi una bandera soviética en Salt, en la misma manifestación a la que se había desplazado el molt honorable Carles Puigdemont.

En fin, a lo que íbamos, entre otros genocidos olvidados está la guerra de Biafra (un millón de muertos), la dictadura de Idi Amin (300.000), la de Mengistu Haile en Etiopía entre 1974 y 1991 (dos millones) o la de Kampuchea, también comunista (redondeando, otros dos millones).

Sin olvidar el genocidio de los indios americanos en la actual América del Norte. Yo, que soy proamericano, siempre me ha llamado la atención como casi los fueron exterminando tribu a tribu. Es curioso como los nazis teorizaron sobre los subhumanos pero menos de un siglo antes los norteamericanos incluyeron a los pieles rojas en la misma categoría. E incluso a los negros.

Al fin y al cabo la guerra civil americana (1861-1865) se produce apenas una sesentena de años antes que el advenimiento de Hitler al poder. La diferencia es que los americanos los mataban trabajando y los alemanes inventaron el holocausto industrial.

El otro día estaba leyendo las crónicas americanas de Josep Pla -una serie de reportajes que hizo para la revista Destino en los años 50 (5)- y cuenta tras su llegada a Nueva York en 1954 que los negros apenas habían alcanzado “la paridad de derechos” en matreria escolar. ¿Debían ir a escuelas separadas hasta entonces?. Y que conste que también soy proamericano. Los Estados Unidos tendrán muchos defectos pero en 200 años no han padecido nunca un golpe militar.

Tampoco querría terminar sin poner de manifiesto la contribución francesa, al menos teórica. Y que conste que, en este caso, soy francófilo y francófono. Pero no deja de ser curioso que el primero que teorizó sobre la supuesta superioridad de la raza aria fuera un francés: Joseph Arthur de Gobineau (1816-1882) con su Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas. Mientras que otro francés, Édouard Drumont (1844-1917) tambén hizo méritos ante el führer con el panfleto La France juive y la fundación de la Liga Antisemita.

También soy agnóstico pero terminaré con una cita bíblica (Juan 8:1-7 si internet no me engaña): quién esté libre de pecado que tire la primera piedra.

 

(1) Guillermo Altares: “Despiadado Julio César. Arqueólogos holandeses identifican el lugar donde el general romano masacró a dos tribus germanas”, 16 de diciembre del 2015

(2) Luciano Canfora: “Julio César. Un dictador democdrático”, Ariel, Barcelona 2014

(3) “Atrocitology”, Cannongate,  Edinburgh-London 2011

(4) El Libro Negro de la Humanidad. Crítica, Barcelona 2012

(5) Josep Pla: “Les Amèriques”. Destino, Barcelona 1978, pàg. 100

 

Xavier Rius es director del digital catalán e-notícies

Publicitat

41 Comentaris

Publicitat
#16 Josafats, bcn, 19/10/2016 - 12:37

Una festa casposa que no ha tingut ni tindrà mai cap arrelament popular a Catalunya més enllà de les quatre banderes espanyoles a la Plaça Catalunya dels de sempre.

#15 ESTAT D'OPINIO, Barcelona, 17/10/2016 - 11:05

Esta clar que NINGU es lliure de culpa

Pero aqui no es tracte d'aixo
aqui son els MANTRAS DEL PROCES
contra tot lo que olori a Espanya
Espanya roba
Espanya mata
i ara genocida
S'ha creat un ESTAT D'OPINIO

I aquesta es la questio
enmerdar tot el que es pugui
SEMPRE ALGO O MOLT QUEDA

Enmerdats?

#14 h22, a, 17/10/2016 - 10:18

Fijate tú, mientras la Colau pretende eliminar la plaza de la Hispanidad no dice nada de las calles dedicadas a Roger de Flor y Roger de Llúria. Ni la plaza Plaza Paisos Catalans, ni la c/ Sabino Arana ese que predicaba que los españoles, todos, catalanes incluidos, eran una raza inferior a la vasca

#13 h22, a, 17/10/2016 - 10:02

las Repúblicas Américanas hace ya 200 años que se independizaron, y desde entonces hasta el dia de hoy, han vivido felizmente su identidad hispana. ¿No es para celebrarlo?

#13.1 el talp venjador, Bcn, 17/10/2016 - 14:08

sobre tot "feliçment"!!!. Hauries de tornar a primària i començar a estudiar una mica la història de absolutament totes les nacions hispano-americanes i veuràss de quina forma més joiosa i tranqui·la han passat aquests 200 anys.Mare de Deu Senyor el que s'ha de llegir!!

#13.2 pepe.----, andorra, 17/10/2016 - 15:18

si, lo del bogotazo debe ser ciencia ficcion y el genocidio sobre los indigenas en Argentina tambien, seran cualquier cosa, pero menos dulces y alegres, cualquier cosa estos 200 de gestion de paises por parte de las castas criollas. Y la tranquilidad de Mexico ya ni te cuento. Tu si q has de leer.

#13.3 h22, a, 17/10/2016 - 20:10

pelmas, qué pais de América rechaza su identidad hispana?

#12 oriol_69, Barcelona, 17/10/2016 - 09:37

t'olvides dels nostres...

http://revistabalcanes.com/la-mala-fama-de-la-gran-compania-catalana-en-los-balcanes/

Als monestirs del Athos a Grècia no ens van deixar entrar fins al 2000 del mal record que els hi portàvem!!!